TRUMP DEBE RETIRARSE DEL ACUERDO NUCLEAR DE IRAN- AHORA!!

El articulo de esta semana segun el cual Trump debe retirarse del acuerdo nuclear de Irán – «AHORA» fue escrito por John R. Bolton el 18 de julio de 2017 y publicado por el Gatestone Institute.
Para quien no recuerde su nombre, diremos que John R. Bolton es un ex embajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas y ex subsecretario de Estado para el control de armamentos y asuntos de seguridad internacional.

«Las violaciones de Teherán del acuerdo se han hecho públicas, incluyendo: exceder los límites en el enriquecimiento de uranio y la producción de agua pesada; Los esfuerzos ilícitos en la adquisición internacional de tecnología nuclear y de misiles de doble uso; Y obstaculizar los esfuerzos internacionales de inspección (que eran insuficientes para empezar).

La principal obligación del presidente ( de EEUU – S.Z.)es mantener a los ciudadanos estadounidenses a salvo de las amenazas extranjeras. ¿Debería el presidente George W. Bush haber mantenido a los Estados Unidos en el Tratado sobre Misiles Antibalísticos de 1972, en lugar de retirarse para permitir la creación de un escudo antimisiles nacional limitado para protegerse contra los ataques nucleares del Estado malicioso?

Es necesario tener cuidado al apostar lo cerca que están Teherán y Corea del Norte – ahora de tener en sus manos bombas nucleares… es obligatorio considerar los costos de apostar mal.

Por segunda vez durante la administración de Trump, según informes, el Departamento de Estado decidió certificar que Irán está cumpliendo con su acuerdo nuclear de 2015 firmado con los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad y Alemania, conocida formalmente como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA).

Si es cierto, será el segundo error no forzado de la administración con respecto a JCPOA. Durante los dos últimos años, se ha hecho pública la información que detalla las violaciones de Teherán al acuerdo,

Puesto que la verificación internacional es fatalmente inadecuada y nuestra inteligencia lejos de ser perfecta, estas violaciones, sin duda, sólo rascan la superficie de la inagotable mentira de los ayatolás.

La certificación es un error no forzado porque el estatuto aplicable (la Ley de Revisión del Tratado Nuclear de Irán de 2015, o INARA) no requiere certificar el cumplimiento iraní ni certificar el incumplimiento iraní. Paula DeSutter y yo (Bolton- S.Z.) explicamos anteriormente que el INARA exige meramente que el Secretario de Estado (a quien el Presidente Obama delegó la tarea) «determine […] si [él] puede certificar» el cumplimiento «. El secretario puede satisfacer el estatuto simplemente «determinando» que no está preparado por ahora para certificar el cumplimiento y que la política de los Estados Unidos está siendo revisada.

Esta es una política de verdadera neutralidad mientras continúa la revisión. La certificación del cumplimiento está lejos de ser neutral. De hecho, corre el riesgo de dañar la credibilidad de Estados Unidos si se decide posteriormente abrogar el acuerdo.

Más allá de la cuestión de procedimiento, sin embargo, está la importancia de resolver rápidamente el bloqueo político subyacente. El presidente Trump ha dejado en claro que el acuerdo con Irán es una debacle diplomática. No es renegociable, como algunos argumentan, porque no hay posibilidad de que Irán, designado por Ronald Reagan como patrocinador estatal del terrorismo en enero de 1984, acepte cualquier cambio serio. ¿Por qué debería hacerlo? El presidente Obama les dio términos inimaginablemente favorables, y no hay razón para pensar que China y Rusia nos hagan algún favor de revisarlos.

En consecuencia, la retirada de la JCPOA tan pronto como sea posible debe ser la más alta prioridad. La administración debe dejar de revisar y comenzar a decidir. Aun suponiendo que, contrariamente a lo que sucede, Irán está cumpliendo con la JCPOA, sigue siendo palpablemente perjudicial para los intereses nacionales estadounidenses. No debería haber tomado seis meses ( del Gobierno de Trump -S.Z) para llegar a esta conclusión. Mucho antes del 20 de enero vimos 18 meses de incumplimiento iraní y otros comportamientos hostiles. El equipo de transición de Trump debería haber identificado la abrogación del acuerdo como una de las prioridades políticas más altas de la administración entrante.

Dentro de la administración Trump, los partidarios de JCPOA sostienen que rechazar el acuerdo perjudicaría a Estados Unidos al cuestionar nuestro compromiso con los acuerdos internacionales en general. Seria ominoso hablar de que América «no esta a la altura de su palabra».

¿Es más importante el «compromiso» de Washington con el Tratado ABM que proteger a civiles inocentes de los ataques nucleares de los ayatolás o de la dictadura de la familia Kim de Corea del Norte?

Del mismo modo, el presidente Bush en su momento ordenó que se creara la Corte Penal Internacional porque no teníamos la intención de llegar a ser engañados. ¿También se equivocó al liberar a los miembros estadounidenses del servicio y al personal de inteligencia -sin mencionar a los ciudadanos comunes- del riesgo de detención y persecución arbitraria, injustificada y motivada políticamente por la CPI?

Por supuesto, la respuesta es «no». El presidente hubiera abandonado su deber si no ponía en primer lugar los intereses de los ciudadanos estadounidenses, en lugar de preocuparse por lo que dira «la comunidad internacional». La propia administración Trump ya ha demostrado el valor de sus convicciones al retirarse de los acuerdos climáticos de París. En comparación con eso, la abrogación de la JCPOA es un putt de una pulgada.

También debemos reevaluar con urgencia la información disponible sobre temas como programas nucleares iraníes y coreanos de misiles balísticos, libres de los prejuicios políticos de la administración Obama. La cooperación entre Teherán y Pyongyang es profunda y duradera. Corea del Norte efectuo el 04 de julio un lanzamiento de misil ICBM que debe causar un mayor interés en lo que se refiere a las consecuencias en el caso de Irán.

Gran parte del actual debate de la JCPOA sería estratégicamente irrelevante si, como parece prácticamente cierto, los ayatolás pueden enviar una transferencia bancaria a Kim Jung-un para comprar cualquier capacidad que Corea del Norte desarrolle.

En años pasados, el aprecio por las amenazas iraníes y norcoreanas ha sido invariablemente aumentado por una mayor conciencia pública de lo que estaba en juego. Una sugerencia útil para ese fin fue hecha aquí la semana pasada por Valerie Lincy del proyecto de Wisconsin. Ella abogó por la desclasificación del cuarto informe semestral (también requerido por el INARA) especificando incidentes de incumplimiento iraní, el primero de la administración Trump.

Con las protecciones adecuadas para las fuentes y los métodos de inteligencia, hacer público este informe ayudaría sin duda a aumentar la conciencia pública sobre el progreso continuo de Irán, y de ese modo informar el debate de política más amplio.

En los últimos seis meses, Irán ha hecho seis meses más de progreso hacia una amenaza mortal para Estados Unidos y sus aliados, y ahora totaliza dos años desde que se acordó la JCPOA. Este enfoque estadounidense es peligroso e innecesario.

P.D. Israel se opuso desde el vamos a la forma en que la Administracion Obama avanzo hacia la firma del Acuerdo con Iran. Pero, por supuesto, esa Administracion hizo practicamente caso omiso de la oposicion Israeli.
La Administracion Trump «ve» el tema distinto…pero, como escribe Bolton…todavia no adopta «pasos reales» para cambiar la «herencia» que recibio de la Administracion anterior.

SUPERCHOLLOS

DESCUENTOS SUPERIORES AL 60%

Una agrupación de miles de ofertas increibles. Nuestro catalogador automático
te facilita el encontrar las mejores oportunidades de una amplia selección de tiendas online

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972. Casado... tres hijas... 8 nietos. Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado. Graduado en Sociología.

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972.
Casado... tres hijas... 8 nietos.
Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado.
Graduado en Sociología.

Lo más leído