El periodista recuerda al político izquierdista que él y su familia 'se lo han llevado crudo'

Eduardo Inda sacude una buena tunda al podemita Pablo Bustinduy

"Buena parte es responsabilidad del PSOE que tú tan bien conoces, porque tu madre militó en él y tu padre era director de Metro de Madrid y también se beneficiaba"

Madrileño de 31 años, Bustinduy es licenciado en Filosofía y Ciencias Políticas, Master por el Instituto de Estudios Políticos de París

Es lo de todos los sábados en las pantallas de las televisiones del duopolio ilaloespañol: Atresmedia y Mediaset.

Este 20 de junio de 2015, como parece obligado, con los de Podemos de invitados de postín, Eduardo Inda en papel estelar, repartiendo ‘ostias como panes’ entre el progrerió y Paco Marhuenda poniendo puntos sobre las íes, mientras el resto hacían de comparsa (Eduardo Inda plancha a la podemita Bescansa a cuenta del ‘antisemita, racista, xenófobo y semiproetarra’ Zapata).

Llegó al plató de ‘La SextaNoche’ como representante de Podemos, el paniaguado Pablo Bustinduy, al que el presentador -fiel al guión- trató con cariño y dejó soltar una tras otras sus pastosas homilías (Las mentiras de Iñaki López en la SER: Alfonso Rojo pidió cuatro veces disculpas a Ada Colau).

Cuando Bustinduy se puso demasiado estupendo hablando de Grecia, de los ‘hermanos gemelos’ de Podemos que mandan allí y de los ‘desastres‘ de España, Inda se fue a por él y por el flanco que sin duda más duele al dirigente podemita («Casi toda la clase periodística está del lado de Podemos»).

El periodista, con bastante mala leche, recordó las doradas raíces familiares del miembro de la formación de Pablo Iglesias (Inda sobre Colau, Carmena y Ribó: «Son demagogos y mentirosos, el primer día van en metro y después con chófer y aire acondicionado»).

Tras subrayar que buena parte de los actuales males de España tienen su oprigen en la gestión desastrosa de Zapatero y en las chapuzas del PSOE, Inda se fue directo a por Bustundy:

«Buena parte es responsabilidad del PSOE que tú tan bien conoces, porque tu madre militó en él y tu padre era director de Metro de Madrid y también se beneficiaba».

Uno de los puntos centrales del discurso de Podemos es la crítica a la ‘casta‘, como llama a la confusión de intereses entre partidos políticos, Administración pública y grandes empresas.

Y, dentro de esas reprobaciones, uno de los objetivos centrales es acabar con las ‘puertas giratorias‘, es decir, el paso de cargos públicos al sillón de un órgano directivo de alguna compañía vinculada al poder público o con intereses derivados de él.

La madre de Pablo Bustinduy es Ángeles Amador, ministra de Sanidad entre 1993 y 1996, en el último Gobierno de Felipe González.

Sin carné del PSOE, Amador fue diputada en dos legislaturas, entre 1996 y 2002, cuando abandonó con la llegada de la nueva dirección del partido. Su mandato al frente de Sanidad fue convulso, y sufrió una auténtica «marea blanca» con varios frentes. El primero, como responsable de un ‘medicamentazo‘, con el que se excluyeron un millar de fármacos del sistema público de salud.

Al mismo tiempo, como se denominó entonces, vivió la ‘guerra de las batas blancas‘, una huelga indefinida de los médicos por una equiparación salarial que duró casi dos meses.

La exministra ocupa ahora un asiento en el Consejo de Administración de Red Eléctrica Española, empresa privada con el SEPI como mayor accionista, es decir, controlada por el Estado.

Según la terminología de Podemos, sería un caso de ‘puertas giratorias‘: desde el sillón en un ministerio y el escaño del Congreso hasta un alto cargo en la compañía operadora del sistema eléctrico.

Madrileño de 31 años, Bustinduy es licenciado en Filosofía y Ciencias Políticas, Master por el Instituto de Estudios Políticos de París y dice estar terminando una tesis doctoral en filosofía política en la New School for Social Research de Nueva York. Es políglota, articulista, investigador y profesor en diferentes universidades de Estados Unidos, según su currículum.

Unos estudios en el extranjero sufragados por las diferentes becas obtenidas por méritos académicos o profesionales, como la Erasmus, o las de la Fundación La Caixa y la de Caja Madrid.

No es para avergonzarse, pero tras la andanada de Inda y escuchar como en director, en la ‘cadena amiga‘, recordaban de dónde viene, cómo vive y de qué disfruta, al de Podemos se le atragantó la noche y sólo acertó a balbucear:

«Yo no creo que deba formar parte del debate político las cuestiones personales de nadie. Cuando uno tiene exposición pública debe asumir lo que dice y lo que hace. Pediría que dejaras a mi familia al margen y las cuestiones personales».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído