Patrimonio artístico

¿Sabes qué es el Codex Trujillo que Perú reclama a España?

Rajoy manifiesta al presidente Kuczynski su disposición a solucionar esta reclamación

¿Sabes qué es el Codex Trujillo que Perú reclama a España?
Láminas del Codex Trujillo. CT

Son 136 acuarelas encargadas por el entonces obispo de Trujillo (Perú), Martínez Compañón, a artistas anónimos entre 1782 y 1785

El conflicto, que ha estado a punto deenvenenar una relaciones consideradas excelentes por ambos países, surgió con la subasta el pasado 7 de junio de 2017 de 136 acuarelas encargadas por el entonces obispo de Trujillo (Perú), Martínez Compañón, a artistas anónimos entre 1782 y 1785.

El Museo de Arte de Lima se hizo con el lote por 45.000 euros, pero el Ministerio de Cultura ejerció su derecho de tanteo y retuvo las acuarelas, en aplicación de la ley de Patrimonio de 1985.

Más de 50 expertos e intelectuales latinoamericanos suscribieron una carta pidiendo al Gobierno español que revise su política de declarar no exportables bienes que pertenecen al patrimonio común del continente. Entre las firmas, se encuentra la de Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura.

LOS ANTECEDENTES Y LA DISPUTA

Los «documentos visuales más importantes del Perú colonial» en teoría pertenecen al Museo de Arte de Lima (MALI), pero están en España y el gobierno los declaró «inexportables».

Se trata del Codex Trujillo, un conjunto de 136 acuarelas del siglo XVIII que muestran la vida y las costumbres de la población del virreinato de Perú en el siglo XVIII así como de la época precolombina.

La obra, cuya importancia es enfatizada por la directora del Museo de Arte de Lima (MALI), Natalia Majluf, fue encargada a artistas anónimos entre 1782 y 1785 por Baltasar Martínez Compañón, obispo de Trujillo (en la costa norte de Perú).

Los gráficos fueron plasmados en papel verjurado (que lleva una filigrana de rayitas verticales muy menudas).

Las olvidadas réplicas de «La Piedad» en un pueblo de Perú que el Vaticano visitó para restaurar la original de Miguel Ángel

«Hace un inventario muy bien documentado de las diferentes agrupaciones étnicas, los modos de vida, costumbres, la fauna, la flora y muchísimo mas», dijo a BBC Mundo el historiador peruano Rafael Varón, especializado en el periodo colonial.

Varón opina que las acuarelas ofrecen «información muy detallada, imposible de obtener de otra manera, en ninguna otra fuente».

Y aunque se encuentran en territorio español y su salida fue vetada por el gobierno de Mariano Rajoy, Perú está haciendo todo lo posible para poder llevárselos: incluido comprarlo y al tiempo pedirlo en préstamo.

Entre 1788 y 1790, el obispo Martínez Compañón envió a los reyes españoles Carlos III y Carlos IV nueve tomos con unas 1.400 láminas de acuarelas, que ahora están en la Real Biblioteca de Madrid, según la casa española de subastas Alcalá.

El explícito arte erótico de los moche, unos de los primeros pueblos de América

El clérigo había encargado estas ilustraciones para tener un conocimiento detallado y profundo de la vida, flora y fauna de su diócesis, según explicó Varón a BBC Mundo.

«Era algo que se hacia con mucha frecuencia en el siglo XVIII, en el imperio español, y todo esto terminaba siendo enviado a las autoridades españolas», dijo Varón.

El 7 de junio, Alcalá subastó un tomo de 136 acuarelas -adicionales a las que tiene la Biblioteca y que son las que reclama Perú-, que no se sabe cuándo llegaron a España.

El misterio de las pinturas negras descubiertas en Machu Picchu

El Museo de Arte de Lima (MALI) participó en la subasta para quedarse con esta parte del Codex Trujillo.

La entidad ofreció 45.000 euros (unos US$50.500), que era el precio inicial que ponía la casa, y fue el único postor. Pero no pudo llevarse las acuarelas.

El Ministerio de Cultura de España las había declarado como «inexportables», por lo que no podían salir del país.

Como respuesta, el Ministerio de Relaciones Exteriores en Perú pidió a España que entregue los dibujos en calidad de «préstamo indefinido».

«Documentos fundacionales»

La polémica por el Codex coincidió con una visita a España del presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, y el canciller, Ricardo Luna,.

El lunes, durante un encuentro con el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, el canciller peruano «insistió» que el Codex Trujillo es un tema «de la mayor sensibilidad para la sociedad peruana, porque era un bien patrimonial histórico y cultural que testimonia la identidad nacional», según un comunicado de la embajada de Perú en España.

«El canciller Luna señaló que debía encontrarse una fórmula que permitiese el retorno a Perú, por un tiempo indeterminado de dicha obra, manteniendo España la propiedad y Perú comprometiéndose a preservar el bien», añade la fuente.

De acuerdo al texto, «el presidente Rajoy reconoció la relevancia de este tema y señaló que lo evaluarían positivamente, agregando que su gobierno tiene la mejor voluntad para encontrar una solución que sea mutuamente beneficiosa para ambas partes».

Según el diario español El País, que cita a fuentes del Ministerio de Cultura, «España está dispuesta a prestar a Perú las 136 láminas del Codex manteniendo la propiedad de las mismas».

Luego de la reunión con Rajoy, el canciller Luna dijo que las acuarelas son «documentos fundacionales prístinos de la identidad de Perú», durante el foro «El Perú del futuro», organizado en España por el diario El País.

Refugiados, aventureros, esclavos y conquistadores: los migrantes a los que la comida peruana les debe su sabor

Durante el mismo evento, el secretario de Estado español para Iberoamérica, Fernando García Casas, dijo que «había que buscar fórmulas imaginativas» para casos como el del Codex Trujillo, «porque en efecto es un patrimonio muy importante».

Oportunidad única

La directora del Museo de Arte de Lima (MALI), Natalia Majluf, aclara que el conjunto de dibujos no se trata propiamente de un «codex» o «códice» -término que se usa para libros manuscritos previos a la invención de la imprenta-, sino de un grupo de acuarelas encuadernadas.

La subasta de las mismas era para Majluf «una oportunidad única para el MALI de representar en sus colecciones, aunque sea parcialmente, lo que sin duda es uno de los documentos visuales más importantes del Perú colonial».

«Por la naturaleza misma de la situación colonial, hay todo un capítulo de la historia latinoamericana que no está representada en colecciones locales. Por eso ha sido tan duro ver que España retenga este tomo», dijo Majluf a BBC Mundo.

Cerca de 70 profesionales de museos, intelectuales y escritores de Europa, Norteamérica y América Latina, entre ellos el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, firmaron una carta dirigida a los ministerios de Asuntos Exteriores y Cultura de España para que tomen en cuenta «la enorme importancia que esa obra tiene para la historia del Perú» y que respeten el resultado de la subasta.

«Consideramos que la decisión del gobierno español vulnera los derechos del museo y del país de conservar objetos relacionados con su historia», dice la misiva que puede leerse en Change.org y que pide que exista «una legislación clara que permita a los países americanos competir libremente por obras que forman parte de su patrimonio cultural».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído