LAS SOFLAMAS A FAVOR DEL INDEPENDENTISMO Y EN CONTRA DEL ESTADO DE DERECHO, EN LAS TARDES RADIOFÓNICAS DE ATRESMEDIA

El ‘Gabinete de los golpistas’: Elisa Beni y Juan Adriansens justifican desde Onda Cero que los CDR utilicen la violencia para lograr sus metas

Adriansens: "La violencia puede ser perfectamente justificable"

El 'Gabinete de los golpistas': Elisa Beni y Juan Adriansens justifican desde Onda Cero que los CDR utilicen la violencia para lograr sus metas
Julia Otero y Elisa Beni. OC.

«Todavía no le habíamos dedicado un Gabinete a los CDR«, dijo Julia Otero para introducir el tema sobre el que disertó su gabinete este 3 de abril de 2018: los autodenominados Comités de Defensa de la República–Pilar Rahola: «¿Kale borroka? Las CDR son un movimiento cívico, transversal y con gente de buena fe»–.

Y en ese marco, algunas (incendiarias) afirmaciones de Elisa Beni y Juan Adrianses bien podrían haber tenido lugar en la TV3 de Vicent Sanchis o en la Catalunya Radio de Mònica Terribas–Palomera sale en defensa de los «delincuentes organizados del CDR» y se lleva un zasca memorable –.

Pero no, sucedió en la Onda Cero de Atresmedia. Sí, ya saben, el mismo conglomerado mediático del que es consejero delegado Silvio González y donde Javier Bardaji ejerce como Director General de Atresmedia Televisión y militante destacado de Ciudadanos, cuyas abultadas chequeras se llenan a la misma velocidad con la que entonan las proclamas del progresismo más radical e incendiario–Agárrense: para la sectaria Ada Colau los CDR son jovencitos pacíficos y Griso se queda tan pancha –.

Centrémonos en los sucedido (y en lo declarado) desde el micrófono verde del programa ‘Julia en la Onda’ de este 3 de abril de 2018–Los Mossos escoltan y dan cobertura para que los CDR coloquen sus lazos en las carreteras–.

La Beni diferenció entre diferentes grados de violencia. E hizo la trampa del siglo. Según su razonamiento, como a los que están armando algaradas desde la CDR -veremos, si la situación política sigue empantanada, hasta dónde son capaces de llegar- les van a caer la pena máxima, los 30 años, pues entonces que la armen–Dani Mateo tira de bobadas para subirse al carro de los que blanquean la imagen de los catabatasunos CDR–.

De momento no hay conocimiento de que a nadie se le haya condenado a eso por cortar carreteras e intentar tomar la delegación del gobierno (Elisa, algunos terroristas con delitos de sangre han salido a la calle sin cumplir íntegramente sus condenas. Búscate en Google la ‘doctrina Parot’).

Elisa Beni: Me vas a dejar que conteste yo que he vivido la kale borroka, que yo viví durante los años de plomo en Pamplona y en el País Vasco, ya ni como metáfora. Los incidentes que se producían en aquellos años no tienen nada que ver. Yo he vivido manifestaciones del sector pesquero cuando estaban en desacuerdo con el cupo de pesca con Marruecos que eran mucho más violentas que todo esto. Volcado de camiones, proyectiles contra las fuerzas de seguridad…y nadie considero que eso fuera kale borroka.

Los que ahora hacen metáfora en plan de esto es casi como la kale borroka acabarán diciendo que es rotundamente kale borroka para acabar aplicando la pena criminal que corresponda. Ojo con eso, porque criminalizar determinados grados de violencia con semejantes penas puede hacer que mañana cualquier tipo de protesta se le considera igual de grave.

Luego llegó Adrianses, un nostálgico de la guillotina de Robespierre en la Revolución Francesa. Para eso todo en el mundo es violencia. A Adrianses Javier Gallego le dió una clase de primero de políticas.

Fue Max Webr quién definió al Estado moderno como aquella organización dotada de legitimidad para ejercer la violencia física legítima dentro de su territorio. Y los CDR, por mucho que no lo entiendan ni la Beni ni Adrianses, no la tienen. Fin de la cita.

Juan Adrianses: […] Pues yo no acabo de entender muy bien que es lo que pretende esta gente de la CDR. Exasperar a unos pobres camioneros que vienen de horas y días cansados sin dormir y que pierden su mercancia…¿en qué facilita eso el advenimiento de la República Catalana? Y eso que yo soy de los que comprende la génesis de estos acontecimientos, pero no comparto su desarrollo.

Comprendo que la gente se rebele. Eso de que no haya violencia es una mantra bobalicona y maricona que se ha puesto de moda porque la historia del mundo es una historia de violencia, antes y ahora. El ser humano no ha cambiado. Ahora bien, si ustedes se rebelan, háganlo inteligentemente, todo esto es gratuito.

Julia Otero: El primer día recordemos que intentaron entrar en la delegación del gobierno, estos actos fueron los más graves de todo lo que han protagonizado los CDR

Javier Gallego: Yo voy a ser más crítico que mis colegas de tertulia. Elisa, la violencia es violencia y me da igual que sea activa o pasiva. Juan, no hay que buscar justificaciones porque en democracia hay cauces legales para manifestar la rebeldía

Adrianses: ¡No ha habido cauces legales!

Javier Gallego: Muchos separatistas se vanagloriaban de crear manifestaciones pacíficas y ahora son los primeros que ven que esa violencia se vuelve en su contra. Cortar carreteras es violencia.

Elisa Beni: Cortar una carretera no es violencia

Adrianses: Puede ser absurdo. Pero cortar una carretera no es violencia y además la violencia puede ser perfectamente justificable o no serlo.

Javier Gallego: Será pasiva o activa, pero ante la violencia no puede buscarse ningún tipo de justificación

Adrianses: No no no estoy de acuerdo. Hay violencia justificada y no justificada

Javier Gallego: En el Estado de derecho el único que tiene legitimidad a través de los gobiernos para ejercer la violencia. ¿Quién decide si no Juan quien tiene legitimidad para la violencia?

Adrianses: La violencia está en el ser humano.

Javier Gallego: Eso es muy peligroso. ¿Qué mentes deciden que esta violencia es legítima?

Adrianses: Si tú hubieras estado en el poder la Revolución Francesa no hubiera existido

Elisa Beni: Yo voy a hacer un razonamiento que pido que me sigan quienes quieran hacerse una pregunta intelectual y contestarla con rigor. Los que estén en los extremos hooligans que no me sigan.

La pregunta es, según la nota de la Fiscalía y las investigaciones de Llarena, si por cortar las carreteras te pueden caer 30 años de cárcel como si hubieras tomado las armas…¿qué se gana con no coger las armas? Si penalizo lo menos con lo más, igual sale a cuenta hacer lo más. Tomar las armas y hacer un alzamiento.

Javier Gallego: ¡a las barricadas!

Elisa Beni: He dicho que solamente me sigan aquellos que me quieran seguir intelectualmente

Julia Otero: Ha hecho un planteamiento muy interesante.

Demasiadas pocas cosas (nos) pasan.

VÍDEO RELACIONADO:

Ada Colau está encantada con los pacíficos CDR y Griso no dice ni pío

Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído