A un año de su inicio, la legislatura languidece

A un año de su inicio, la legislatura languidece

(PD).- Cuesta encontrar voces -ni entre los comentaristas más afines- que no reconozcan el enorme desgaste del Gobierno de Zapatero. Victoria Prego cree que «la legislatura languidece aunque acaba de nacer y en la Cámara se baila entre cansancio y bostezos un rigodón indigesto que, en estas condiciones, no aguanta tres años más». ¿Alguien lo duda?

Según escribe la periodista de El Mundo, «es un Parlamento joven pero se ha hecho viejo y está revenido. Acaba de cumplir un año y se mueve ya con un aire cansino que produce estupor. Es un interminable dar vueltas y vueltas a las mismas norias, un sobar y resobar los argumentos y los reproches mutuos sin que sea posible que una sola idea atractiva, una iniciativa con vigor, un talante incluso -vaya por Dios- consiga escaparse del Hemiciclo para encandilar al elector«.

«Y mira que cientos de miles de individuos, millones seguramente, llevan meses con el miedo metido en el cuerpo ante el hecho o la perspectiva, bien real, de quedarse sin trabajo y sin esperanzas de ganarse la vida en otro lugar. Todos ellos, y no sólo ellos, necesitan claridad aunque no puedan aspirar a soluciones y no tengan tampoco derecho a pedir magia, pero al menos sí una mínima certeza: la de que el destino del país y de la vida colectiva está en las manos firmes de unas mentes claras. Esto es lo que no se ve».

Nada hace borrar «la dolorosoa imagen que ofrece el enganche de dos contendientes enfermos de supervivencia o, todo lo más, convalecientes de un mal que no se sabe si tendrá cura. El PSOE, enfermo de soledad política y de crisis económica; enfermo de paro y enfermo de parálisis; enfermo de futuro. El PP, enfermo de guerras internas no acabadas; enfermo de armisticios de papel de fumar con cláusula de revisión; enfermo de corrupciones aún periféricas pero más cercanas cada vez, y enfermo de terror a que el mal acabe declarándose en sus órganos vitales; enfermo, por tanto, también, de futuro«.

Y concluye Prego:

«La legislatura languidece aunque acaba de nacer y en la Cámara se baila entre cansancio y bostezos un rigodón indigesto que, en estas condiciones, no aguanta tres años más».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído