LAS COSAS DEL GOBIERNO DEL PSOE

Mentiras: Las 10 ocasiones en las que Pedro Sánchez criticó lo que luego ha hecho como presidente

Ha conseguido el líder del PSOE hacer realidad su sueño de dormir en el palacio de La Moncloa y todo indica que terminará haciendo bueno al inefable José Luis Rodríguez Zapatero

Pedro Sánchez se convirtió el pasado 2 de junio de 2018 en presidente del Gobierno de España con el voto de los separatistas catalanes y de los herederos de los asesinos de ETA (Teodoro García Egea: «Pedro Sánchez es el mejor abogado de Puigdemont contra el juez Llarena»).

Ha conseguido el líder del PSOE hacer realidad su sueño de dormir en el palacio de La Moncloa y todo indica que terminará haciendo bueno al inefable José Luis Rodríguez Zapatero (Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, periodistas masajistas y la purga soviética de RTVE).

No por hipócrita sino por mentiroso. Y ahí están sus palabras y sus propias publicaciones en redes sociales, como cuando dijo que «aquellos que decían que iba a pactar con los independentistas con tal de ser presidente, ahora callan».

Como recoge Cristian Campos este 26 de agosto de 2018 en El Español’, resulta difícil encontrar en la hemeroteca alguna decisión del Gobierno Sánchez que el ahora flamante presidente no haya criticado anteriormente desde la oposición:

1. Con 84 diputados basta

«Cualquier candidato que desee intentar su investidura deberá contar al menos con más de los 130 diputados que ya sumamos nosotros» dijo Pedro Sánchez en marzo de 2016, tras fracasar su primer intento de investidura, en una entrevista concedida al diario El País.

Dos años después, Sánchez gobierna a golpe de decreto ley con sólo 84 diputados y en compañía de Podemos, el nacionalismo vasco y catalán y los herederos ideológicos de Batasuna.

2. Albert Rivera vs Pablo Iglesias

En la misma entrevista, Pedro Sánchez decía esto: «Yo pensaba inicialmente que, por afinidad ideológica, iba a tener más facilidad en la negociación con Podemos que con Ciudadanos. La sorpresa que me he llevado es que en Albert Rivera me he encontrado una persona que ha antepuesto los intereses generales a los intereses partidistas. Y en el caso de Iglesias, lo único que he visto en él ha sido táctica electoral».

Pues ahora gobierna con Pablo Iglesias y considera a Albert Rivera un agente de la extrema derecha.

3. Los decretos ley

En noviembre de 2015, Pedro Sánchez decía esto: «El PP ha convertido una figura prevista para circunstancias excepcionales en la forma ordinaria de legislar… Me propongo dar al Parlamento la centralidad que se merece y limitar el uso del decreto ley«.

En agosto de 2018, el Parlamento es un florero; el Senado, una piedra en el zapato del PSOE cuyo derecho constitucional de veto debe ser laminado; y el decreto ley, la vía escogida por el Gobierno para comunicarle sus decisiones a sus súbditos.

Pedro Sánchez es ya el presidente que más ha abusado del decreto ley en la historia de la democracia española y el único que lo ha utilizado para modificar el Código Civil.

4. RTVE

Pedro Sánchez reprochó a Podemos que quisiera controlar RTVE antes que combatir el paro en España. Lo hizo durante un acto de campaña del PSOE celebrado el 24 de junio de 2016 en Villaverde (Madrid), dos días antes de las elecciones generales del 26J en las que su partido obtuvo los peores resultados electorales de su historia.

En julio de 2018, Sánchez entregó RTVE a Podemos, que ha iniciado una purga de profesionales (Sergio Martín, Jenaro Castro, Víctor Arribas, Pedro Carreño) sin precedentes en democracia.

5. Transparencia

En 2016, Pedro Sánchez se comprometió a aplicar un nuevo código ético en el PSOE que, entre otras medidas, incluía la obligación para los parlamentarios de ser «totalmente transparentes en su agenda, sus actividades y sus viajes, así como en sus retribuciones y sus declaraciones de bienes». 

Dos años después, el Gobierno ha declarado «secreto oficial» los detalles relacionados con el viaje de Pedro Sánchez al Festival Internacional de Benicasim en avión oficial.

6. Angela Merkel

En abril de 2015, Pedro Sánchez criticó la política de austeridad económica seguida por Mariano Rajoy con el argumento de que se estaba «cabeceando» para complacer a Angela Merkel.

Sólo tres años después, ha rendido pleitesía a la canciller alemana (El socialista Pedro Sánchez pide 50 kilos de langostinos en un restaurante).

7. Enchufados, amiguetes y puertas giratorias

En 2014, el líder del PSOE pidió la dimisión del director general de FITUR y del presidente de Paradores de Turismo por el supuesto «enchufe» de la mujer del primero.

Cuatro años después, Pedro Sánchez ha nombrado presidente de Paradores a Óscar López, exsecretario de Organización del PSOE y exportavoz del Grupo Socialista. Su mujer, la de Pedro Sánchez, ha sido fichada por el Instituto de Empresa para ocupar un puesto creado ad hoc para ella

Se calculan en 500 los altos cargos ‘colocados’ por Pedro Sánchez desde su desembarcó en la Moncloa.

8. Currículos

Hace sólo unos meses que Pedro Sánchez pidió la dimisión de Cristina Cifuentes por «mentir» en su currículo. No pareció influir en su ánimo justiciero el hecho de que él mismo mintiera en el suyo, al igual que su mujer, la actual ministra de Hacienda o decenas de ilustres altos cargos socialistas, como José Blanco, Bernat Soria, Patxi López, Elena Valenciano, José Montilla o José Manuel Franco.

9. Golpistas catalanes

¿Recuerdan cuando José Luis Ábalos, ahora ministro de Fomento, decía que el PSOE no iría ni a heredar con los independentistas catalanes? «Los independentistas catalanes no pueden ser, en ningún caso, aliados nuestros, ni para una moción de censura» fueron sus palabras exactas.

Sólo hicieron falta unas pocas semanas para que los independentistas catalanes no fueran sólo aliados imprescindibles para el éxito de la moción de censura contra Mariano Rajoy, sino también aliados de Gobierno y puntal del PSOE en el Congreso de los Diputados.

10. Los asesinos chavistas de Venezuela

«Diré algo muy sencillo, muy claro y muy contundente. Me parecen miserables las declaraciones de aquellos responsables políticos que están intentando equiparar y justificar la condena y la prisión de personas que lo que quieren y aman es la libertad y la democracia en su pueblo, Venezuela».

Eso dijo Pedro Sánchez en compañía de Lilian Tintori y frente a las cámaras de televisión. Era la época en la que al líder del PSOE le convenía aparecer frente a periodistas y elites financieras como un socialdemócrata moderado y fiable, muy alejado del populismo de Podemos y de todos los valores que dice representar el partido morado

Llegado al poder, y después de prometer unas elecciones generales que ahora niega, Pedro Sánchez cuenta con Podemos como aliado preferente y aplica, por la vía del decreto ley, buena parte de las medidas aplicadas por el primer Chávez tras su ocupación del poder el 2 de febrero de 1999.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído