El expresidente anima a Pedro Sánchez a que siga dando coba en Cataluña

Zapatero niega que los independentistas catalanes sean golpistas y saca la cara por Otegi

Zapatero niega que los independentistas catalanes sean golpistas y saca la cara por Otegi
José Luis Rodríguez Zapatero PD

Es un personaje dañino a más no poder. El expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, se ha despachado a guato este domingo 16 de diciembre de 2018 en una entrevista a ‘El Mundo’, donde ha afirmado que los independentistas catalanes han sobrepasado los límites de la política, pero no comparte que se les llame golpistas, y ha animado al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, a seguir por el diálogo, porque «no hay ninguna duda de que es el camino».

Advierte de que la reacción de la democracia a las actuaciones de los secesionistas no puede ser excluirlos del concurso democrático y recalca que ellos ya saben que la independencia es imposible, por lo que ahora se trata de que sepan que «no es deseable».

«La reacción inteligente es convencerlos, reconocer que hay un problema, en el que ellos no tienen casi ninguna razón desde nuestra perspectiva»,

subraya el expresidente, para quien sería un error acudir al artículo 155 de la Constitución, de suspensión de la autonomía, para arreglar el conflicto catalán.

Sostiene que hasta ahora no ha habido prácticamente diálogo e insiste en que «por más equivocados que estén, que lo están, y por falsas que sean sus creencias, lo inteligente es acertar en la respuesta».

«Y en democracia lo inteligente es agotar la persuasión, el convencimiento y el acercamiento», porque «detrás de las tesis independentistas hay un millón de personas activamente convencidas», puntualiza.

Sobre sus encuentros con el líder batasuno Arnaldo Otegi, con el que se reunió o con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, lo tiene claro:

«Tenía interés en conocerle. Quedamos simbólicamente en el caserío donde él y Eguiguren estuvieron hablando y preparando el diálogo que llevó a la desaparición de ETA. Me parecía que intercambiar lo vivido podía ser interesante.

Casi siete horas de conversación, en las que constaté que fue una persona clave en el proceso final de ETA. Percibí tranquilidad para el futuro y le transmití la necesidad de dar más pasos en el reconocimiento de lo sucedido y del dolor de las víctimas. La democracia demuestra su superioridad moral con la generosidad, y la reincorporación a la convivencia democrática de quienes han sido sus adversarios más peligrosos».

Finalmente, sus declaraciones sobre Maduro le presentan como un mediador de autoridad en la zona convencido de que puede evitar un conflicto que, en realidad, ya ha costado más de cien muertos:

«Hace año y medio estuvo a punto de estallar el enfrentamiento civil, y yo era el único que estaba allí. Reuní en una habitación de hotel a Gobierno y oposición para parar la locura de la violencia. Afortunadamente se paró, aunque con cien muertos. Para mí ése es un valor superior».

Con estas ganas intentan partirle la cara a Zapatero en Venezuela: «¡Asesino!»

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído