El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

De acuerdo con mi escala de valores

DE ACUERDO CON MI ESCALA DE VALORES

Amada Pilar:

¿Que qué cumbre pretende escalar y hollar la filosofía? Este licenciado en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), que tanto te ama, te contesta hoy esto. El objetivo que persigue la filosofía (vocablo que consigue fundir o fusionar a la perfección dos voces en griego clásico y que etimológicamente significa “amor por la sabiduría”) no es (aunque sean legión quienes defienden o sostienen, rememorando tal vez la “Apología de Sócrates”, de Platón, que narra las últimas horas de su maestro, antes de que este decidiera ingerir el veneno, la cicuta) aprender a morir, sino aprender a vivir, de acuerdo con la escala de principios y valores que cada quien acarrea allí donde hace de las suyas su cacumen.

Ahora bien, en la locución “aprender a vivir” incluyo estas otras dos: “reflexionar en torno a la muerte” y “buscar ayuda para morir bien”. A ver si me explico. La ciencia, como te consta, ha experimentado en la última centuria unos avances enormes, unos progresos colosales. Se han llevado a cabo trasplantes multiorgánicos, de rostro, etc., insólitos. Hoy en día, en el más sofisticado de los talleres modernos, un hospital de la Seguridad Social o privado, hay implantes, prótesis y válvulas para arreglar casi cualquier destrozo (incluida la reimplantación de un miembro amputado) o fallo. Solo hay un órgano para el que no se ha hallado aún recambio, el cerebro.

Seguramente, no faltarán semejantes míos a quienes les apetezca e interese tener el cuerpo de un joven y, al mismo tiempo, sufrir alzhéimer o una demencia senil. A mí, rotundamente, no. Para mí esas dos circunstancias son incompatibles. Si no soy consciente de lo que me pasa, que he vuelto a disponer, por arte de magia (en sentido estricto, de la ciencia o de la técnica), del chasis de un chaval, que no me falten las manos fautoras que me ayuden a dejar este mundo de manera dulce, en paz. Que conste en acta que estoy discurriendo de mi caso en concreto, no de la vida de los demás.

Cuando no sea capaz de decirte, por ningún medio posible, esta obviedad, que siempre has sido (aunque yo, ora por los cerros de Úbeda, ora en la luna de Paita o de Valencia, ora en la inopia, lo ignorara durante tantísimos años) el amor de mi vida y siempre lo serás, Pilar, porque estaré medio muerto, ¿para qué vivir sin vivir, para qué vivir sin ser consciente de que se vive más?

Te ama tanto que hasta se asusta al comprobar la calidad y la cantidad, la eficacia, la validez y el vigor del amor que te profesa

Ángel Sáez García
angelsaez.otramotro@gmail.com

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído