PP y VOX se muestran indignados con las concesiones socialistas al partido proetarra

Las tres humillaciones del PSOE ante Bildu por el suicidio de un etarra en prisión

Los socialistas muestran su nerviosismo para evitar el enfado o distanciamiento de Bildu con el Gobierno de Pedro Sánchez

Las tres humillaciones del PSOE ante Bildu por el suicidio de un etarra en prisión
Arnaldo Otegi y Pedro Sánchez PD

El PSOE se humilló hasta en tres oportunidades ante Bildu por el suicidio de un etarra en prisión.

La primera fue protagonizada por el propio Pedro Sánchez. Durante el Pleno del Senado, el líder del PSOE lamentó «profundamente» el «suicidio» del etarra Igor González en la cárcel guipuzcoana de Martutene.

Sus palabras fueron criticadas por la oposición, quienes consideraron inaceptable que el actual presidente del Gobierno mostrase su pesar por la muerte de un etarra.

En concreto, el presidente del PP, Pablo Casado, y el líder de VOX, Santiago Abascal, arremetieron contra Sánchez por dar el pésame a un senador de Bildu tras la «muerte voluntaria» en la cárcel del preso Igor González Sola.

Casado reprochó a Sánchez que ahora “condene la muerte de etarras” para contentar a Bildu y poder tener su apoyo a los próximos Presupuestos Generales del Estado. Por su parte, Abascal señaló al socialista que “no va a tener nuestro pésame por la muerte de uno de sus cómplices de investidura después de una vida de terrorismo, por la muerte voluntaria en una cárcel”.

A pesar de los tirones de oreja, el PSOE estaba dispuesto a seguir humillándose para acontentar a Bildu.

Segunda humillación

Fernando Grande-Marlaska también agachó la cabeza ante Bildu.

El ministro del Interior intentó calmar al partido proetarra, que pide “nuevas políticas” con los presos de ETA, recordándoles que “90 presos de ETA” han tenido beneficios carcelarios.

“En estos dos años con el tratamiento individualizado, no colectivo, 90 presos de la organización terrorista ETA han sido trasladados o han sido progresados en grado y siempre con el control judicial, como deber ser, evidentemente”, presumió Grande-Marlaska.

Sus palabras confirman el interés del socialista por tener guiños con los proetarras de Bildu y, de esta manera, recabar su apoyo de cara a los próximos Presupuestos Generales del Estado u cualquier otro requerimiento del PSOE.

Con dos grandes humillaciones encima, el PSOE abordó la más dolorosa para todos los españoles: ignorar a las víctimas del terrorismo.

Tercera humillación

Las asociaciones de víctimas del terrorismo, que durante los últimos meses intentan sin éxito frenar los beneficios de Grande-Marlaska a los presos etarras, tildaron a Sánchez de ser un “miserable” y “una vergüenza”.

Ángeles Pedraza, presidenta de honor de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), indicó en un mensaje colgado en su perfil de Twitter que:

“Señor Sánchez, es vergonzoso que se dedique a justificar el suicidio de un terrorista y a mostrar sus condolencias ante los que le mantienen en el gobierno, parece que ya no le cuesta dormir con los que legitiman mas de 50 años de terror en nuestro país, que pena de tantas vidas rotas”.

A pesar de las duras palabras de las víctimas del terrorismo, el PSOE mantiene su línea de bajar la cabeza ante Bildu. Sí, el partido con el que prometieron que nunca llegarían a un acuerdo y ante el que ahora se humillan en público para que sigan siendo sus aliados de Gobierno.

El etarra fallecido

El terrorista Igor González Sola fue hallado muerto en su celda, en la que estaba solo, en el recuento que se efectúa después de comer.

Había ingresado en prisión en marzo de 2005 para cumplir una condena de 20 años de cárcel por colaboración con banda armada, depósito de armas y falsificación dentro de su actividad en el comando Amaiur de ETA, integrado en el comando Donosti.

El recluso había sido trasladado este verano desde la prisión de Soria a la de Martutene (San Sebastián), donde había pedido trabajar y había planteado la posibilidad de acogerse a permisos penitenciarios.

El preso había cumplido las tres cuartas partes de su condena en marzo y había aceptado la legalidad penitenciaria.

La Junta de Tratamiento del Centro Penitenciario de Soria propuso que se mantuviera en segundo grado y que fuera trasladado a San Sebastián por una serie de motivos personales amparados en la Ley de Protección de Datos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído