El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

Gema, lo urdo como creo

GEMA, LO URDO COMO CREO   Llámame, si quieres, bruto. Se te pasará el cabreo, Gema, lo urdo como creo, Cuando atrás dejes el luto Enorme, no diminuto, Que en solitario tú arrostras, Como hacen las demás ostras; Con esa página arrases Y ese duro golpe pases, Aunque deje duras costras.      Ángel Sáez García    angelsaez.otramotro@gmail.com

Por aquí acaeció lo acostumbrado

POR AQUÍ ACAECIÓ LO ACOSTUMBRADO Dilecta Pilar: Celebro que hayas desconectado. A veces es muy beneficioso, por los motivos que aduces, la visita de una amiga tuya y de unos deudos de tu pareja, o por otros, variados. Todos esos factores que mencionas contribuyeron y/o sumaron, seguramente, para que la ofrenda floral a la Virgen del Pilar

Ojalá salga airoso de ese brete

OJALÁ SALGA AIROSO DE ESE BRETE “Yo soy yo y mi circunstancia; y si no la salvo a ella no me salvo yo” escribió José Ortega y Gasset en “Meditaciones del Quijote” (1914). Tú, Pilar, has sido mi circunstancia cimera o suprema, la más digna de amar (y acaso por eso no dejes de serlo, mientras viva). A ello (esta es una de las pocas

¿Sabes qué mito es el que más me gusta?

¿SABES QUÉ MITO ES EL QUE MÁS ME GUSTA? Dilecta Pilar: Vaya, con la vaya ¿eh? El estrés puede quemar tanto o incluso más que el sol (ahora bien, lo hace en otro sentido), pero no es un hontanar de vitamina D, no, como don Lorenzo. El menda lerenda, este zumbón redomado, en mutua correspondencia, tiene que estar abierto a soportar también

Ya barruntas qué voy a desearte

YA BARRUNTAS QUÉ VOY A DESEARTE QUE LA PRESENTACIÓN SALGA REDONDA Dilecta Pilar: Si consultaste el Diccionario de la Lengua Española, DLE, hiciste lo apropiado. Por muy doctores o licenciados que seamos, siempre podemos pasar por alto algo que luego puede ayudarnos sobremanera, al resultar decisivo, para lograr salir airosos del brete o

Escritor que no es libre no es autor

ESCRITOR QUE NO ES LIBRE NO ES AUTOR Dilecta Pilar: Dudo (un día llegué a pensar que dudar era, entre otras, una clara diferencia que cabía advertir entre el hombre, animal racional, y el resto de los animales irracionales, pero luego he estado atento al comportamiento de varios perros, que la han abatido o echado abajo) de que las personas

¿Supera la fetén cualquier patraña?

¿SUPERA LA FETÉN CUALQUIER PATRAÑA? “Una opinión adversa formulada acerca de nuestra obra, a los treinta años, nos hace sonreír de orgullo; a los cuarenta nos pone serios; pero a los setenta nos hace el efecto de un escopetazo en pleno corazón”. Santiago Ramón y Cajal, en “Charlas de café” (1920). Déjeme, atento y desocupado

Manda a quienes amaste ene señales

MANDA A QUIENES AMASTE ENE SEÑALES A quien ha superado con creces el ecuador de su existencia y ha aprendido a ejercer a diario el músculo (es un decir) de la memoria, le constan, por haberlas/os padecido varias veces a lo largo de su vida y con toda su crudeza, las cruces o los rigores de este, si no igual, coincidente (en variopintos aspectos)

Ser agradecido es de bien nacido

SER AGRADECIDO ES DE BIEN NACIDO Dilecta Pilar: Gracias a ti, puesto que tú eres quien inspira, de diverso modo, muchas de mis epístolas. Ser agradecido es de bien nacido. ¿Acaso se puede ser de otra forma con quien te favorece (hay cien mil —y acaso me haya quedado corto en la cifra, aun siendo esta considerable— maneras de hacerlo)?

Iré esta tarde al funeral de Carmen

IRÉ ESTA TARDE AL FUNERAL DE CARMEN Dilecta Pilar: Hay quienes sí pasan (al menos, eso dicen) del asunto en cuestión. Entiendo que la política no sea una de tus mayores preocupaciones. Muchos días me regalas alguno/s de tus pensamientos o sentimientos. Lo propio ocurre a la inversa. Espero hacerlo a la tarde, en tu bitácora. Hoy, aunque

He gozado un montón, Pilar, contigo

HE GOZADO UN MONTÓN, PILAR, CONTIGO Amada (¿se puede dejar de amar cuando se ha amado de veras?) Pilar: Aunque nuestra relación hace meses que murió (acabó porque así lo quisiste tú; yo me limité a ser un caballero y a respetar tu decisión sin poner trabas u objeciones), confío, deseo y espero que tú no lo hayas hecho. Te preguntarás,

Me alegra que te alegre mi alegría

ME ALEGRA QUE TE ALEGRE MI ALEGRÍA Dilecta Pilar: Como insistes en darme las gracias, no te molestará que itere una vez más (y van… ni se sabe; ya he perdido la cuenta) mi “de na(da)”. He leído, como suelo hacer cada viernes, tu columna del Heraldo, hoy sobre ese infierno para los ojos que fue contemplar impotente cómo era pasto

¡Cuánto daño están causando!

¡CUÁNTO DAÑO ESTÁN CAUSANDO!   —¡Cuánto daño están causando Quienes, ahítos de vicios, Nos llevan a otros comicios! —¿Del ci(r-s)co que están montando Se acabarán alarmando? —Cuando los que están al mando Y ordenan que se eche el bando Fungen de sandios bribones, Los que obedecen, halcones, Sus uñas van afilando.  

De tu amigo Otramotro recibe otro

DE TU AMIGO OTRAMOTRO RECIBE OTRO Dilecta Pilar: Como tú insistes en dármelas (que no me parece mal que lo hagas, que conste en acta, sino lo normal en y preceptivo para quien se siente agradecido por el bien, poco o mucho, recibido), yo tengo que iterar mi respuesta asidua, de nada. Ya sabes que me encanta leer lo que cuentas, pero, si

Me encantan tus criterios y/u opiniones

ME ENCANTAN TUS CRITERIOS Y/U OPINIONES Dilecto Manolo: Intuyes bien, lo apropiado y correcto. En el texto que trencé y comentas, “Anécdotas y datos de mi autor”, este amigo y confidente zumbón que tienes, servidor, avezado fundidor de bromas y veras, embelecos y fetenes, te menciona junto a otras personas reales, con la calificación

Anécdotas y datos de mi autor

ANÉCDOTAS Y DATOS DE MI AUTOR Aunque no estoy seguro (sí de que he tenido la dicha, el honor y el privilegio de haber leído cuanto ha escrito mi amigo del alma, incluso cientos de textos que aún no han visto la luz), juraría que fue en un microrrelato que le trenzó a su amada Pilar, ya publicado, donde Otramotro me mencionaba y en él

Acierta quien le saca el jugo al «finde»

ACIERTA QUIEN LE SACA EL JUGO AL “FINDE” Dilecta Pilar: Gracias a ti; sin tu ayuda, querida amiga y colega, seguiría desconociendo lo que ya no ignoro (aunque, como me ocurre con otros muchos conocimientos o datos que he ido adquiriendo a lo largo de mi vida, llegue un día, próximo o lejano, en que pueda olvidarlo). Celebro que tanto

Ya he procedido a subsanar el yerro

YA HE PROCEDIDO A SUBSANAR EL YERRO Dilecta Pilar: Muchas (infinitas o eviternas) gracias, por haberme enviado esos parágrafos clarificadores de tu tesis doctoral sobre el peliagudo asunto en cuestión, la revista Papageno y su director, Julio Antonio Gómez. Ya he procedido a subsanar el yerro de y en mi epístola, al que, sin querer, me

Aunque creo que huelga el escribirlo,…

AUNQUE CREO QUE HUELGA EL ESCRIBIRLO,… Dilecta Pilar: Aunque creo que huelga el escribirlo, para las dos fechas del corriente mes en las que me urdiste que ibas a estar de cara al público, y, asimismo, para las nuevas, del mes siguiente, para todas ellas, sin excepción, confío, deseo y espero que todo te salga a pedir de boca. Bueno,

Ahí va una apodíctica certeza

AHÍ VA UNA APODÍCTICA CERTEZA (¿APARENTANDO EXPIAR ASÍ SUS CULPAS?) Ahí va, atento y desocupado lector (seas ella o él), una apodíctica certeza. Está claro, cristalino, que todas las personas mentimos. Prueba a buscar y a hallar a quienes hayan seguido y visto/oído algunos episodios de la serie televisiva “House”, la del detestable

Con sus epifanías redisfrute

CON SUS EPIFANÍAS REDISFRUTE CON SUS REVELACIONES HARTO GOCE En un soneto, que es inolvidable para un vate que aún no ha publicado, Quevedo verseó cuanto él no ha echado en saco roto (es eso imaginable): “Retirado en la paz de estos desiertos, / con pocos, pero doctos libros juntos, / vivo en conversación con los difuntos / y escucho

¿Lo evidente merece comentario?

¿LO EVIDENTE MERECE COMENTARIO? Dilecta Pilar: Lo evidente no merece comentario impertinente (salvo que nos haya abocado a ello un apetito irreprimible, pertinaz, voraz, por echar mano del pleonasmo, sea la redundancia de vocablos viciosa o no, claro). La base de cuanto trenzamos con palabras los letraheridos (hembras y varones) o, como me

Cada quien acarrea su impar roca

CADA QUIEN ACARREA SU IMPAR ROCA Dilecta Pilar: Cada quien tenemos nuestra/s circunstancia/s (cada quien acarrea su impar cruz, cual el bíblico Jesús de Nazaret, o su impar roca, cual el mítico Sísifo). Nuestra obligación (aprendimos de don José Ortega y Gasset) es salvarla/s. Tras urdir los versos con el bolígrafo, conviene dar a las

No olvidé dónde estuve ni con quiénes

NO OLVIDÉ DÓNDE ESTUVE NI CON QUIÉNES Dilecta Pilar: El hombre (hembra o varón) es un animal social, sociable, pero quienes no están preparados (ellas y ellos) para socializar, mejor que en la calle estarán en otro lugar (quienes entiendan dónde deben estar y cómo debe llamarse que lo digan). Así es. Uno puede olvidar dónde estuvo

Sí, nada de lo humano me es ajeno

SÍ, NADA DE LO HUMANO ME ES AJENO Dilecta Pilar: Como el otro hilo (mejor, recipiente) está lleno, podemos seguir la conversación (es un decir, claro) en este, aquí. Celebro que te gustara la urdidura (más bien, “urdiblanda”) que titulé “Yo soy yo y mis bastiones interiores”. A mí tu artículo o columna tanto lo hizo que propició

Sus gestas, para mí, son indigestas

SUS GESTAS, PARA MÍ, SON INDIGESTAS Quien ha leído el “Juan de Mairena (sentencias, donaires, apuntes y recuerdos de un profesor apócrifo)”, de Antonio Machado, quizá recuerde este aserto apodíctico suyo, que “la verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero”, aunque en los comentarios posteriores que hacen los dos sujetos

Loa de la lectura comprensiva

LOA DE LA LECTURA COMPRENSIVA Dilecta Pilar (y, asimismo, atento y desocupado lector, seas ella o él, porque las cartas que le envío a mi querida amiga y colega son abiertas y, si estás tú disfrutando de tu tiempo de ocio y te apetece, también las puedes leer): Supongo que alguna vez has leído, si no todos, algunos de los versos libres

Lo que yo espero es no desesperarme

LO QUE YO ESPERO ES NO DESESPERARME Dilecta Pilar: Certísimo. Abundo contigo en la versión o visión del asunto; coincido básicamente con tu criterio. Cuido mi corazón lo mejor que puedo, a base de razones (pero él, como va a lo suyo, muchas de las que le brindo las ignora; lo aprendí, sí, de Blaise Pascal). Ahora, sin el apoyo de las

Aquí se está en la gloria, en Tenerife

AQUÍ SE ESTÁ EN LA GLORIA, EN TENERIFE Dilecta Pilar: No sé si la décima será interesante para el lector, pero he necesitado fijar, de manera poética, ese momento recurrente. Te la adjunto abajo. Unos te habrán llamado la atención por qué dicen y otros por cómo lo dicen (como cabe colegir tras leer "El coloquio de los perros", de

Las mejores mujeres nos mejoran

LAS MEJORES MUJERES NOS MEJORAN Dilecta Pilar: No sé si en alguna epístola que te he dirigido a ti (o en otra a otro destinatario) he hecho referencia al “yo sigo”, sí, frase proverbial y que hizo famoso (no tengo claro si fue la frase la que hizo famoso al personaje o viceversa) a Joe Rígoli, Felipito Takatún. Pero tengo constancia

Confío en seguir pronto ese consejo

CONFÍO EN SEGUIR PRONTO ESE CONSEJO Amada Pilar: Me dispongo a trenzar los renglones torcidos de que conste esta epístola con la misma atención, fruición y seriedad con la que empecé a leer “San Camilo, 1936”, de Camilo José Cela (porque un religioso camilo, Salvador —cuando, muchos años después, la terminé de leer, entendí

Tengo un móvil sencillo, como sabes

TENGO UN MÓVIL SENCILLO, COMO SABES Dilecta Pilar: Como sabes, tengo un móvil sencillo, de primera generación (para llamar por teléfono y que me llamen, vaya), y me sobra. He leído tu artículo, como acostumbro a coronar cada viernes. Me quedo, de tu “Carnaval, carnaval” (como mi carnestolendas es habitual, pues intercambio papeles

De esos buenos amigos de papel

DE ESOS BUENOS AMIGOS DE PAPEL Vayan a donde vayan, atentos y desocupados lectores (ellas y ellos), este verano de vacaciones, si ya han hecho las preceptivas listas de pros y contras, han disipado las dudas, han decidido cuál va a ser el destino, han comprado los billetes de autobús o tren y/o los pasajes de avión y han contratado el seguro,

No te costará Dios y ayuda hacerlo

NO TE COSTARÁ DIOS Y AYUDA HACERLO Dilecta Pilar: Un aristarco (hembra o varón), crítico cabal, comenta lo bueno y lo malo que advierte en la obra realizada por un autor (ella o él). Para mí es más gratificante hacer lo primero, claro; pero asumo que debo coronar también lo segundo, si pretendo ser justo (que es a lo que aspiro), aunque

Yo asistí el mismo día a dos milagros

YO ASISTÍ EL MISMO DÍA A DOS MILAGROS Tengo para mí que, a lo largo de mi vida, hubo varias personas que me alumbraron (algunos de sus comportamientos, gestas o gestos —he de reconocer sin ambages—, en concreto, me deslumbraron), cuando otrora las traté y coincidí con ellas en la realidad de la vigilia y del día a día; y que ahora

De clara lacra a ríspida amenaza

DE CLARA LACRA A RÍSPIDA AMENAZA Como la historia es un fruto humano, dependiendo de cómo anda de dignidad, de integridad y de empeño el historiador (ella o él) de turno, de quien se dispone a escribirla (de si se implica de lleno en su trabajo y, por tanto, acude a donde se hallan las fuentes y allí hace acopio de datos y documentos

He urdido una zumbona nota bene

HE URDIDO UNA ZUMBONA NOTA BENE Dilecta Pilar: Así es, como dices. El conocimiento sobre la persona o el suceso que sea requiere días, meses, años. Con el primer vistazo acertamos pocas veces; las más nos damos un porrazo. No te quito más tiempo, que ambos andamos atareados. Lo que me dispongo a ultimar se va a titular “Un buen símil

Nada hay peor que amar a quien no te ama

NADA HAY PEOR QUE AMAR A QUIEN NO TE AMA “Naces solo y mueres solo, y en el paréntesis la soledad es tan grande que necesitas compartir la vida para olvidarlo”. Erich Fromm Como he constatado que en la actualidad hay quienes valoran a un/a artista más por su orientación sexual que por su ingenio, me he visto, velis nolis, empujado o

¿Contra quién va ese elogio o ditirambo?

¿CONTRA QUIÉN VA ESE ELOGIO O DITIRAMBO? Dilecto Jesús: Pues te aconsejo que no te sientas como hoy te sientes. “Nadie es más que nadie” (“nadie es más que otro, si no hace más que otro”, escribió Cervantes en el capítulo XVIII de la primera parte de su “Don Quijote”; esto va para los que se quedan cortos, los no avisados).

¿Derroche dinerario o una locura?

¿DERROCHE DINERARIO O UNA LOCURA? Dilecta Pilar: De nada. Tu artículo es una columna enjundiosa. En mi crítica, me limité a dar sobre él dos pinceladas. El amor es un concepto que (como ocurre tres cuartos de lo propio con otros, familia, verbigracia) cada día que pasa derriba más barreras o extiende (alarga y ensancha) más su territorio

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído