César Alonso de los Ríos: «El PP muestra una desconsideración de sus principios y valores»

César Alonso de los Ríos: "El PP muestra una desconsideración de sus principios y valores"

Jéssica Nieto (PD).- Está ganando Pedro Arriola, «si el arriolismo lo entendemos como un cierto relativismo ideológico y político». César Alonso de los Ríos analiza para PD la situación interna que está viviendo el Partido Popular. Dice que el PP debería mejorar las relaciones con los periodistas y les da un consejo: «El PP no puede esperar que sólo por la crisis ecónomica le vengan votos; tiene que presentar un programa a la sociedad

¿Está dando resultados el “marianismo”?

Por los símbolos externos no. Pero lo veremos en las elecciones gallegas, vascas y europeas. Pero hoy por hoy, la ruptura que se ha producido en Navarra, lo que está sucediendo en Alicante, la crisis interna del PP en Cataluña y el lío que está habiendo en Madrid, con dos facciones del PP enfrentadas, no indican que el “marianismo” sea una ideología que esté dando coherencia al partido. Por otra parte, no se sabe muy bien que hace el “marianismo” en relación con la crisis mundial.
Creo que la impresión que da, es que está esperando que de la crisis económica española le vengan los votos, pero no hay propuestas ni un programa ante la sociedad. Se está esperando que los fallos del gobierno lleven al PP al poder. Pero esto es muy arriesgado, especialmente en España, ya que el hecho de que existan comunidades con una personalidad tan acusada, hace que por ejemplo, en Cataluña la crisis económica no tenga los efectos deseados para el PP, ya que el desencanto del elector se puede hacer que vote a CiU, por ejemplo.
El PP nacional no acaba de entender que está en una situación en la que el panorama de las comunidades autónomas ha roto el mercado de voto nacional y del electorado.

¿Ha conseguido Soraya Sáenz de Santamaría reconducir a su redil al grupo parlamentario o hay una célula durmiente esperando para actuar?

Lo que creo relevante es que Cospedal diga que exista una posición enervada dentro del propio partido. Lo que ha pasado con Soraya Sáenz de Santamaría es que ha querido controlar físicamente al grupo parlamentario, pero ha tenido que dar marcha atrás. Da la impresión que ha “bajado el tono” de sus exigencias. Esta tensión interna que ha querido mantener tampoco está funcionando.
Hoy en día, estamos ante una clase política que escandaliza, y no sólo hablo por el grupo popular: esas sesiones del parlamento donde no hay nadie… es muy triste e indica una desmoralización de los diputados que obviamente, llega al público.

¿En el PP han cambiado los principios? ¿O es sólo cuestión de formas?

El PP muestra una desconsideración respecto a sus principios y valores.
Por ejemplo, el famoso lío con María San Gil: era evidente que se le estaba pidiendo que renunciase a una serie de principios respecto de la concepción que ella tiene de España y por lo tanto, del papel que tiene que desempeñar el PP en el País Vasco. Pero ella dijo que por ahí no pasaba. Ante esto, cuando hay una actitud firme como esta de María San Gil, los del PP dicen que no hay que dar tanta importancia a los principios, que hay que rebajar el tono de exigencias. Y en esas estamos, en la que las ideas valen en la medida que puede valer un papel para que pueda funcionar en un sector determinado del partido, y nada más.
Es penoso que la gente se pregunte ¿Dónde está la ideología conservadora del partido? Esos principios de los que hablaba Álvarez Cascos. Ya que sí se hace una revisión, se da uno cuenta que los principios del PP están “manga por hombro”.
Decía una cosa muy interesante el Jefe de las Juventudes del PP, Nacho Uriarte, en el ABC: decía que estaba cansado de que sus compañeros digan que son liberales, pero nunca se reconocen del PP. Me parece muy interesante, porque evidentemente, un joven del PSOE si le preguntas ¿tú de qué eres? Te dice claramente que socialista.

¿Podríamos decir que ha vencido el «arriolismo»?

Si identificamos las posturas de Pedro Arriola con un cierto relativismo ideológico y político, sí. Creo que eso de lo que estaba hablando antes, de no tomarse en serio los principios y los valores, es una posición que se identifica con Pedro Arriola. No le conozco mucho, pero me parece que encarna un poco la identificación con un centro que intenta limar asperezas y tensiones ideológicas.
Con ello se pretende creer que hay un electorado vago que no se mueve por ideas y por aproximaciones. Nunca he llegado a entender porque una idea es más idea cuando se defiende claramente que cuando se defiende menos claramente, ya que una idea siempre es una idea.
La clave está en la actitud, es decir, yo creo una cosa, pero soy capaz de ceder, y esto es lo que ha pasado con los nacionalismos. Pero lo que no se da cuenta el Partido Popular es que la clave de su éxito, está en tener unas posiciones claras y muy fuertes contra los nacionalismos. Ha querido imitar al PSOE, pero sin darse cuenta de que la estrategia socialista está en pactar con los nacionalismos, ya que esa es su ideología. Pero los votos seguros no le vienen al PP por los nacionalismos, sino que por la afirmación del la idea de España.

Ahora llegan las pruebas de fuego. Galicia, País Vasco y europeas. ¿Qué cree que va a pasar y qué consecuencias va a traer?

Creo que mucho de los problemas que se plantean en Madrid, se plantean de manera muy distinta en el País Vasco. Así como en Madrid estamos hablando de estos dos polos, PP-PSOE, en el País Vasco no vamos a estar hablando de estos dos polos, ya que las elecciones van a estar pivotando ente PSE y PNV. Y está todo tan confuso, que nadie se atreve a asegurar que el PSE se convierta en el partido mayoritario, porque puede pasar de todo. Por lo tanto, la política del PP va a estar en un tercer plano, sobre todo después del castigo que se le ha dado a María San Gil, ya que mucha gente que la pensaba votar, o bien no va a hacerlo o va a votar s Rosa Díez o se irán al PSOE. Creo que los resultados van a ser, en general, positivos para el PSOE, dejando a un lado si va a ganar las elecciones ante el PNV y es evidente que el PP no va a salir fortalecido.
En cuanto a Galicia, habría que ser muy optimistas para pensar que el escaño que le faltaba para tener mayoría absoluta lo va a recuperar. Después de estos años de coalición socialista-nacionalista en Galicia, lo normal es que el PP saque una diferencia al menos un poco mayor que los socialistas-nacionalistas en Galicia, con lo que se volvería a repetir el gobierno de coalición y quedaría fuera el PP. Esto es muy grave, ya que los populares pierden casi definitivamente lo que ha sido un feudo durante años y años.
En las europeas, tenemos todavía la pelota en nuestro tejado, sin saber todavía si va a ir o no Jaime Mayor. Hizo la hazaña de conseguir casi los mismos escaños que el PSOE en las elecciones, ya que consiguió un escaño menos. Si él no va, no sabemos que puede suceder. Lo que si parece claro es que todavía no le ha dicho nada Rajoy a Jaime Mayor respecto de su candidatura y ya queda muy poco tiempo. Van a ser unas elecciones muy complicadas, ya que a pesar de la crisis y del aumento del paro, que deberían favorecer al PP, nos podemos encontrar que en País Vasco y Galicia no hay una correspondencia en este sentido, y quizá tampoco en las europeas.

¿Puede el PP hacer algo con la COPE y el Mundo en su contra?

La dirección del PP no debería entrar para nada en estos temas. El PP lo que debe hacer es mejorar las relaciones personales con los periodistas en general y también con la COPE, y por supuesto defenderla ante asuntos tan tremendos como el del CAC, donde la representante del PP en Cataluña se ha mantenido en su sitio. Creo que la impresión que da es que hay una brecha muy grande, ya que si la ideología del PP fuese más clara, creo que habría menos problemas después, con los medios en general, no solo con la COPE, sino con medios como ABC, La Razón o El Mundo, que tienen similitudes con la ideología global del PP.
A mi entender, creo que le falta finura a la dirección general del PP y se podrían rebajar las tensiones con los medios si hubiera una clarificación mayor. Y esto es igual en las relaciones con los otros partidos políticos y con los electores.
Creo que el PSOE, aunque también tiene contradicciones fuertes con sus medios de información, lleva de forma más inteligentes las relaciones con ellos, que el PP. Una clarificación de la línea ideología del PP, debería llevar a una mejor relación con los medios que defienden globalmente las ideologías conservadoras.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído