Palpito Digital

José Muñoz Clares

Sardanápalo era un tibio

Dicen las encuestas que la apisonadora electoral que le pasó por encima a la izquierda el pasado 4 de mayo sí se va a extrapolar a la próxima vez que nos convoquen a las urnas y que NarciSánchez habrá conseguido cumplidamente hundir al PSOE para muchos años, como lo hundió la corrupción en los 90. Loados sean los dioses si ese es nuestro futuro y nos libramos por fin de semejante botarate dañino.

Pero sería mejor no airear esos datos, seguir en la ficción de que esta gentuza va a seguir en el poder hasta 2050 -último delirio del demente en fase aguda-, no sólo porque no reaccionen ellos sino por ver si reaccionan los demás. Y los demás son todos menos los que apoyan a este gobierno fragmentado, en lucha y contradicción permanente consigo mismo, apoyado en nuestros enemigos, errático hasta el punto de tener que situarse en 2050, a 29 años-luz, para profetizar un horizonte despejado del desastre al que nos han conducido y del latrocinio fiscal a que nos va a someter para pagar de nuestro bolsillo su fracaso.

Por si eran poca cosa el paro atroz y los muertos de más por su imprevisión no se han querido privar de la esencia setentera de ser todos ellos pro Polisario. ¿Cómo no atender a nuestro amiguito enfermo, por mucho que su trayectoria esté jalonada de sangre? La Audiencia Nacional lo investiga por delitos de genocidio, asesinato, lesiones, detención ilegal, terrorismo, torturas y desapariciones. A ojos de la gentuza que nos gobierna, tan insignificantes como el golpe de estado que perpetraron los pacíficos indepes a los que NarciSánchez va a indultar contra la opinión del Supremo, de la Fiscalía y de la mayor parte de la población española, que dice que si Tejero cumplió su pena, ¿por qué no éstos?

A quien así se portara en un país serio probablemente lo encarcelarían para frenar la degradación del sistema y permitir la reflexión sobre a dónde nos conducen, que ya se ve con claridad: NarciSánchez y señora se van a vengar de nosotros por no quererlos ni votarlos, como Ortega en Nicaragua y Lukashenco en Bielorrusia se están vengando de su población a tiros. Sin reparar en gastos y muertos. Muertos, destrucción de la economía, fracaso internacional… Sea. ¿No era lo que decía Hitler encerrado en el búnker y a punto de pegarse un tiro en la sien? Si Alemania no ha podido implantar el Reich de los mil años, no se merece sobrevivir. Y eso mismo piensa el psicópata que detenta el poder en España. Y lo quiere evidenciar peor que Sardanápalo. No me basta con sacrificar a mis perros y a mis amantes, con quemar mi palacio y matar a mis sirvientes; quiero que después de mí no quede ni el caos porque no haya nada ni nadie sobre quien proyectarlo.

Así que muera Marta y muera harta.

¿Es eso lo que nos merecemos? Los hechos son tozudos: si en parte lo tenemos, si lo tememos peor y no ponemos fin al delirio, entonces es que nos lo merecemos. Efectivamente.  

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído