Mujer Arabe Musulman Sionista habla sobre sus vivencias como tal…

La vida de los ciudadanos Arabes de origen Palestino en Israel no es facil. Ante todo,son minoria a nivel cuantitativo (siendo al mismo tiempo mayoria absoluta a nivel regional). Pero ademas de ello,la guerra interminable entre Israel y los Palestinos, crea problemas de «doble lealtad».La mayoria de esos ciudadanos ha decidido enajenarse en alguna medida de la sociedad Israeli general.
A pesar de ello, hay quien decide integrar a su familia a la sociedad circundante. La periodista Naama Lansky entrevisto a una de ellas, Anette Hasciiha, el 31 de Julio del 2014 , en medio de la lava ardiente de los acontecimientos en Gaza.

Anette cuenta: «Hace dos semanas, (durante «margen protector») poco después de la medianoche, comence a recibir toda una serie de SMS en el teléfono celular, con expresiones de dolor por la caida en combate de mi hijo. «¡Bendita sea su memoria, un héroe de Israel», me escribió quien escribio. «Dios lo tenga en su gloria.»

Hasciih creyo que era un error.Tambien le enviaron un enlace a la página de Facebook, en la que aparecia en una foto con su hijo mas pequeño, Hussam, un soldado de la Brigada Golani –Uno de los enlaces afirmaba que los informes frescos indican que fue muerto en la batalla.
Hasciih se asusto por los mensajes. A pesar que esos informes no eran oficiales y autorizados, Hasciih, por lo general una mujer fuerte, gritó de dolor, cayó y se lesionó, y un vecino que escuchó lo que estaba pasando llamó a una ambulancia que la llevó al hospital de Nahariya.
«Eso era una mentira», dijo airadamente esta semana. «Yo no sé quién lo hizo, quien me odia tanto. Gracias a Dios, mi hijo está bien, peleando como un león en Gaza. Han logrado silenciarme un día, cuando fui hospitalizada y los médicos me dijeron que iba a tener un ataque al corazón. Nunca me silenciaran más.»

Ella tiene 45 años, y es musulmána árabe que nació en Acre. Desde hace tres años trabaja en la red y más allá «para expresar otra voz, la de una sociedad árabe en su sano juicio en Israel. Una voz árabe israelí orgullosa, que ama al país y quiere integrarse en el. «Los Judios no son mis enemigos»,dice…Yo nací en este país, y tambien nacieron mis padres en este país.Yo no vivo lo que sucedió o no sucedió en el pasado, sino vivo en el presente y miro hacia el futuro».
Sus tres niños – Dado (24), Suha (22) y Husam (21) – se enrolaron al ejército. Dado sirvió en la unidad Dukhifat; Suha sirvió en el Cuerpo de Educación («Ella fue la primera árabe musulmána en el Ejercito que no era beduina»); Y Hossam sirve ya dos años y medio en la Brigada Golani, y su madre dice que al termino de su servicio obligatorio va a seguir en servicio permanente. Ella está tan enamorada de la Brigada Golani, que es el nombre que ha elegido para su gatito pelirrojo.
Hasciih apoya fervientemente el servicio militar de los árabes musulmanes en el ejército israelí, o en el servicio nacional. «Deberían redactar una ley por la cual todos los árabes tendrán que elegir entre dos alternativas», dice.

Ella irrumpió en la conciencia pública hace dos años, cuando, en una manifestación en Tel Aviv llamo a la convivencia, literalmente. «Los árabes israelíes deben dejar el guetto que se impusieron a si mismos,» ella dijo.
En las últimas semanas, durante los combates, cuando su hijo estaba luchando en Gaza, se intensificó su critica. En sus expresiones en Facebook apoyo las operaciones militares, envuelta en una bandera israelí, y pidio «todos contra Hamas, todos con IDF». Recogio centenares de comentarios, y un gran interés en Israel y en el extranjero. Su página fue abierta hace tres años, con el nombre «verdadera voz», cuyo objetivo es «llevar la voz de la cordura en la vida pública y la vida cotidiana en la calle árabe».

El servicio militar, dice Hasciih, es una necesidad y es una palanca para la integración, mucho antes de empezar a hablar de los derechos. «No se puede conectar a los árabes, los árabes musulmanes, con la mayoria del público israelí, sin hacer en este país un servicio (militar o civil) en primer lugar».

«Yo me pregunto en las relaciones con los Judios… que son esas paredes que hemos construido? Que aportan? Solo sellan nuestro destino. Soy israelí y quiero ser parte del estado en forma plena y en igualdad, sin renunciar a mi identidad árabe. No creo que los Judios quieren que yo renuncie a mí identidad árabe. Yo no siento que el sector árabe no recibe del Estado. Entonces en primer lugar, quiero devolverle al país. Quiero vivir en paz en mi país, y la mayoría de los árabes israelíes sienten de la misma manera».

» Hay quienes se oponen a la comunidad judía y al Estado, porque eso es lo que les enseñaron, durante varias generaciones. Pero en última instancia, este país me encanta, con sus ventajas y desventajas, y yo, como usted, no tengo ningún otro país»
«No se que es discriminacion. Tenemos médicos, abogados, académicos, jueces… tenemos que cuidar tener nosotros mismos un comportamiento cívico adecuado. No podemos ondear la bandera Palestina, gritar «muerte a los Judios», atacar al Estado de Israel, desear que pierda la guerra … y luego llorar por la desigualdad. Existe un puñado agresivo y fuerte entre los árabes israelíes, pero la mayoría silenciosa, y tal vez indiferente, paga el precio».

«¿Por qué no se identifican con el Estado, que les dá una mejor vida, comparada con todos los países árabes, si miró a lo que sucede con la minoría palestina en cualquier país árabe? Tienen derecho a conmemorar el Día de la Nakba y el Día de la Tierra, pero que no se olviden de apreciar el lugar donde viven, no escupir en el pozo del cual beben.

«Somos un país democrático, en el que los árabes expresan su opinión, por lo que suficiente ya con los lloriqueos, con la amargura. Nosotros, los ciudadanos, respetamos y tenemos potencial para dirigir el país, pero primero tenemos que ser fieles a el. Sobre la existencia de leyes desiguales, hay manera de cambiarlos por medios democráticos. Todo es posible, si vamos a vivir juntos con respeto y aceptarnos unos a otros, independientemente de nacionalidad y religión.

«Con lo que está ocurriendo con Hamas en Gaza no existe ninguna razón para identificarse.»Desde el momento en que cavaron túneles a las viviendas particulares de las personas, asi como que están obligando a la gente a no irse de las casas que estan a punto de ser bombardeadas,o que tiran desde escuelas, ¿como pueden conseguir el apoyo de alguien en Israel? ¿Por qué los árabes israelíes no se levantan contra el sufrimiento de los demas Pueblos en el Mundo Arabe?

«¿Sabes cuando lo entendi? En el 2002, cuando había tantos ataques contra la poblacion civil Israeli. Estaba sentada con los niños en casa y cenamos, cuando comenzaron a reportar en la televisión uno de los ataques y todas las muertes israelíes. Puse la cabeza en el plato, con miedo a mirar hacia arriba y ver a mis hijos. Porque árabes hicieron esos ataques, y sé que ellos no van a hacer una diferencia entre Judios y yo, y mis hijos van a escuelas judías, en medio de todo este lío y puedo entender las manifestaciones de odio anti-Arabe por esos ataques.
«Entonces Dado, que estaba sorprendido por las escenas en la televisión, me preguntó:» ¿Quien hizo esto? ‘Le dije, ‘Son los palestinos, no somos nosotros… Y el me preguntó, «Entonces, ¿qué somos nosotros?» Yo le respondí: ‘Somos israelíes, y no nos relacionamos con las personas que cometen estas cosas terribles…»

Hasciiha creció en Acre, en una familia de siete hijos. A la edad de 12 años, su padre decidió detener sus estudios. «Él me sacó de la escuela debido a que a una cierta edad la niña árabe no tiene que estudiar: debe ser una costurera y trabajar en casa con su madre, y yo soñaba con ser médica. Cuando lleguaba a hospitales y veia a los médicos caminando en batas verdes… Los celos me comian.
«Traté de resistirme… Estaba enojada con mi madre, que luchó a mí favor, pero mi padre no acepto. Él no era un mal padre, él simplemente se rindió a lo que es aceptable en nuestra sociedad, y yo no se lo podía perdonar. Más tarde se casó con una segunda mujer, y asi los años pasaron. Hasta su último día no hable con él. Cuando me enteré de su muerte me fui a mi habitación, cerre la puerta, y traté de llorar, y las lágrimas no salieron. El enfado las bloqueó.
«Cón los años, yo estaba en casa con mi madre, y esperé llegar a casarme. Veia en ello mi llave personal a la libertad».

A los 20 años me casaron con un hombre árabe musulmán, sabiendo yo que me iba a divorciar. Estaba planeado. Era un precio que tenia que pagar para extender mis alas y vivir la vida que me quedaba.»

Hasciiha abandono a su marido cuando Dado y Soha eran niños pequeños, y se mudaron a un apartamento en un barrio mixto (Judios y Arabes) en Acre. Ella limpiaba casas y escaleras de sus vecinos, 12, 13 horas al día.»
Unas semanas más tarde, ella descubrió que estaba embarazada. Asi nacio Hossam.
«La sociedad árabe trata a una divorciada como si no fuera ni siquiera de tercera categoría. Por el «honor» de la familia, y los rumores alrededor, no puedes salir con hombres. Mi familia misma me rechazo, pero no me importó. Sabía desde ese momento sólo tengo mi vida, y seria como yo elija «.
Después de varios años de trabajar como limpiadora de casas comenzo a estudiar, en forma paralela, maquillaje y cuidado de uñas. «Quería que los niños se sientan orgullosos de mí que estoy aprendiendo y adquiria una profesión.

«Tengo seis hermanos y hermanas, me siento extraña con ellos, no es mi lugar allí. Ellos me tratan bien, pero no están interesados en lo que hago y no me apoyan. Los entiendo. Si me apoyaran,absorberian ellos una gran cantidad de ira. Ellos han sido acosados en el pasado.
«Mi mamá me apoya, y también me ayudó a criar a mis hijos. No sé si se identifica conmigo, no es fácil. Antes de ser alistado al Ejercito le pregunté a mi madre si está bien para ella que Husam fuera a visitarla a Acre en uniforme y me dijo: ‘Es mi nieto, cómo él quiera venir, lo principal es que venga «. Hace diez años que dejó Acre para ayudar a los niños en su vida, y paso a vivir en un kibutz en Galilea Occidental, donde todavía reside hoy. Ella dice que le permitieron alquilar un apartamento en el kibbutz sin ninguna dificultad. Es la única árabe,en el kibutz y su actitud para con ella es muy agradable», Hay personas racistas, en el país, como en todas partes.»

Los tres niños fueron criados en marcos judíos. «No ha sido fácil, he luchado por ello.Cuando llegué a anotar a Dado al primer grado en una escuela judía en Acre, me senté con todos los padres en la sala de espera. Todo el mundo era amable conmigo,hasta que leyeron el apellido de Dadu…en aquella época yo llevaba el nombre del padre que es Arabe. En ese momento me convertí en terrorista.
«El secretario pidió hablar conmigo en privado. Le dije, habla conmigo delante de todos. . Entonces el director pidió hablar conmigo, me dijo que debia solicitar un permiso. Yo le dije que soy un ciudadano como cualquier otro, tengo una tarjeta de identificación azul, y voy a decidir donde mis hijos van a estudiar».

«En la misma forma, el dia de mañana no me importara con quien se casaran. Mis hijos tienen amigos judíos, de buenos hogares, que los aman, y yo no quiero reemplazarlos por alguien diferente. Suha se dedica a los árabes de Acre, lo que es maravilloso. Quiero en mi casa todos los grupos étnicos y nacionalidades»
Me siento libre, pero a los territorios palestinos no me atrevo a ir de ninguna manera. Ellos son nuestros enemigos.
Cuando nos sentamos en la sala de estar, aparece Hossam. Es su primera vacacion del Ejercito despues de dos semanas. Ya Habibi, ya Habibi», ella lo llama, incapaz de pronunciar más palabras, y sus ojos se llenan de lágrimas. Ella menciona que cuando el era niño «solía vestir como un soldado o un policía, y siempre soñaba con unirse al ejército».

Anette dice que con la operación «margen protector», comenzó a temer que hubiera una incursión terrestre, también fue a diario a visitar a su hijo en la base de Kiryat Shmona. «Cuando llegó a casa por unos minutos para tomar la ropa antes de entrar en Gaza, yo no podía dejar de llorar. Husam se dirigió hacia el coche y de repente decidió volver, y me dio otro abrazo . Él dijo «no te preocupes por mí, mamá, con su sonrisa… es un niño que siempre sonríe. Se levanta con una sonrisa. optimista,riendo»

Suha fue liberada del Ejercito hace un año, y ahora ha terminado el preparatorio para la universidad en Acre. Ella quiere estudiar educación. Mientras tanto, ella trabaja con población mayor con necesidades especiales.
Crecimos con amor por el país, e incluso antes de eso, con respeto a todos los seres humanos», dice ella. » Nací aquí, este es mi país y tengo que dar lo que puedo, no para conseguir algo., Yo me ocupo de mí, muchas gracias. Sabré construirme a mi misma. Pero me siento muy mal hoy, cuando tenemos soldados que luchan y mueren.»
Husam pasó un proceso similar de reclutamiento como los beduinos y drusos. «Cuando me registré me miraron de todas las direcciones y todos los ángulos, y puedo entender por qué. Yo soy musulmán. Un musulmán en el Ejercito puede ser un agente implantado. Yo entiendo que estaban sorprendidos y les intimidaba. Pero justamente ello me dio la motivación. »
Como parte de su servicio, Husam fue, entre otros, a hablar con los estudiantes de secundaria en las escuelas mixtas (Arabes-Judios) en Jaffa para convencerlos a reclutarse. «A estas misiones me eligieron para dar un ejemplo. Jóvenes árabes me maldecían, e incluso me escupieron. No me asustaron por eso. En su mayoría ellos tenían miedo de lo que diga la poblacion Arabe si ellos se reclutarian».

Yo no siento que he pagado un precio por la elección de mi madre. Por supuesto que no. Simpatizo con todo lo que ella dice. Me causa ira la sociedad árabe, porque ella no debería tener que lidiar con todo lo que se ha enfrentado y sigue enfrentando. Con mi novio salgó un año y medio. Mi familia no creía que es posible» .

Anette:.. «Ella no tiene idea de cuánto he luchado por ella Cómo me peleo con mis hermanos cada vez que lanzan un comentario sobre su atuendo, que no es lo suficientemente «humilde» a sus ojos!! Cuando me casé, me dije a mí misma que no quiero tener una hija, dado que la vida en el sector árabe no es simple, no tienen libertad. Después que ella nacio, yo decidí no dejarla ir a través de lo que he pasado. Ella vive una vida diferente».
Durante el servicio de la hija Suha, Annette se mudó a Tel Aviv, para estar cerca de ella. Cuando regresó al Norte abrió la peluquería una vez más, pero no era como antes. «Empecé a estar activa e involucrada socialmente, y hacer saber mis puntos de vista, tambien si a la gente me molesta. Tuve que hacer conferencias publicas, debates, entrevistas y manifestaciones».

Ella no descarta la creación de un partido político israelí, de Judios y árabes, en contacto con la generación joven árabe que quiere ser israelí, que quiere a su patria, Israel, y asegurar su existencia, para lo que tiene que servir en el ejército.
La Autoridad Palestina no es mi país. Los Judios no son mis enemigos. Los politicos Arabes Israelies no me representan…
El domingo pasado, se reunió Hasciih con Wafa Hussein, a pensar juntos acerca de los cursos de acción que Hussein quiere participar. Hussain (37), una musulmána árabe, ha estado trabajando como profesor de árabe, hebreo e Inglés en las escuelas judías en Safed y Tiberíades. Nació en Araba y vive en Deir Hanna con su esposo y sus tres hijos Marwan, Majd, y Sarah. Esta es su primera reunión, después de que hablaran sólo en Facebook, y sin embargo, hablan con una sola voz.

Hussein dice que el Día del Holocausto, pidió a sus hijos estar en pie cuando suene la sirena. «Yo estoy muy conectada a este día, a los sobrevivientes del Holocausto y la catástrofe. Tan pronto como mis hijos se pararon, su profesor (Arabe) les sentó. Entonces todos me atacaron. Como respuesta, cambié mi foto de perfil en Facebook a una foto donde estoy sosteniendo la bandera de Israel. La imagen permanece hasta nuestros días.

Hace 66 años, nuestro destino se unio al Estado de Israel, y no tenemos más remedio que cooperar y convivir. Aquellos a quienes no le gusta lo que se vive aquí en el paraíso de la libertad y la democracia, son libres para irse a otro lugar.
«Me pregunto por qué hoy en día los líderes árabes no iniciaron el servicio militar obligatorio, como los drusos y beduinos. Yo a la edad de 18 años rogué alistarme, no puedo explicar por qué. No crecí con los Judios. Probablemente sentía que tenía que hacer algo por el país., No veo una contradicción entre el orgullo Israeli y mi orgullo de la cultura árabe, pero mi padre se negó, al parecer por miedo de las reacciones del entorno.

«Hoy está comenzando a cambiar, sobre todo en Deir Hanna. Mis hijos entraron en el ejército y en la policía, o en el servicio nacional de voluntarios. Yo mismo participé en la entrada de ocho jovencitas en el servicio nacional.
«Gracias a Dios me casé con un hombre que ama a su país como yo. Dos de sus hermanos menores sirven en el ejército, y estaba claro que nuestros tres niños servirian, cuando crecieran.Todo está en la educación…cómo educan a los niños …
«Los escolares árabes traen de sus casas la conciencia de que Israel es el enemigo ocupante. Es extremadamente difícil crecer de esa manera. Una escuela Arabe trajo a ex presos de seguridad para hablar con los niños sobre el Día de la Tierra.¿Por qué no enseñan la tolerancia, ama a tu prójimo como a ti mismo? ¿Por qué no enseñan adecuadamente sobre el Holocausto?

Al final de su reunión deciden ir juntas a la familia Mandelvici, cuyo hijo Oz cayo en Saja’iya en Gaza. Oz era un soldado de la Brigada Golani, y a Hasciih le es importante visitarlos, aunque nunca los había conocido. «Golani es una familia» dice. La calidad de vida entre las comunidades árabe y judía en esta región, que durante una rutina basada en una verdadera convivencia, se vuelve muy frágil en estos días.

Cuando lleguemos a la familia en duelo, Hasciiha se sienta junto a Osnat Mandelvici, la madre de Oz, y se presenta como la madre de un soldado de Golani. Su conversación es interrumpida por las lágrimas, y por el abrazo de ambas.
«Usted puede estar segura que su hijo era un héroe, y que nosotros y nuestro país estamos protegidos», dice Wafa Hussein a Osnat. La afligida madre respondió que no encontraba en ello algo reconfortante. «Me consuelo en dos cosas en este momento. Una de ellas es que hemos elevado el valor de pensar antes de actuar, y creo que el lo hizo durante los combates, Y la segunda cosa es que tuvimos 21 años hermosos y felices juntos. Era un niño increíble».

Los hermanos dicen que prepararon grandes envíos de paquetes de regalo a los soldados de las IDF y residentes del sur bombardeado, Entre las jovenes, unas 700 sirven en el servicio nacional voluntario.
Amir, de 25, entrara a la unidad «Givati» en noviembre. Hace unos meses se puso en contacto con Hasciih para que le ayude en el proceso, y ella empujó y aconsejó, como lo hizo, dijo, con cerca de doscientos niños árabes musulmanes, que alistó. «Es muy sensible. Consultaron cómo presentar el tema a la familia, la forma de dar la vuelta en uniforme en sus aldeas. El hecho de que en Israel hay quien teme ver un musulmán que lleva un arma.

En la mayoría de los casos a los soldados se les cortaron los contactos con su familia por haberse alistado. El precio que pagan es terrorifico. Entonces ellos permanecen en la base, en casa de amigos, en busca de soluciones. Me gustaría poder «adoptar» soldados musulmánes aquí en el norte, voy a cocinar para ellos, lavarles la ropa, darles un abrazo. Lo que ellos amen…

P.D.1 Varios motivos existen para que yo haya publicado este articulo. Uno de ellos es explicar a nuestros lectores que Israel no solo se enfrenta a «enemigos externos» sino que tiene en su seno ciudadanos cuya identificacion emotiva es justamente con los ‘enemigos» de Israel.
Pero otro motivo es explicar que esa poblacion de origen Palestino no es «homogenea», y que casi 70 años de vida conjunta con los Judios lleva a parte de ella a descubrir, en los momentos cruciales para el Estado, que esa «identificacion emotiva» personal con su «Pueblo» (el Palestino) cuando esta en peligro su «Nacion» (Israel)no es automatica. Pero esas dudas son dificiles de ser expresadas en forma publica, porque las respuestas no son «amigables».

Otra parte (cada vez mayor) decide si hacer publicas sus dudas, y tambien, en algunos casos, las expresa con acciones de identificacion que no dejan dudas sobre sus preferencias. Asi sucedio con un joven Arabe-Israeli de 17 años que despues de calificar a los asesinos de los tres jovenes Israelies como «terroristas» fue amenazado en tal medida que sus padres decidieron «trasladarlo» a vivir a Norteamerica.

Por supuesto que no se trata de una actitud simple…y requiere mucha honradez particular. Por ello debe ser apoyada.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972. Casado... tres hijas... 8 nietos. Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado. Graduado en Sociología.

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972.
Casado... tres hijas... 8 nietos.
Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado.
Graduado en Sociología.

Lo más leído