El PSOE-Podemos ya dejó a un lado a VOX en la ronda de investidura

Pedro Sánchez no mantiene su palabra ni 24 horas: margina a VOX tras pedir a la oposición «arrimar el hombro»

El Gobierno anunció que el partido de Santiago Abascal no participará en las negociaciones para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado

Pedro Sánchez no mantiene su palabra ni 24 horas: margina a VOX tras pedir a la oposición "arrimar el hombro"
Santiago Abascal y Pedro Sánchez PD

24 horas. Eso tardó Pedro Sánchez en romper con su palabra.

El líder del PSOE solicitó a la oposición, el lunes 31 de agosto, “arrimar el hombro” por encima de las “ideologías contrarias al Gobierno de turno”.

Sin embargo, en pocas horas ignoró su discurso y marginó a VOX de las negociaciones para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

«VOX es un partido político que ha expresado públicamente que no está dispuesto a acudir a ninguna reunión ni a hablar con este Gobierno, probablemente porque no tiene nada que aportar a la construcción de este país. Por lo tanto, aquellas formaciones que se han excluido no participarán en esa ronda de contactos», indicó María Jesús Montero.

«Mantendremos reuniones con todas aquellas fuerzas políticas que no se hayan negado a hablar con el presidente del Gobierno», agregó.

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda intenta culpar al partido de Santiago Abascal de la decisión, pese a que desde Podemos se vienen realizando presiones para dejar por fuera a todo partido ajeno a la extrema izquierda.

Los socialistas y comunistas parecen olvidar que VOX es actualmente el tercer partido a nivel nacional con 52 diputados y más de 3,6 millones de votos.

A pesar de los ultimátum de Pablo Iglesias, el PSOE sí se reunirán con el resto de fuerzas políticas que componen el Congreso de los Diputados.

No es la primera vez que Pedro Sánchez excluye a VOX en unas rondas de negociación tras pedir «unidad» al resto de formaciones.

Ya lo hizo tras las elecciones generales del 10N, donde el partido de Santiago Abascal logró alzarse con como tercera fuerza política con 52 diputados en el Congreso y más de 3,6 millones de votos.

Esta ronda fue para sacar adelante la investidura de Sánchez, que finalmente consiguió gracias a las abstenciones de ERC y de la formación proetarra de EH Bildu, así como el apoyo de Podemos, su socio en el Gobierno de coalición.

Un discurso que se desploma

Este veto a la formación de Santiago Abascal se produce 24 horas después de que Pedro Sánchez pidiese a la oposición a la oposición «arrimar el hombro» por encima de las «ideologías contrarias al Gobierno de turno».

El líder del PSOE realizó la petición durante la conferencia de este lunes ‘España puede. Recuperación, Transformación, Resiliencia’, celebrado en la Casa de América de Madrid.

«Nadie tiene derecho a no arrimar el hombro porque tenga una ideología contraria al Gobierno de turno, una identidad distinta o unos intereses opuestos«, aseguró el dirigente socialista, pese a que traicionaría sus palabras pocas horas después.

El objetivo del Gobierno de Pedro Sánchez es conseguir sacar adelante las próximas cuentas públicas, que se prevén esenciales tras la crisis del coronavirus, pandemia que ha dejado hasta el momento más de 43.000 fallecidos y que sigue provocando estragos económicos en nuestro país.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído