Los ultimos Judios de Tunez? (Radio Free Europe)

Los últimos Judios de Túnez es un articulo escrito por Daniella Cheslow y publicado en el mes de Junio.
Habla sobre el futuro de una de las comunidades judías más antiguas que existen y casi la última en el mundo Arabe.

Ante los restos de las piedras sepulcrales destruidas en la isla de Djerba, en el cementerio ubicado detrás de la Gran Sinagoga de esta pequeña comunidad judía de Túnez, restos que son producto de la accion de vándalos que las rompieron, cientos de Judios que se fueron lejos del Pais sobre todo en las últimas cinco décadas, se han llevado los restos de sus familiares con ellos, dejando atras sólo las losas de mármol inscriptas en Hebreo .

«Hay huesos que tienen 80, 90 años de antiguedad. Cuando se les levante, se pueden romper», dijo Yossif Sabbagh. El, de 42-años de edad, ayuda a exhumar una docena de cuerpos cada año para el transporte a Israel, hacia donde la mayoría de los Judios-tunecinos se han movido, y al que quieren que sus antepasados vayan, también.

El vuelo de los vivos con sus muertos parece augurar un futuro sombrío para los Judios de Djerba, cuya llegada a esta isla ocurrio hace más de dos milenios, tras la destrucción del primer templo en Jerusalén en el 586 aC Más Judios llegaron después de la Inquisición Española y de Marruecos, Argelia y Libia.

Una vez fueron los Judios de Djerba la rama tradicional de una comunidad judía vibrante que numeraba 100.000 personas en todo Túnez. Pero los 1.100 Judios actuales en Djerba son casi todo lo que queda después que la mayoría de ellos huyeron de las persecuciónes entre los años 1940 y 1960.

Los que se quedaron han sido recompensados con un nuevo crecimiento gracias en parte a un énfasis en tener familias numerosas y a los valores patriarcales. Pero la comunidad se enfrenta ahora a otro desafío: las mujeres Judías sufren restricciones y los hombres sufren de la economía tunecina debilitada. Mudarse a Israel, donde como Judios tienen derecho a la ciudadanía automática, podría resolver ambos problemas, pero también podría poner fin a una de las últimas sociedades Judías en el mundo árabe.

Punto de orgullo

A finales de mayo, multitudes llenaron la sinagoga adornada con azulejos blancos y azules Ghriba en Hara Sghira, el menor de dos enclaves judíos en Yerba, como parte de la peregrinación anual que ha atraído a personas ajenas a la isla.

Los Peregrinos encendieron velas en el santuario y colocaron los huevos tradicionales cubiertos con los deseos escritos a mano en una cueva excavada en el suelo de la sinagoga. Al otro lado de una calle adoquinada, juerguistas cantaron canciones, comieron cuscús de pescado, y bebieron aguardiente de higo y cerveza en un patio soleado con banderas tunecinas rojos.

El acto de celebración de la fiesta de Lag Baomer, que rinde homenaje a la personalidad mística judía Rabí Shimon Bar Yochai del siglo II, fue sin duda un punto de orgullo de Túnez.

El evento había sido cancelado en 2011 en medio del tumulto de la revolución tunecina que derrocó al dictador Zine el Abidine Ben Ali, que era protector de la población Judía del país, y fue restaurado bajo el gobierno actual del país, donde se valora a la comunidad como un símbolo de estabilidad. Sin embargo, tres grandes ataques terroristas desde el comienzo de 2015, junto con una infiltración del grupo extremista Estado Islámico a sólo una hora en coche al sur de Djerba, plantearon problemas de seguridad y perjudicaron al turismo.

En el primer día de la peregrinación, Abdelfattah Mourou, vicepresidente del parlamento y vicepresidente del partido moderado Ennahda Islámica, abrazó al rabino principal y residente en Djerba, Haim Bittan, fuera de la sinagoga Ghriba.

«Túnez protege a sus Judios», dijo Mourou. «Los que conducen al radicalismo Islamico están proponiendo una sola cultura. Tener muchas culturas nos permite aceptarnos unos a los otros.»

Sensación de seguridad

Los visitantes de la peregrinación caminaron a través de un detector de metales y pasaron los puestos de control vigilados por las fuerzas especiales y un camión militar montado con un arma automática pesada. Un helicóptero estaba vigilando desde arriba. La seguridad ha sido ajustado desde que un camión bomba en 2002 mató a 21 personas, la mayoría turistas, en la Sinagoga.

Estas medidas no impidieron que el gobierno de Israel, en las semanas previas al festival de Ghriba, emitiera una advertencia de viaje proponiendo a sus ciudadanos evitar visitar Túnez.

Pérez Trabelsi, hombre de 74 años de edad, presidente del festival de Ghriba, dice que Israel ha emitido la misma advertencia cada año desde que acontecio la revolución.

«En realidad no hay peligro», dijo Trabelsi. «Tenemos libertad para salir, pero no vamos a ninguna parte.»

Aún así, Trabelsi trasladó la tumba de su padre a Israel hace tres años. Sus seis hijos viven en París. Desde la revolución de Túnez alrededor de 30 Judios han dejado Djerba, dijo el rabino Bittan, y muchos más están considerando mudarse a Israel.

Una piedra angular originaria de Jerusalén

La sinagoga Ghriba está construida sobre cimientos que segun los locales incluyen una piedra del primer templo destruido. En muchos sentidos, Jerusalén sigue siendo una piedra angular en la mente de los Judios de Djerba.

La mayoría de los miembros de la comunidad Judía de Túnez viven en dos barrios en la isla de Djerba.
Trabelsi dice que los Judios de Djerba deberían trasladarse a Israel en masa – a pesar de que admitió que la mayoria no se moverían sin sus padres.

El Rabino Bittan dice que las mujeres sólo pueden trabajar dentro de la comunidad, una medida cautelar destinada a reducir su exposición al mundo exterior. Esta regla se les restringe a la enseñanza, cuidado de niños, cortar el pelo, y la adaptación de la ropa.

La maestra jardinera Yiska Mamou, de 24 años, dijo que ella estudió economía en la escuela pública, pero, al igual que la mayoría de los Judios en Djerba, no continuo en la educación superior. Ella, también, quiere pasar a Israel, porque después del trabajo «no hay nada lo que hacer aquí»

Es un lamento repetido por muchas mujeres judías jóvenes, cuya presencia es clave para la supervivencia de la comunidad – que está numericamente creciendo, gracias a por lo menos 30 nacimientos al año – algo que pueden tambien hacer en Israel.

Los hombres jóvenes, también, sueñan con irse, pero con la vista puesta en la seguridad económica.

Economía inspira Emigración

Al igual que muchos hombres Judíos en Djerba, Yoni Haddad está involucrado en el comercio de la joyería. La comunidad es conocida por su filigrana de plata y elaborados, tocados y collares que son populares entre las novias de boda musulmanes chapados en oro. Es un arte que se ha transmitido de generación en generación.

Sin embargo, en una reciente visita, sólo unos pocos visitantes de habla rusa caminaron por el modesto mercado de Houmt Souk, una ciudad de clase trabajadora en las inmediaciones de Hara Kebira.

Los tenderos Judíos y Musulmanes por igual han sufrido fuertes pérdidas cuando los turistas abandonaron Túnez por temor a su seguridad después que hombres armados afiliados a ISIS han atacado un hotel de playa en Sousse hacia el norte del Pais en el verano de 2015, matando a 38 personas, la mayoría turistas británicos.

Haddad dijo que tiene parientes en Jerusalén, y que no se atreve a salir de su casa y de su negocio en Djerba. » Debe estar el negocio suficiente malo, sin embargo, para que pueda considerar la reubicación – «. Por supuesto, a Israel Es la última parada.»

, Yigal Palmor, portavoz de la Agencia Judía, una organización cuasi-gubernamental que promueve la inmigración a Israel, dijo que «hay muy poco futuro para cualquier comunidad Judía en cualquier país árabe a no ser que las cosas cambien drásticamente. Incluso si son tolerados, no creo que tienen un futuro real allí «.

Palmor observó que la comunidad judía en Marruecos – el único Pais en el mundo Arabe en el cual el numero de Judios es mayor que la de Túnez – es en su mayoría de personas de edad avanzada; las comunidades en Egipto, Libano, y Siria se han reducido a unas pocas docenas; y los Judios han desaparecido por completo de Libia y Argelia.

Inicio en dos lugares

El jueves por la tarde, Elinor Haddad, 16, estaba en la cocina de la casa de la familia preparando para el fin de semana. Su hermano mayor había regresado el día antes de un viaje patrocinado a Israel, y Elinor llevaba un brazalete que trajo en su vuelta. Ella no puede hacer el mismo viaje, dijo, porque el rabino Bittan falló en contra de las niñas que viajan solas. Sin embargo, Israel ha llegado a ella.

Para evitar la asimilación en la sociedad tunecina, chicas como Haddad estudian en una escuela secundaria segun un plan de estudios Israelí. Haddad habla hebreo con fluidez, junto con el árabe. Costumbres israelíes se han filtrado en la vida del hogar también. La cena del viernes por la noche en la casa de Haddad sera la comida tradicional judía tunecina de cuscús, pero el almuerzo del jueves fue milanesa de pollo – una comida israelí común, importada a Israel por los inmigrantes judíos europeos.

«Si tuviera la oportunidad de trasladarme a Israel me iría», dijo Haddad. «Pero está bien aquí también.»

En el cementerio, Yossif Sabbagh dijo que también había considerado mudarse a Israel, pero vaciló debido al mayor costo de vida. Cuando su padre murió, Sabbagh y sus hermanos volaron con el cuerpo a Israel y lo sepultaron en Jerusalén.

Sin embargo, para las tumbas más antiguas, dijo: «Creo que los huesos deben permanecer en sus tumbas.»

P.D. Para ‘completar’ lo relatado en el articulo de esta semana agregaremos que en la vecina Marruecos, en la ciudad de Casablanca, hace diez dias, fueron asesinados los dos miembros de una pareja muy conocida en la Comunidad Judia, Samuel Toledano y Victoria Shitrit.
Si bien no esta comprobado que el motivo del asesinato fue el «ser Judios», cuando en todo Marruecos viven solamente unos 2000 Judios, un acontecimiento de esa naturaleza fortaliza el mismo tipo de pensamientos y actuacion que el de los Judios de Tunez. Decenas de Judios de Marruecos llegan a Israel en cada uno de los ultimos años.

La selección de las mejores marcas de termómetros

TERMÓMETROS CLÍNICOS

Aquí encontrarás la oferta actualizada de estos dispositivos de salud

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972. Casado... tres hijas... 8 nietos. Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado. Graduado en Sociología.

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972.
Casado... tres hijas... 8 nietos.
Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado.
Graduado en Sociología.

Lo más leído