Palpito Digital

José Muñoz Clares

Einstein, populismo, Brexit y VOX

Del Brexit y las mentiras que lo promovieron surgen consecuencias para quienes sostenemos, con Einstein, que «la medida de la inteligencia es la capacidad de cambio.» Si a lo anterior le unimos que «toda la ciencia no es más que el refinamiento del pensamiento cotidiano» (Einstein), debo recordarles que el pensamiento cotidiano, unido al de los científicos, anticipó que el Brexit acarrearía al antiguo Reino Unido, hoy en explosión (Irlanda, Escocia, Gales…), más problemas que ventajas, tal como los hechos han demostrado. Esperar que lo entienda el acémila de Johnson y los más acémilas golpistas catalanes resulta inútil: a todos ellos el cerebro les sobra: les basta con el cráneo para sostener la boina. 

Y aquí nos damos con VOX, cuyo programa -desaparecido de la red, según acabo de constatar al hilo de este artículo; lo he tenido que extraer de otras web, no de la suya- incluye la deportación de los inmigrantes ilegales a sus países de origen, y eso es exactamente lo que ha conducido al desabastecimiento de gasolineras y supermercados en UK. Se lo dijimos pero ellos, llevados por un impulso cateto e isleño, decidieron que sólo podrían ser ellos mismos en un universo pequeño y aislado, inmerso en su pequeñez y en su desdén hacia una Europa que nos hace más grandes a los demás; menudo vecindario tenemos: portugueses, franceses, italianos, alemanes…

La inmigración resulta imprescindible para mantener una sociedad decadente y acomodada como la nuestra porque no tenemos la reposición generacional suficiente, y la poca que hay no quiere conducir camiones, dedicarse a la agricultura o cuidar ancianos; prefieren comprarse un título y un par de máster en la universidad -hasta ahí la han ido rebajando unos y otros- para ser luego parados de lujo y vivir a costa de sus padres hasta que consigan vivir de sus hijos. La inmigración es imprescindible para sostener el sistema de pensiones, la agricultura, el cuidado de nuestros mayores y la Seguridad Social, es decir, todo eso que consideramos el Estado del Bienestar. Y VOX quiere mantener una supuesta pureza de nuestra raza que, si es algo, es mestiza, con vaivenes demográficos que pasan por fenicios, griegos, romanos, godos, musulmanes, franceses… 

Que es preferible que sean inmigrantes legales e integrados, sin duda: en eso estamos de acuerdo. Que hay que poner el fin al chollo de la subvención vitalicia es igualmente claro, pero mientras nos empeñemos en complicar la regularización de los inmigrantes a ellos los abocamos a la precariedad del sin papeles o a la delincuencia mientras nosotros no podemos prescindir de esa mano de obra en modo alguno. El Brexit lo está demostrando día a día. Por lo tanto VOX debe repensar sus planteamientos si quiere ser un socio aceptable y fiable en el futuro de nuestra gobernabilidad, eliminando todo componente racista o sexista de su programa. España es heredera de los romanos invasores que nos sacaron de la barbarie y acabaron por conceder la ciudadanía a todos los habitantes de provincias (Constitutio Antoniniana, año 212 de nuestra era) y aceptaron tener tres emperadores hispanos. ¿Tendremos alguna vez un presidente del gobierno musulmán, cristiano ortodoxo o judío, por no agotar la enumeración? Sin duda, si somos de verdad inteligentes y educamos nuestra capacidad de cambio de cara al futuro inmediato.

Volvamos a Einstein: «Una persona inteligente resuelve un problema. Una persona sabia lo evita.» En este caso hemos de ser inteligentes y no sabios: si queremos colas en las gasolineras, desabastecimiento en los supermercados, crisis de la agricultura, falta de personal sanitario, etc, etc, etc, pues vayamos de sabios, evitemos el problema y dejemos que llegue VOX a influir en el PP si finalmente aciertan a echar a esta caterva o, no evolucionando en su programa, le regalen a Perrosánchez cuatro años más de mandato para que culmine su obra de destrucción de nuestro país.

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído