LA CLAVE DEL DÍA

La Vanguardia pide a ‘alguien’ que rinda cuentas sobre la legionella

En su editorial, el diario catalán no menciona a la Generalitat como responsable de las diez muertes causadas por el brote

El periódico de Godó asegura que es más grave la legionella que el ébola

Un brote de legionella ha matado ya a diez personas en la provincia de Barcelona. Las noticias apenas han aparecido en los periódicos no ya editados en Madrid, sino en los editados en Barcelona.

La Vanguardia dedica hoy su segundo editorial -no el primero, que trata la posición del Gobierno turco ante el grupo terrorista del Estado Islámico- a la difusión de este brote. El periódico de la familia Godó considera de más gravedad lo que está ocurriendo en Sabadell y Ripollet con la legionella que en Madrid con el ébola, pero en ningún momento menciona a la Generalitat, ni a la consejería de Sanidad catalana, ni al consejero, Boi Ruiz.

Un lector podría llegar a la conclusión de que las autoridades a las que La Vanguardia exige explicaciones, medidas, campañas y responsabilidades son el Ministerio de Sanidad, con sede en Madrid, el Ayuntamiento de Sabadell (socialista) o incluso la OMS.

El brote de legionelosis registrado en Sabadell y Ripollet ha afectado por el momento a más de cuarenta personas y se ha cobrado la vida de diez de ellas. No puede compararse lo sucedido con el caso de ébola de Madrid, porque las enfermedades y las situaciones son completamente diferentes.

La legionela es una bacteria conocida y hay medios para luchar contra ella. Pero el miedo, la angustia y la falta de información adecuada han estado presentes entre los vecinos de las dos localidades catalanas. A día de hoy, un mes y medio después de haberse detectado el primer brote de legionelosis en Sabadell, las autoridades sanitarias todavía no han sido capaces de detectar su origen, hecho que mantiene la lógica preocupación entre los ciudadanos. El brote de Ripollet, en cambio, sí que parece haberse detectado y aislado, aunque también está pendiente de confirmación.

Diez muertes provocadas por legionela es una cifra muy alta y no es de recibo, en absoluto, el intento de minimizar su gravedad que han hecho las autoridades sanitarias al destacar que las personas fallecidas ya tenían otras patologías previas, como si no tuvieran el mismo derecho a vivir que las personas sanas.

Nadie ha dado explicaciones del porqué todavía no ha sido posible localizar y aislar los brotes de legionela de Sabadell. Es muy grave este grado de ineficacia en la salud pública. Hay que empezar a exigir explicaciones y responsabilidades por ello. De entrada es urgente dedicar más medios y esfuerzos para detectar el origen de la infección, con objeto de poder sanearlo y aislarlo debidamente. Todavía no se sabe, tampoco, si hay uno o más. No puede pasar más tiempo sin que este misterio se resuelva.

 

 

Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído