Caso Botham Shem Jean

Condenan a la agente de policía blanca que entró «por equivocación» en el apartamento de su vecino negro y lo mató de dos balazos

Un caso de lo más complciado. Se trataba de un caso rodeado de polémica: una mujer policía blanca fuera de servicio entró sin permiso judicial ni una denuncia previa en casa de un vecino suyo de raza negra y lo mató de dos disparos, según recoge el autor original de este artículo BBC y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

Los hechos ocurrieron en septiembre de 2018 en la ciudad de Dallas (Estados Unidos) y este martes la agente Amber Guyger fue declarada culpable de homicidio.

Enfrenta una pena de prisión de hasta 99 años, que será dictada más adelante.

La defensa argumentaba que Guyger entró en casa de Botham Shem Jean, un hombre de 26 años sin antecedentes penales, por equivocación, pensando que era su apartamento.

Al ver al hombre dentro del mismo, disparó, percatándose solo de su error cuando encendió la luz de la vivienda.

La fiscalía demostró que había señales evidentes de que no era su apartamento, como un tapete rojo en la entrada muy notorio, además de que era un piso diferente

Guyger aseguraba que, después de una jornada de 15 horas de trabajo, llegó a su casa en un complejo de apartamentos.

La puerta de la vivienda se encontraba entreabierta y al entrar en su interior vio, en medio de la penumbra, una sombra alargada que pensó que era un ladrón a quien, después de gritarle dos veces sin que le obedeciera, decidió dispararle.

Entonces, llamó al teléfono de emergencias y, al prender la luz, descubrió que el número en la puerta del apartamento no era el suyo, el 1378, sino el 1478.

Es decir, se encontraba en el piso inmediatamente superior al suyo.

«Tenía miedo de que quienquiera que estuviera dentro de mi departamento me matara (…) Ningún agente de policía querría lastimar a una persona inocente», le dijo al jurado la semana pasada.

La prensa local difundió un video poco después del incidente el cual fue tomado por un vecino y en el que aparece Guyger llorando mientras habla por teléfono.

También en la grabación de la llamada al 911, el número de emergencias, se le puede escuchar mientras de forma repetida le pide disculpas a Jean.

Sin embargo, hubo varios elementos que arrojan dudas sobre ese recuento de los hechos.

El fiscal Jason Hermus dijo que «no había otro tapete como este en todo el edificio», sosteniendo la alfombra en la mano.

«Esto sobresale, literalmente, como un pulgar rojo… Y ella se acercó y se puso encima», señaló el fiscal.

Los familiares de Jean contrataron el año pasado al abogado Benjamin Crump, quien trabajó en los casos de Trayvon Martin y de Michael Brown, dos adolescentes afroestadounidenses desarmados que murieron a manos de un vigilante vecinal voluntario y de un agente de policía, respectivamente.

«Los negros en Estados Unidos han sido asesinados por la policía de las formas más insólitas», le dijo Crump a la prensa luego de las primeras audiencias el año pasado.

«Ustedes saben, al conducir un auto siendo negros, al caminar por nuestros barrios siendo negros… y ahora nos están matando al estar viviendo en nuestros apartamentos siendo negros», señaló.

También surgieron cuestionamientos sobre la forma como las autoridades manejaron el caso.

Merritt, el otro abogado de la familia Jean, criticó el hecho de que Guyger no fuera detenida inmediatamente en el lugar de los hechos sino hasta días después.

«No queremos que nadie obvie el hecho de que, si hubiera sido un ciudadano cualquiera, ella nunca habría podido irse de la escena del crimen», dijo.

También cuestionó que tras ordenarse su detención, a la agente se le permitiera entregarse a las autoridades en el condado Kaufman, un lugar rural al sureste de Dallas y recluirse en una cárcel aún más remota.

Guyger se entregó a las autoridades, pero luego salió en libertad tras pagar una fianza de US$300.000.

El impacto de este caso superó las fronteras de Estados Unidos.

Jean nació y creció en la isla caribeña de Santa Lucía, donde su madre trabajó en el gobierno y cuya ciudadanía aún detenta.

Durante la rueda de prensa, los abogados de la familia estuvieron acompañados por el primer ministro de ese país, Allen Chastanet.

Jean se graduó en una universidad de Arkansas y trabajaba en la consultora internacional PricewaterhouseCoopers (PwC), empresa que calificó lo ocurrido como «una terrible tragedia».

El joven, de 26 años de edad, era conocido por ser un hombre religioso que participaba en las actividades de su iglesia local.

El alcalde de Dallas, Mike Rawlings, calificó a Jean como «un ciudadano ejemplar».

*Esta nota fue publicada el 12 de septiembre de 2018 y actualizada el 1 de octubre de 2019 tras anunciarse el veredicto del juicio.

ENCUENTRA LOS PRODUCTOS QUE TE INTERESAN

¡¡¡ BÚSQUEDA DE LAS MEJORES OFERTAS ONLINE !!!

Obtener los mejores resultados de tu búsqueda de productos

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído