El FBI lo va a revisar para tratar de obtener alguna pista sobre su desaparición

El piloto del avión malasio borró datos del simulador de vuelo que tenía en casa

Veintiséis naciones participan en la búsqueda del aparato en dos corredores

El piloto del avión malasio borró datos del simulador de vuelo que tenía en casa
El ministro de Transportes de Malasia, Hishammuddin Hussein EFE

El FBI revisará los datos del simulador de vuelo encontrado en la casa del piloto del avión malasio desaparecido el pasado 8 de marzo, después de que las autoridades de Kuala Lumpur pidieran a las de Estados Unidos una mayor implicación en la investigación del caso.

Las autoridades de Malasia han afirmado que algunos datos habían sido borrados del simulador de vuelo que el piloto, capitán Zaharie Ahmad Shah, había instalado en su propia casa y solicitaron ayuda al FBI para recuperar esta información, después de registrar su residencia a las afueras de Kuala Lumpur.

PODRÍAN DAR PISTAS

Estos datos podría arrojar alguna pista sobre el paradero del avión, un Boeing 777, que llevaba a bordo 239 personas, según las autoridades malasias.

El secretario de Justicia de EE.UU., Eric Holder, ha asegurado este miércoles que ambos gobiernos mantienen contactos para ver «cómo podemos ayudar» y ha agregado que, por el momento, «no tenemos ninguna teoría» sobre como desapareció el avión.

Según fuentes del FBI, que han solicitado el anonimato por ser una investigación abierta, el simulador podría ser enviado a uno de sus laboratorios en Estados Unidos para ser examinado en profundidad junto con el disco duro.

Hasta ahora, las autoridades de Malasia habían aceptado la ayuda de gobiernos extranjeros en labores de búsqueda del vuelo MH370 de Malaysia Airlines, desaparecido el pasado 8 de marzo, cuando volaba de Kuala Lumpur a Pekín.

Aunque un equipo del FBI de cerca de doce personas se desplazó a Malasia, no ha formado parte de las investigaciones y solo ha recibido información de su desarrollo.

Los hechos

Malasia no ha respondido por ahora a los ofrecimientos de ayuda por parte del Instituto Oceanográfico de EE.UU., cuya experiencia en rastreos submarinos ayudó a localizar los restos del vuelo Air France 447 que cayó en el Atlántico en 2009.

El avión desaparecido partió de Kuala Lumpur a las 00.41 hora local del sábado 8 de marzo (16.41 GMT del viernes 7) y tenía previsto aterrizar en Pekín unas seis horas más tarde, pero desapareció de los radares 40 minutos después de despegar sobre el Golfo de Tailandia y, desde entonces, no se sabe nada de él ni se han encontrado restos.

Según las autoridades malasias, el avión cambió de rumbo y llegó al estrecho de Malaca, pero a partir de ahí todo son conjeturas.

Veintiséis naciones participan en su búsqueda en dos corredores, uno que se extiende desde Indonesia hasta el sur de océano Índico y otro que abarca desde el norte de Tailandia hasta Kazajistán y Turkmenistán.

Malasia conserva el papel de país coordinador, pero ha delegado en otras naciones parte de las operaciones ante la vasta zona que se debe registrar, de 5,6 millones de kilómetros cuadrados.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído