Las tropas del regimen sirio se han hecho con el control de toda la ciudad vieja

Los rebeldes sirios huyen en desbandada del casco antiguo de Alepo que conquistan las tropas de Asad

Se decide la batalla por la segunda metrópoli del país tras tres semanas de ofensiva

Los rebeldes sirios huyen en desbandada del casco antiguo de Alepo que conquistan las tropas de Asad
Rebeldes sirios ejecutan a siete soldados fieles a Bechir el Asad. SR

La guerra civil siria, que comenzó hace más de cinco años y medio, ha causado la muerte de más de 350.000 personas

Los rebeldes sirios se han retirado, casi en desbandada,  este 7 de diciembre de 2016 del casco antiguo de la ciudad de Alepo después de los últimos avances del Ejército de Bachar el Asad y sus aliados, que este martes por la noche tomaron los distritos de Aquiul y Bab al Hadid, en esa zona.

La ONG detalló que las fuerzas gubernamentales «peinan» esa área, que se ubica entre los llamados barracones de Hanano-distrito arrebatado a los sublevados a finales de noviembre- y la ciudadela histórica, después de su progreso por la zona antigua de la urbe.

La agencia de noticias oficial siria, SANA, apuntó que unidades militares «restauraron la seguridad y la estabilidad» en Aquiul y Bab al Hadid, donde garantizaron la salida de 200 civiles y detuvieron a «terroristas».

El Observatorio ha dicho que el avance del Ejército sirio el martes y en la noche del martes al miércoles, con el apoyo de intensos ataques aéreos y bombardeos, ha provocado que los insurgentes se retiren de la Ciudad Vieja, incluida la zona en torno a la mezquita Omeya.

Al menos once personas fallecieron, entre ellos tres menores, por los disparos de artillería de los efectivos gubernamentales contra el barrio de Al Zabdie y otras áreas del este.

Las fuerzas gubernamentales han tomado algunas zonas de la Ciudad Vieja pero ha negado que se hayan hecho con la totalidad de ese sector.

El pasado 15 de noviembre, el Ejército y sus aliados- principalmente rusos e iraníes- iniciaron una ofensiva contra los opositores en Alepo, en la que han logrado arrebatar a los rebeldes más del 70 % del territorio que tenían en sus manos.

Recuperar el control de Alepo sería una de las mayores victorias del régimen sirio desde que comenzó la guerra. Alepo lleva años dividido entre los sectores del este, controlados por las fuerzas rebeldes, y el oeste, dominado por el régimen que preside Bachar el Asad.

La situación en Alepo será el tema central de las conversaciones entre el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, que se reunirán este miércoles en la ciudad alemana de Hamburgo.

«Sean quienes sean, son grupos vinculados a la organización terrorista Frente al Nusra (Frente de la Conquista del Levante). Son todos terroristas», dijo Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin.

La guerra civil siria, que comenzó hace más de cinco años y medio, ha causado la muerte de más de 350.000 personas, 5 millones de sirios han buscado refugio en el extranjero, y más de 7 millones son desplazados internos, según el Observatorio.
Los rebeldes piden una tregua

Los grupos armados opositores han reclamado la puesta en marcha inmediata de un alto el fuego de cinco días de duración para poder proceder a la evacuación de civiles heridos y la apertura de unas negociaciones sobre el futuro de esta ciudad.

Las reivindicaciones de los rebeldes sirios están incluidas en un plan humanitario publicado este miércoles y que ha sido enviado a algunos actores de la comunidad internacional para que lo tengan en consideración.

La denominada ‘iniciativa humanitaria’, firmada en el nombre del Consejo de Liderazgo de Alepo, reclama a todas las partes implicadas en la guerra que discutan el futuro de Alepo cuando mejore la situación humanitaria en el este de la ciudad.

En su documento, los rebeldes han reclamado la evacuación de unos 500 casos médicos graves del este de Alepo bajo la supervisión de Naciones Unidas. En este contexto, han subrayado que los civiles que quieran salir de la ciudad deberían ser evacuados por la zona rural del norte, en lugar de por la provincia de Idlib.

En anteriores ocasiones, los civiles y los combatientes de zonas rebeldes han sido transferidos a la región de Idlib, bajo control de los sublevados, tras acordarlo así con el Ejército sirio. Ahora los rebeldes han advertido de que la región de Idlib es demasiado peligrosa por la intensidad de los ataques aéreos y porque tiene dificultades para acoger más desplazados.

Rusia reconoce tres bajas en Alepo esta semana

Un coronel ruso murió tras ser herido gravemente en un ataque rebelde en Alepo, según informó este martes el Ministerio de Defensa de Rusia. El coronel, identificado como Ruslán Galitstski, formaba parte de un equipo de consejeros militares rusos destacado en Siria y es la tercera baja rusa confirmada esta semana en Alepo, tras el ataque rebelde, este lunes, a un hospital de campaña ruso.

«El oficial resultó herido en un ataque con fuego de artillería perpetrado por los guerrilleros de la llamada oposición armada contra los barrios de la parte occidental de Alepo», señaló Defensa en un comunicado.

Según nota de prensa, que no precisa cuando fue herido el coronel, «durante varios días los médicos lucharon por salvarle la vida».

Se trata de la tercera baja mortal que sufren los militares rusos en Siria en lo que va de semana. Este lunes, dos médicas militares rusas murieron y otro trabajador sanitario resultó herido grave en un ataque con fuego de morteros contra un hospital de campaña del Ministerio de Defensa ruso en Alepo occidental.

A consecuencia del impacto de un proyectil una de las médicas murió en el acto, mientras que la otra falleció horas después debido a la gravedad de sus heridas.

LA MUERTE VIAJA EN AMBULANCIA

El 70 % de las ambulancias en los barrios del este de Alepo que quedan en manos de los rebeldes están destruidas y, además, no hay combustible, por lo que no se puede trasladar a enfermos ni heridos.

«Ahora mismo sufrimos una incapacidad absoluta para ofrecer servicios médicos», afirmó el doctor local Mohamed Abu Rayeb.

«Hay escasez de oxígeno y de sangre para transfusiones, los heridos se mueren por falta de esto».

Este cardiólogo destacó que las condiciones de trabajo en los quirófanos no cumplen los requisitos mínimos para poder operar.

Actualmente, solo quedan dos centros sanitarios abiertos en los distritos orientales de la urbe, que siguen en poder de los insurgentes, tras los últimos avances del Ejército.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído