Los teléfonos pinchados de los chóferes, claves para la investigación de Garzón

Los teléfonos pinchados de los chóferes, claves para la investigación de Garzón

(PD).- «Muchos de los imputados siguieron hablando como cotorras por los móviles. Ellos y sus chóferes, que escuchaban más de lo necesario y contaban maravillas«. Tal y como adelantó Periodista Digital hace dos semanas, los chóferes de alguno de los enredados en la trama de corrupción que investiga Garzón tenían los teléfonos pinchados. Lo contado por ellos ha sido clave para la instrucción del famoso juez.

El pasado día 16, este diario informaba en un reportaje sobre la Operación Gürtel lo siguiente:

«Con la anuencia de Garzón se pusieron a grabar todo lo que soltaban imprudentemente a través de sus móviles tipos como Francisco Correa, Pablo Crespo, Álvaro Pérez “El Bigotes”, el constructor José Luis Ulibarri y hasta el también millonario José Ramón Blanco Balín, ex consejero delegado de Repsol YPF.

La gente, sobre todo cuando se siente en la cima del mundo, larga de todo por el canuto, pero no son estás conversaciones –captadas de forma legal e incorporadas al sumario- las que llegaron a El País.

Restaba sólo elegir el momento para reventar informativamente el asunto y que fecha mejor que en vísperas de las elecciones autonómicas de Galicia y el País Vasco. Oficialmente, desde la Audiencia, se ha filtrado que fue el riesgo de fuga de los implicados lo que precipitó las detenciones.

Se afirma y algunos medios de comunicación han “comprado” la averiada mercancía, que los sospechosos estaban al corriente de los pinchazos, destruían documentos y preparaban su salida del país. En concreto, que Correa planeaba escapar a Senegal. Todo farfolla.

Efectivamente, el Pijo tenía viaje proyectado a Senegal, pero para estudiar inversiones turísticas en el país africano y adquirió billete de ida y vuelta.

A él, como a los demás, el pasado 6 de febrero les cayeron encima el juez Garzón, el comisario González y el diario El País, sin que siquiera sospecharan lo que se les venía encima. Prueba de ello es que muchos de los imputados, siguieron hablando como cotorras por los móviles. Ellos y sus chóferes, que escuchaban más de lo necesario y contaban maravillas».

Este viernes, El Confidencial incide en esta información e informa de que «a partir de ese comprometido material, la Policía Judicial intervino decenas de teléfonos móviles, entre ellos los de los chóferes del presunto líder de la trama, Francisco Correa; del entonces alcalde de Boadilla (Madrid), Arturo González Panero; del ya ex consejero de Deportes de la Comunidad de Madrid, Alberto López Viejo, y de los conductores de otros muchos políticos y empresarios«.

Según el diario que dirige Jesús Cacho, «uno de los móviles pinchados fue el de Andrés Bernabé, chófer de Correa, que fue detenido el pasado 16 de febrero por su presunta vinculación con la trama de supuestos cohechos a cargos públicos del PP encabezada por su jefe. Tres días más tarde, Bernabé fue conducido esposado a la Audiencia Nacional para prestar declaración ante Garzón, que posteriormente le dejó en libertad sin aplicarle medidas cautelares. No obstante, el chófer de Correa continúa imputado por los delitos de tráfico de influencias, cohecho, fraude fiscal y blanqueo de capitales«.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído