Tsipras, que ha cedido en muchas de las líneas rojas en su propuesta, se reúne este miércoles con Merkel y Hollande

La Unión Europea y el FMI rechazar la última oferta Tsipras y dejan a la Grecia de Syriza al borde del abismo

La Unión Europea y el FMI rechazar la última oferta Tsipras y dejan a la Grecia de Syriza al borde del abismo
Alexis Tsipras. EP

Lo único claro es que lo de Grecia no hay quien lo arregle.

El desastre viene de lejos, aunque la Unión Europea no empezó a darse cuenta hasta 2009, cuando el Gobierno de turno reconoció que llevaban una década manipulando estadísticas y que el déficit era del 13,6% y no el 3% oficial.

El país quedó apartado de los mercados, por lo que tuvo que pedir un enorme rescate e imponer un programa de austeridad de efectos devastadores.

Tan doloroso, que hace cuatro meses se llevó por delante a los conservadores de Nueva Democracia y a los socialistas del PASOK y colocó en el poder a Syriza, una coalición izquierdista cuyo líder se había limitado a tildar de ‘casta’ a los demás y a prometer que con él se acabarían los recortes, la corrupción y las penurias.

¿Qué ha pasado desde entonces? Nada bueno. Tsipras ni ha intentado hacer la drástica transformación institucional que Grecia necesita.

Es un populista y gobierna con el mismo paternalismo e ineficacia que sus predecesores.

Se ha aliado con un partido de extrema derecha, ha colocado al frente de los organismos públicos a militantes poco cualificados y se esmera en el postureo, tratando de transmitir la idea de que tiene rodeada a la Troika.

Y mientras tanto, Grecia, cuya economía comenzaba a respirar, ha vuelto al borde del abismo.

UN RECHAZO QUE ESCUECE

Los socios europeos despacharon este 9 de junio de 2015 con una negativa tajante la última propuesta del Gobierno de Alexis Tsipras, que se resiste a recortar pensiones pero ha traspasado algunas de sus líneas rojas en aras del acuerdo.

Tsipras, la canciller Angela Merkel y el presidente francés François Hollande tratarán de dar este miércoles un impulso político casi definitivo a la saga griega.

Como subraya Claudi Pérez en ‘El País’, «oferta, negativa airada, contraoferta, que a su vez es rechazada, y vuelta a empezar».

Esa es la secuencia actual de las interminables negociaciones sobre Grecia, que se acercan a su recta final con infinidad de dudas y apenas una certeza: la partida no está cerrada y cada una de las partes apurará hasta el último día para sacar el máximo partido de la tensión.

Tanto los griegos como los acreedores pretenden sacar tajada del temor a un posible impago que nunca acaba de llegar (y que difícilmente llegará). Grecia presentó la enésima propuesta a los socios europeos, que a renglón seguido la tumbaron por enésima vez.

Atenas trabajaba en la noche del martes en una nueva revisión de esa oferta, de cara a la reunión que mantendrán este miércoles en Bruselas el primer ministro Alexis Tsipras, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído