Se trata del general exiliado David Sejusa

El presidente de Uganda reta a un general exiliado a que intente derrocarle

Museveni ha llegado a decir: "Dejadle venir, sabe mi dirección"

El presidente de Uganda reta a un general exiliado a que intente derrocarle
Yoweri Museveni. EP.

El Gobierno ugandés cerró dos periódicos y dos emisoras de radio durante diez días en mayo por haber informado sobre la carta de Sejusa

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, ha desafiado este miércoles al general disidente en el exilio David Sejusa a que intente derrocarle y ha afirmado que cualquiera que use la violencia para intentar alcanzar el poder sería eliminado.

La mayoría de ugandeses consideran que el presidente quiere delegar el poder en manos de su hijo, Muhoozi Kainerugaba, cuando se retire. Sejusa reside en Londres desde mayo, cuando abandonó su puesto como coordinador de los servicios de inteligencia ugandeses después de escribir una carta en la que instaba a realizar una investigación sobre un plan para asesinar a los opositores al plan de sucesión de Museveni.

Desde entonces, el general David Sejusa ha asegurado en sus entrevistas a los medios de comunicación internacionales que se deberían emplear todos los medios posibles, incluida la fuerza, para derrocar a Museveni, que alcanzó el poder en 1986 después de una guerra de guerrillas de cinco años.

Sabe mi dirección

«Si Sejusa quiere usar la fuerza, dejadle venir. Sabe mi dirección», ha afirmado Museveni en una rueda de prensa. «No hay esperanza para nadie que use la fuerza incluso a pequeña escala. Si lo intentas, simplemente te extinguiremos», ha amenazado.

El hijo del presidente ugandés –que ha protagonizado un ascenso espectacular– lidera una élite militar que se encarga de proteger a Museveni y los activos estratégicos del país, que incluyen campos petrolíferos cerca de la frontera con República Democrática del Congo.

El Gobierno ugandés cerró dos periódicos y dos emisoras de radio durante diez días en mayo por haber informado sobre la carta de Sejusa. Museveni también apartó de su cargo a su jefe militar, que había sido señalado como uno de los que podrían a ser asesinados.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído