Mónica Gastronómica

Mónica Gutiérrez-Aller García

PRÍNCIPE DE VIANA Edición ROSA para San VALENTÍN

PRÍNCIPE DE VIANA Edición ROSA para San VALENTÍN

 

Os propongo una forma diferente de celebrar San Valentín, con cuerpo y aroma, con color y con corazón:

Cuenta la historia que el sacerdote Valentín devolvió, por obra de un milagro, la visión a Julia, hija del soldado que lo custodiaba. San Valentín había sido encarcelado por desafiar la prohibición del emperador romano Claudio III a que los jóvenes se casaran.

Cuando fue ejecutado un 14 de febrero, Julia, agradecida, plantó un almendro de flores rosadas en su tumba. Desde entonces, ésta es una de las razones por las que el color rosa se asocia al Día de San Valentín, una bella historia de defensa del amor y la amistad.

Podemos comprar flores rosas para celebrar el próximo 14 de febrero, o podemos optar por un regalo original, PRÍNCIPE DE VIANA Edición Rosa, una alternativa perfecta que contiene el delicado perfume de flores y frutas frescas que evocan la esencia del Día de San Valentín.

Vino exclusivo de un solo viñedo de Garnacha, PRÍNCIPE DE VIANA Edición Rosa es de color rosa satén y reflejos rosáceos pálidos, aromas de fresas ácidas y delicados toques florales. Se hace con tanto mimo, que ha sido elegido uno de los tres mejores rosados de España por el concurso CIVAS (Akatavino) en varias ocasiones, y la Guía Peñín le ha concedido 91 puntos.

Es un vino hecho con amor a la tierra, vino que celebra cada momento memorable en compañía de nuestros seres queridos, vino símbolo de la más pura esencia del Día de San Valentín. PRÍNCIPE DE  VIANA Edición Rosa es un acompañante imprescindible el próximo 14 de febrero.

PVP recomendado: 8 euros

Acceder a la web de Bodegas Príncipe de Viana

 

Autor

M. Gutiérrez-Aller

Mónica Gutiérrez-Aller, apasionada por la gastronomía, por la buena mesa, por el disfrute de los aromas, sabores y colores de los platos

Recibe nuestras noticias en tu correo

M. Gutiérrez-Aller

Mónica Gutiérrez-Aller, mónica gastronómica bien podría llamarse mónica gastroMÓNIca, y con ese juego de palabras es fácil adivinar mi pasión por la gastronomía, por la buena mesa, por el disfrute de los aromas, sabores y colores de los platos.
Soy de esas personas que se sientan a la mesa para estar feliz, para compartir charla y mantel, para aprovechar los instantes que nos da la vida y simplemente dejarse llevar por las recetas elaboradas por los cocineros, pasteleros, guisanderas y chefs con todo su cariño

Lo más leído