CON VALENTÍA, MUCHO RIESGO Y SIN CONFIAR EN LA JUSTICIA NI EN LAS FUERZAS DE SEGURIDAD

Cómo echar tú mismo a los okupas de tu propiedad, basándote en un caso real

Los okupas se las saben todas, el propietario también debe jugar a ese juego

Cómo echar tú mismo a los okupas de tu propiedad, basándote en un caso real
El diputado podemita Pablo Padilla y la Policía. Agencias

La historia de los okupas se parece en muchísimas ocasiones.

En el caso de los propietarios, alguien les avisa de pronto de que su segunda vivienda, o en ocasiones hasta la primera cuando han salido de viaje o de vacaciones, ha sido okupada ilegalmente.

Los okupas son rápidos y se las saben todas muy bien. A menudo son sigilosos, llevan días vigilando un piso para asegurarse de que está libre, y en el último momento entran del modo que sea y de forma inminente cambian la cerradura.

Lo siguiente es preparar la casa, extender unas camas -si no las hay- y preparar algo de alimento. ¿La razón? Si llega la Policía, poder demostrar que llevan tiempo en la vivienda, más de 48 horas a ser posible. Aunque es bastante probable que si llevan menos, los agentes de la autoridad tampoco les echen. Si los okupas llevan niños o alguna mujer embarazada, todo es más fácil para ellos y más complejo para los de fuera.

De modo que hay dos tipos de propietarios: los que se lamentan por lo sucedido y se ponen en manos de la Justicia. Que será lenta (entre seis meses y dos años) y a buen seguro dolorosa para ellos y bastante laxa con los okupas que quebrantan la ley; y los que se ponen manos a la obra.

Para ello, cada vez proliferan más empresas de desokupación, que utilizan técnicas de lo más sorprendentes para hacer salir a los okupas de su agujero y dejar el piso libre a sus propietarios.

Y también, cada vez, se vienen dando más situaciones que algún día van a llevar a un disgusto. Por ejemplo, la que cuenta Crónica Global, de una pareja que recuperó su apartamento en la costa de Gerona por las malas, ellos mismos, después de arrancar la cerradura y enfrentarse a los quinquis que ocupaban ilegalmente la casa:

La forma de proceder de estos valientes fue la siguiente, para que tomen nota quien esté en la misma situación:

  1. Esperaron a que el/los okupas salieran de la casa para llamar a un cerrajero y demostrándole que la vivienda era suya con las escrituras, accediera a sustituir el bombín de la puerta.
  2. En su caso, el okupa llegó entonces y tuvieron que enfrentarse a él. Si el okupa llama a refuerzos, los propietarios llaman a la policía.
  3. Los okupas saben muy bien lo que hacen, y si llega la policía dirán que son okupas y que se acogen al Código Penal y a su artículo 245 para no poder ser desalojados a la fuerza, amenazándoles con consecuencias jurídicas.
  4. Los propietarios, al no haber bombín en la puerta, aseguraron que les estaban robando y que los ladrones trataban de entrar al piso.

Así fue como las fuerzas del orden, Mossos en este caso, procedieron a echar a los okupas, por la vía del robo y no por la de la Okupación.

España es el paraíso del okupa y esto tiene muy mala pinta, porque cualquier día puede haber una desgracia mayúscula en estos enfrentamientos entre propietarios (o empresas de desokupación) y los que viven saltándose la ley.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído