POR EL REPORTAJE DE SERGIO MORATE

La investigación de El Mundo sobre Javier Negre concluye a su favor y acredita que el periodista no se inventó la entrevista

Las declaraciones de la joven que él plasma en el periódico son tal y como ella las dijo

La comisión de investigación sobre el periodista de El Mundo, Javier Negre, acusado falsamente de haberse inventado una entrevista, ha concluido a su favor. Así informan en exclusiva a Periodista Digital fuentes cercanas a la dirección de El Mundo donde aclaran que la investigación que ha acreditado que Negre no se inventó nada ha sido llevada a cabo durante cerca de dos meses por el reputado despacho de compliance Broseta.

Esta comisión, compuesta por expertos de una consultora de Compliance Penal externa contrata por El Mundo, pudieron verificar la grabación que acredita que la conversación entre el periodista y la primera víctima del asesino de Cuenca Sergio Morate existió tal y como Negre la reflejó en su reportaje de ‘El Mundo’. Las declaraciones de la joven que él plasma en el periódico son tal y como ella las dijo según se puede escuchar en la grabación.

La publicación de un tipo de sentencia contra El Mundo y Negre el 10 de noviembre de 2019, que es habitual entre los periodistas y medios hoy en día pero que nunca antes había tenido tanta repercusión, fue usada por el independentismo, Podemos y el presentador Risto Mejide para impulsar una cacería contra Negre por motivos ideológicos basándose en el titular ‘fake’ de que se había “inventado” una entrevista, algo que en ningún momento recoge la sentencia.

Lo que estimó el juez de primera instancia de Cuenca en su resolución judicial principalmente es que el trabajo periodístico de Negre y la conversación que mantuvo con la mujer delante de una grabadora y que luego recogió en El Mundo no fue formalmente y desde el punto de vista legal una entrevista sino un reportaje.

Pero es que cualquiera que leyese el texto de Negre entiende que lo que él redactó en El Mundo fue un reportaje donde incluía, además, de las declaraciones de la joven, otras declaraciones e informaciones basadas en otras fuentes a las que pudo acceder. Hizo lo que es una práctica habitual en el periodismo de sucesos y de investigación: ir al lugar de los hechos, hablar con la víctima y las distintas fuentes de información y elaborar con todo ese material un reportaje. No es que Negre se levantase un día en su casa y se inventase desde el sofá de su casa cinco declaraciones de la mujer y las pusiese en su boca tal y como se ha llegado a afirmar.

Aquella sentencia, que castigó principalmente el uso indebido de una foto de Facebook de la joven que no fue responsabilidad de Negre tal y como ha concluido la comisión, fue descontextualizada y manipulada para hacer viral la idea de que Negre se había inventado una entrevista y someterle a una caza de brujas sin precedentes en la prensa nacional. Una persecución instigada desde las redes sociales, medios de izquierdas que provocó un ambiente de presión enorme para que el diario de Unidad Editorial despidiese a uno de sus periodistas de referencia. Esa presión también se trasladó al interior de la redacción de El Mundo donde algunos pidieron su cabeza basándose en el titular fake de que se había inventado una entrevista.

A nadie se le escapa que Negre ha sido la bestia negra por quienes le consideran cercano a Vox, PP y Ciudanos e incómodo para el independentismo y Podemos. Y detrás de ellos, además de Risto Mejide, se sumaron el condenado por secuestro Gonzalo Boye, Rubén ‘Facuo’ Sánchez, Gabriel Rufián, Cristina Fallarás y otros destacados tertulianos de la izquierda.

RISTO MEJIDE SE SUMA A LA CACERÍA DE NEGRE

El programa de Risto Mejide ‘Todo es Mentira, producido por el independentista Toni Soler para quien Negre es un incordio, se sumó a la cacería e hizo creer que despidieron al periodista por haberse inventado la entrevista cuando la realidad es que él había dejado de asistir al programa cuando a su madre le detectaron de forma repentina una grave enfermedad.

Risto y la dirección, sin humanidad alguna y conocedores del verdadero motivo, escondieron la razón real y lanzaron la ‘fake news’ de que habían dejado de contar con Negre por haber sido condenado por inventarse una entrevista. “Ya no eres bienvenido”, lanzó en directo Risto a un Negre que se había negado a hablar de su problema familiar en televisión por razones de intimidad.

Ante tal campaña de desprestigio sin precedentes, El Mundo se vio obligado a emitir un comunicado aclarando que Negre no se había inventado nada y que existían “pruebas sonoras” de que la conversación entre Negre y la mujer se produjo. El programa de Risto publicó el comunicado de El Mundo pero omitiendo que existían pruebas sonoras que acreditaban que no hubo una entrevista falsa.

También encargó al despacho Broseta una investigación interna para aclarar lo sucedido, averiguar la cadena de responsabilidades que derivaron en la sentencia de Cuenca dado que Negre en ese momento era un colaborador externo y no participó directamente en algunos hechos que provocaron la condena. Broseta también se encargó de investigar la aparición de una cuenta falsa de Twitter con el logo de El Mundo donde se afirmaba falsamente que Negre se había inventado más historias.

Tras cerca de dos meses de investigación, ésta se cerró a favor del periodista que ha sido víctima de esta cacería porque sus reportajes que desmontaban la propaganda del independentismo y Podemos obviamente estaban haciendo mucho daño y, por ello, quisieron destrozar su credibilidad ganada a golpe de reportajes exclusivos durante los últimos años.

Negre sobrevivió a esta caza de brujas que buscaba su despido y muerte civil y será clave para denunciar las tropelías del nuevo Gobierno socialcomunista que tratará de amordazar a periodistas como él. ¿Porque alguien cree que si Negre hubiese sido un periodista de izquierda se habría escrito algo sobre un tipo de sentencia que es bastante habitual en los medios hoy en día? ¿O es que todas las declaraciones que vemos publicadas en los medios por los periodistas fueron precedidas por una documento de autorización del autor de las mismas? La respuesta es obvia. Parece que en este país sólo se puede ser periodista de izquierdas.

VER ‘EL QUILOMBO’ – PRESENTADO POR LUIS BALCARCE

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído