ARTÍCULO EN LA RAZÓN

El encendido elogio de Alfonso Ussía a Rubalcaba deja hundidos en la miseria a Sánchez y Zapatero

"Se ha echado de menos la voz de Alfredo, que permaneció en silencio mientras socialistas como González, Guerra, Corcuera, Leguina, Vázquez, Ibarra y Redondo no han tenido pelos en la lengua para denunciar el rumbo errado del PSOE actual"

El encendido elogio de Alfonso Ussía a Rubalcaba deja hundidos en la miseria a Sánchez y Zapatero
Alfonso Ussía y Rubalcaba, a la derecha, con los insustanciales Sánchez y Zapatero. PD

Alfonso Ussía, como la gran mayoría de columnistas de la prensa española, tuvo que cambiar a mediodía del 10 de mayo de 2019 su idea primigenia para la tribuna de este 11 de mayo de 2019 en La Razón. El fallecimiento de Alfredo Pérez Rubalcaba es el tema que vertebra cualquier diario, incluido ese mismo que echó al exministro del Interior con cajas destempladas –Exclusiva PD / Las plañideras de El País lloran la muerte de un Rubalcaba al que echaron como agua sucia-.

Ussía elogia abiertamente la figura de Rubalcaba y, aunque no esconde ni disimula los errores que tuvo a lo largo de su vida política, no duda también en ensalzar los puntos fuertes de un político al que, quizá, se echó de menos que fuera más crítico con la deriva secesionista a la que Pedro Sánchez estaba llevando (y sigue empeñado en ello) al PSOE –Alfredo Pérez Rubalcaba: Ha muerto el último dirigente del PSOE con sentido de Estado:

Tuve muchos encuentros y desencuentros con Alfredo Pérez de Rubalcaba. Pero imperan los primeros. El fundamental, su apoyo firme y callado a la Corona, que culmina con su buen hacer en las semanas previas a la abdicación del Rey Juan Carlos I y la proclamación de Felipe VI. Su peor época, sin duda alguna, la del Gobierno de Zapatero. Zapatero más que un presidente del Gobierno fue una infección, y contagió a todos los que le rodearon.

El único palo que Ussía le pega a Rubalcaba tiene que ver con el infausto 11-MEl perturbador audio de la cúpula policial de Rubalcaba sobre los atentados del 11M-:

La actuación de Rubalcaba en las horas posteriores al atentado islamista en Madrid fue cínica y penosa. Pero su socialismo jamás nubló su españolismo. Nos unían sentimientos seguros. Fue, como yo, pilarista, y del colegio de la calle de Castelló. Madridista a ultranza. Y montañés. Ahí me ganaba, porque Alfredo nació en La Montaña de Cantabria y yo no tuve otra opción que elegir adoptarme por ella. Listísimo, simpático y embaucador. Un alto dirigente del PP, que sufrió su ironía, sus manejos y su inteligencia, al saber de mis buenas relaciones -tiempos últimos de los Gobiernos de Felipe González-, con Rubalcaba me advirtió: -Cuidado con ése que miente mucho y es más letal que el cianuro-. Le respondí que él también era un mentiroso, pero sin el atractivo del cianuro.

Destaca la sólida formación académica del líder socialista –Cañizares y Rubalcaba, amigos para siempre: «Echo de menos que no sea usted el actual ministro de Educación-:

Alfredo estaba muy bien educado, y es detalle a no olvidar. Escribo en pasado, porque ya no es lo que fue ni será lo que era. El Colegio del Pilar educaba y formaba. Creo que era un poco mayor que yo. Aprendimos a jugar al fútbol cuesta arriba o cuesta abajo, en el solar que servía de campo de recreo a los medianos y mayores. Y éramos madridistas. Zapatero y Sánchez son del Barcelona, porque el Real Madrid, más allá de nuestras fronteras, fue el gran embajador de España. Zapatero y Sánchez ignoran que Franco fue quien salvó al Barcelona de la quiebra. Y me alegro. De no haberlo salvado, no habríamos disfrutado del 4-0 que le endosó el Liverpool en Anfield, delicioso regalo.

Destaca el socialismo puro y por convicción que profesaba Rubalcaba –Fallece Alfredo Pérez Rubalcaba tras dos días luchando a brazo partido con un ictus-:

Rubalcaba era socialista por convicción, que no por resentimiento. Fue químico y atleta. Y creo no ser injusto si afirmo que uno de los políticos más inteligentes de nuestra etapa democrática, que está a un paso de claudicar por culpa del silencio de los que como él, no confunden la militancia socialista con el antiespañolismo, el rencor y las lisonjas al independentismo. Ahí se ha echado de menos la voz de Alfredo, que permaneció en silencio mientras otros socialistas de su generación, Felipe González, Alfonso Guerra, Jóse Luis Corcuera, Joaquín Leguina, Francisco Vázquez, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, Nicolás Redondo, y otros muchos, no han tenido pelos en la lengua para denunciar el rumbo errado del PSOE actual. Socialistas patriotas sin complejos. Más patriotas que otros que presumen de serlo desde el PP desvencijado de Rajoy y Soraya, la auténtica fundadora de Podemos y del populismo demencial en España. Iglesias no es otra cosa que el títere elegido por la piraña de Valladolid para debilitar al PSOE. Y le salió rana la estrategia.

Subraya que tuvo aciertos y errores, pero siempre, cualquier decisión, buscando no herir sensibilidades –El facineroso rapero Pablo Hasel pierde definitivamente la cabeza con asqueroso tuit contra Rubalcaba-:

Rubalcaba, como todos los grandes, ha acertado y errado, pero eliminando sus aristas más hirientes, ha sido un socialista español entregado a sus ideas y al servicio a los demás. Ministro de casi todo y cumplidor estricto de la Constitución. No se enriqueció, y le pasaron millones de euros libres de justificación por las manos. Fue leal a sus ideas, a su partido, a la Constitución, a España y al Rey. Y el más poderoso de todos los políticos de su tiempo. «Lo sé todo de todos».

Y remacha con un último elogio –El PSOE de Rubalcaba-:

Cuando escribo pasea por el límite que separa la vida de la muerte. Y mucho lo lamento. Me hubiera gustado un Rubalcaba más sincero y certero en los últimos tiempos. Eligió el silencio como otros optaron por la voz. Pero quien hoy yace sin luz en la cama de un hospital, fue un grande. Y lo escribo plenamente convencido de ello. Y con la memoria alegre de su cordialidad.

Juan Velarde es redactor de Periodista Digital @juanvelarde72

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido