El presidente Obama exporta a Afganistán la estrategia de Irak

El presidente Obama exporta a Afganistán la estrategia de Irak

(PD).- Estados Unidos desplegará 4.000 soldados más en Afganistán, que se sumarán a los 17.000 efectivos adicionales que anunció el presidente Barack Obama al poco de acceder a la Casa Blanca.

Los militares tendrán como misión entrenar a las fuerzas agfanas para que éstas vayan asumiendo mayores responsabilidades a la hora de garantizar la seguridad en el país. Es la misma estrategia usada por el Ejército de EE UU en Irak y que se ha revelado como un éxito, al reducir considerablemente la violencia en el país árabe.

Las tropas podrían llegar a Afganistán en junio, según ha explicado un senador que ha participado en un encuentro con Obama en el que ha detallado a los legisladores sus planes.

Un contigente de 38.000 marines está actualmente desplegado en el antiguo escondite de Osama Bin Laden. Por el momento la Casa Blanca no tiene previsto enviar nuevas tropas de combate, pese a que los jefes militares han reclamado un incremento del contingente en 30.000 soldados.

Afganistán y Pakistán, un único problema

El envío de este nuevo refuerzo busca, principalmente, apuntalar la nueva estrategia de Washington en el país asiático, que pasa por incrementar la ofensiva sobre los feudos que aún mantiene Al Qaeda y las milicias talibanes en Afganistán y también en la vecina Pakistán, según fuentes oficiales estadounidenses. Los ataques islamistas se han recrudecido en los últimos meses y han situado la violencia en su peor nivel desde que Estados Unidos invadiera el país en 2001.

El presidente demócrata confirmará el envío de los 4.000 soldados este mismo viernes, cuando explique las líneas generales de su nueva política en Afganistán. Funcionarios de la Casa Blanca han adelantado que, por primera vez, Washington abordará la situación en Afganistán y Pakistán como un único problema.

Los talibanes actúan en Afganistán pero en Pakistán conservan intactos santuarios en áreas tribales próximas a la frontera que comparten los dos países. Estas fuentes han explicado que la nueva estrategia tienen como principal objetivo frenar, desmantelar y en el mejor de los casos destruir las bases de Al Qaeda en Pakistán y prevenir para que las mismas no se establezcan en territorio afgano.

«Estamos encarando el problema como un único desafío, un único escenario para nuestra diplomacia y nuestros esfuerzos de reconstrucción», ha dicho uno estos funcionarios bajo anonimato.

Obama ya ha comunicado el viraje en política exterior a las autoridades afganas y paquistaníes, a las que ha advertido de que no habrá más «cheques en blanco» para los dos países. Así, exigirá al Ejecutivo afgano un mayor compromiso en la lucha contra la corrupción y el tráfico de drogas, y a las autoridades paquistaníes les pedirá que abandonen su posición de pasividad, y en algunos casos de complicidad, con los talibanes.

Las mismas fuentes han explicado que Obama aprovechará su presencia en la próxima reunión de la OTAN, con ocasión del 60 aniversario de la Alianza, para reclamar a los estados miembros el envío de más tropas para salvaguardar la celebración de los comicios previstos para agosto.

Esta misma semana, en una entrevista con la cadena CBS, el mandatario demócrata adelantó que debía de haber «una estrategia de salida» de Afganistán.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído