Las cámaras deberán llegar a un acuerdo y aprobarlo en un plazo de 72 horas

El Senado de EEUU rechaza el presupuesto y deja al Gobierno Obama al borde del cierre

El Senado de EEUU rechaza el presupuesto y deja al Gobierno Obama al borde del cierre
Barack Obama. OT

El Senado de Estados Unidos rechazó la noche del 27 de septiembre de 2016 el proyecto de prórroga de los presupuestos para mantener al Gobierno funcionando hasta diciembre de este año.

Por 55 votos a 45, la Cámara Alta votó mayoritariamente en contra de la ley, presentada sin acuerdo entre los dos grandes partidos, y deja al país abocado a negociaciones en el tiempo de descuento para evitar un cierre del Gobierno a partir del sábado 1 de octubre, cuando comienza el nuevo año fiscal, en medio de la campaña electoral.

El Partido Demócrata rechazó el proyecto presentado por los republicanos porque no incluía una partida para los afectados por la contaminación por plomo del agua corriente en la ciudad de Flint, en Michigan, y que llevan dos años y medio bebiendo agua embotellada.

Sin embargo, el proyecto sí ofrecía ayudas a los afectados por el virus del Zika en Florida o por las inundaciones en Luisiana y Maryland. Los demócratas exigen que las tres partidas vayan juntas, «o las tres dentro, o las tres fuera», en palabras de la senadora demócrata de Michigan Debbie Stabenow.

Al final, la propuesta fue rechazada por mayoría, después de que 12 republicanos dieran la espalda a su propio proyecto, entre ellos los excandidatos presidenciales Ted Cruz, Rand Paul y Lindsey Graham. Con esta negativa, el proyecto regresa este miércoles a la Cámara de Representantes, que deberá encontrar una solución a contrarreloj.

Según informa The Washington Post, los líderes de ambos partidos en la cámara -Paul Ryan (R) y Nanci Pelosi (D)- habrían llegado a un acuerdo para presentar una enmienda que incluya los fondos para Flint.

Plazo de 72 horas

Las dudas están en si el proyecto de ley recibirá suficientes apoyos entre los republicanos en el Congreso, que pueden sentirse humillados por tener que aceptar todas las condiciones demócratas, y si el proceso para aprobar la ley enmendada y unificar los proyectos tanto en la Cámara como en el Senado podrá terminarse antes del sábado, cuando termina el plazo para presentar el presupuesto definitivo.

El proyecto apenas dará fondos al Gobierno para los próximos dos meses, y tendrá que renovarse antes del 9 de diciembre, una vez pasadas ya las elecciones.

El conflicto para mantener abierto el Gobierno lleva desarollándose durante todo el mes. Los demócratas rechazaron varias propuestas anteriores por considerar que incluían «píldoras envenenadas», proyectos políticos ajenos al presupuesto, como el cierre de la organización de planificación familiar sin ánimo de lucro Planned Parenthood en Puerto Rico.

Pese a que la gran mayoría de estas cláusulas han desaparecido, los demócratas apostaron a que podrían presionar más porque los republicanos no querrían arriesgarse a un cierre del Gobierno en medio de la campaña presidencial.

Un cierre, como el ocurrido en 2013, supone dejar sin sueldo a los funcionarios, suspender todos los servicios públicos federales no imprescindibles, cerrar parques nacionales, paralizar la tramitación de licencias de exportaciones e importaciones, frenar la concesión de créditos estatales a familias y pequeñas empresas y detener la devolución de impuestos.

El portavoz del Ejecutivo, John Earnest, aseguró la semana pasada que estaban preparándose para realizar el cierre de forma ordenada si el acuerdo no llega antes del día 1.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído