Palpito Digital

José Muñoz Clares

Nitidez

Los tiempos de las tres derechas y los trifachitos se han terminado. También los tiempos de la forzada unanimidad de la moción de censura. Ahora se ve con nitidez cristalina que en la derecha hay un centro fluctuante (Cs) un centro derecha (PP) y una ultraderecha (VOX) del mismo modo que hay una izquierda que se quiere centrar (PSOE) una cerril y neta (IU) y una extrema izquierda que en parte ha muerto de la mano de Iglesias y de la CUP, y en parte sigue viva de la mano de la morralla republicana rabiosa, independentista y pro terrorista.

Y va VOX y se planta: o se sientan a hablar conmigo o no hay nada que hacer. Lo de Andalucía fue una prueba de buena voluntad que no se repetirá ni ahora ni mañana, aunque tengamos que ir de nuevo a las urnas. ¿No van los israelíes? Pues nosotros también, y a ver si así se acaba de aclarar el panorama porque esa es parte de la poca nitidez que falta: si abocados a nuevas elecciones la parte del PP que se fue a VOX regresará al redil en que vivieron desde el fin de la dictadura hasta hace unos meses o seguirán adelante prietas las filas, recias, marciales, y que sea lo que Dios quiera aunque lo que quiera Dios sea que acabemos donde está ahora mismo Podemos.

La situación ha pasado de verse clara como la luz a ponerse en términos fascinantes de puro turbia que está. En Murcia, por ejemplo, el lunes había en la administración regional una paz de cementerio. Todo, decían, estaba pactado y el PSOE, apoyado por Cs, gobernaría después de más de dos décadas de desierto bien ganado. Pero hoy jueves no sólo no están las cosas claras sino que, al contrario, a nadie le llega la camisa al cuerpo. Al PSOE porque ve que se le alían PP-CS-VOX y los mantienen en el desierto; a Cs porque no sabe si ganando Murcia perderá otro montón de poder en lugares que sí importan porque, dejémonos de pamplinas, Murcia no importa más allá de Molina de Segura; ni el PP ha hecho lo que tenía que hacer ni el PSOE lo hizo en su día, ni lo piensa hacer ninguno de los dos.

Durante la Guerra Civil se decía que los rebeldes no bombardearon Murcia por tener qué comer una vez ganaran la contienda. Resultamos alimenticios pero prescindibles en materia de gobernación. El PP seguirá vendiendo el humo de un Plan Hídrico que resuelva nuestro problema endémico y el PSOE seguirá jugando a no hablar del trasvase que, en el fondo, saben que se van a cargar porque así lo quiere Castilla La Mancha; por eso el PSOE local, que alguna vez se llamó PSRM (Partido Socialista de la Región de Murcia), cada vez que parecía que sacaba la cabeza de la alcantarilla en que se hundió aparecía un tipo de Madrid y les daba con el trasvase en la cabeza, bien sea porque anunciaban su fin, bien porque lo iban a sustituir por desaladoras. Pues la situación se les ha puesto delicada de más y VOX ha sabido interpretar la situación: o me dejáis que me siente a hablar o van a gobernar los socialistas con ciudadanos, y cuando les vengan mal dadas me sumo a una moción de censura y el baile seguirá en términos Danzad, danzad malditos.

Lo que les digo: fascinante.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído