BDS (Boicot-Desinversion y Sanciones) contra Israel. Como combatirlo.

La batalla contra el BDS debe ser librada por la izquierda de Israel. Asi escribe el conocido economista Israeli Sever Plocker en Ynet News el 8.6.2015.
«La única oportunidad de comunicarse con los académicos occidentales vacilantes de si adherirse a una organizacion de ese estilo es a través de la izquierda patriótica israelí, que se opone tanto a la ocupación como al movimiento de boicot.

El Movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra Israel no ha logrado mucho hasta ahora. Ni un solo fondo de inversión extranjero que opera en Israel se ha ido, y ni una sola corporación ha roto sus lazos con Israel.

El presunto boicot de Orange parece ser un tonto enredo verbal de un CEO nervioso que está observando preocupado, a nuevas compañías celulares que reducen los ingresos de Orange.
No obstante, el riesgo de la actividad de BDS, indudablemente, no es una cosa trivial: Ser anti-israelí es ahora la tendencia de moda dominante entre los estudiantes y la inteligencia joven en Occidente. Ser progresista significa identificarse con BDS. La batalla contra Israel, bajo diferentes lemas, para muchos jóvenes, reemplaza las otras batallas políticas y les permite consumar su rebeldía sin pagar ningún precio personal.

El importante apoyo al BDS en las facultades de humanidades y ciencias sociales es especialmente preocupante, ya que da forma a la conciencia de la futura elite intelectual dirigente. Es también ahí donde resalta la debilidad de la academia israelí. La criminal negligencia presupuestaria de las Facultades de Humanidades en Israel ha dejado detrás tierra arrasada: Los legendarios intelectuales israelíes del pasado, como Martin Buber o Jacob Talmon, no tienen sucesores. En áreas como historia, filosofía, cultura, literatura, lingüística e incluso judaísmo y estudios del Holocausto, la contribución de las universidades israelíes indudablemente es condonada, y pueden ser boicoteados sin ningún daño académico o de investigación – a diferencia de las ciencias exactas, ciencias de la computación, ciencias básicas, medicina o gestión, donde boicotear a investigadores israelíes está fuera de la cuestión. Pero ellos tienen influencia política cero.

Por lo tanto, una masiva inversión economica en Humanidades es la primera respuesta al aumento del poder del movimiento BDS. Si el multimillonario Haim Saban quiere donar dinero para la lucha contra el BDS, debería primero hacer una generosa donación a las facultades de Humanidades en las universidades de Israel.

Cuando las originales películas israelíes alcanzan logros, como lo han hecho, las voces que antes llamaban a un boicot del cine israelí se silencian. Cuando la literatura israelí traducida capta a millones de lectores en Occidente, los autores israelíes son invitados con mucho respeto a cada evento importante e influyente. El que llame a un boicot de Amos Oz o A. B. Yehoshua en Italia, por ejemplo, sería considerado el loco del pueblo.

Otra respuesta a la creciente influencia del BDS (asumiendo que no habrá ningún cambio en la composición y la política del gobierno en Jerusalén) es reclutar a la izquierda israelí para la batalla. Un conflicto entre los miembros de BDS y los agentes de relaciones públicas israelíes de la escuela de Yariv Levin o Ayelet Shaked fortalece significativamente al movimiento de boicot contra Israel aún más.

Los representantes de la derecha israelí utilizan un lenguaje y términos que la izquierda académica occidental no entiende y no acepta. Su presencia frente a públicos universitarios extranjeros, y sobre todo frente a portavoces de BDS, perjudica a Israel y recluta adicionales partidarios para el movimiento anti-Israel. Mejor que guarden silencio.

Sólo la izquierda política israelí puede criticar en voz alta y sin vacilaciones los males de la ocupación y de la ocupación real – y más todavía la empresa de los asentamientos – y, al mismo tiempo, rechazar con disgusto los llamados al boicot y sanciones contra Israel.

Sólo la izquierda patriótica israelí, que se opone tanto a la ocupación como al boicot, sin ningún tipo de dudas, es la que puede participar como un igual entre iguales en el discurso académico Occidental, presentar con valentía y firmeza sus puntos de vista, expresarse y convencer.Este complicado punto de vista tiene la única probabilidad de influir, no sobre los enemigos radicales de Israel que no cambiarán, pero sí sobre los académicos vacilantes – que son la mayoría – y frenar la peligrosa deriva hacia BDS.

Si les dejamos los esfuerzos de relaciones públicas a la derecha religiosa nacionalista que ahora domina al gobierno israelí y agregamos los dólares de los casinos Sheldon Adelson, seguramente aumentaremos el poder del movimiento BDS y allanaremos su camino hacia logros que nunca soñó».

P.D. Hasta aqui el articulo de Plocker. Quisiera agregar yo (S.Z.) algunas ideas mias con respecto al tema.
1. A mi parecer, el mayor problema que tiene la Izquierda Israeli es la imposibilidad de mantener un dialogo ‘inteligente» con personas que no conocen la realidad del M.Oriente, ni tampoco tienen el interes de llegar a conocerla con la profundidad necesaria para entenderla, dado que (a diferencia de lo que sucede con los Israelies para quienes el tema es ‘existencial») para la Inteligencia Occidental el tema del M.Oriente es ‘uno mas de los temas sobre los cuales tienen cierta idea».

2. El segundo problema que tiene la Izquierda Israeli es la imposibilidad de ‘desprenderse» de los «anteojos ideologicos» sobre el tema de los territorios, a sabiendas que, al defender a Israel, «defienden» de alguna manera la politica gubernamental Israeli, a la cual se oponen ideologicamente.

3. El tercer tema que tienen, en forma particular, a mi parecer, tales o cuales miembros de la Izquierda Israeli, es, que temen que al «defender» la posicion Israeli, sufriran «reprimendas personales» de la Izquierda Occidental, en forma de ‘no publicar sus libros», o «no invitarlos a participar en Congresos en Occidente», etc, etc.

OFERTAS BRONCE

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 1 Y EL 20% !!!

Desde el descuento más pequeño a las ofertas más increíbles, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972. Casado... tres hijas... 8 nietos. Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado. Graduado en Sociología.

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972.
Casado... tres hijas... 8 nietos.
Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado.
Graduado en Sociología.

Lo más leído