LOS TRES FACINEROSOS ENTRARON POR ALMERIA

Los yihadistas atrapados en Barcelona llegaron a España en patera y planeaban matar en masa

Tenían como referente el atentado de Viena y tras recibir ayuda de Cruz Roja y las ONG, se instalaron como 'okupas'

Los yihadistas atrapados en Barcelona llegaron a España en patera y planeaban matar en masa
Yihadistas islámicos. PD

Dos de los fanáticos son libios y el tercero es marroquí.

Los tres, a los que seguía la pista el FBI que dió la alerta hace unas dos semanas, formaban una célula yihadista considerada de especial peligrosidad, ya que estaban incluidos en la lista de excombatientes que partieron a Siria para engrosar las listas de Estado Islámico.

Fueron detenidos el pasado 8 de enero de 2021 en Barcelona, donde estaban preparando ‘grandes’ atentados.

El juez de refuerzo de la Audiencia Nacional, Alejandro Abascal, ha decretado el ingreso en prisión sin fianza de los tres yihadistas.

Los terroristas llegaron a España en patera -por la provincia de Almería- procedentes de Argelia.

Recibieron asistencia de la Cruz Roja y de varias ONG y atravesaron el país en coche hasta llegar a la Ciudad Condal.

Dos de ellos se instalaron de inmediato ayudados por un «facilitador», el tercero de los detenidos que ha sido enviado este lunes a prisión de forma incondicional, quien se ocupó de buscarles una vivienda en Barcelona.

Un cuarto cómplice cruzó la frontera hasta Francia, donde ha sido detenido por las autoridades policiales galas.

El líder de la célula islámica, durante su periplo internacional, pasó por Irak, Turquía y Senegal, «donde continuó su actividad pro-Daesh».

Tras su regreso a Argelia se vinculó a la franquicia del mencionado grupo terrorista en el norte de África.

La investigación comenzó cuando los agentes -alertados por el FBI- tuvieron conocimiento de la llegada a España, en vísperas de Navidad, de un ciudadano de nacionalidad argelina «potencialmente peligroso».

En ese momento comenzó la «intensa búsqueda» de los expertos antiterroristas de la Comisaría General de Información, que derivó en la localización del detenido en un inmueble ocupado del barrio de La Barceloneta de la Ciudad Condal, donde convivía con otras personas.

Gracias a la cooperación internacional se evidenció que uno de los arrestados era un «yihadista retornado de la zona de conflicto sirio-iraquí, donde habría militado, durante un reseñable espacio de tiempo, en la filas de DAESH», según indica la Policía en un comunicado.

Los fanáticos tenían como referente el atentado en Viena (Austria) del pasado mes de noviembre en el que un simpatizante del EI abrió fuego indiscriminadamente en las proximidades de una sinagoga, dejando en el camino a cuatro víctimas mortales y una veintena de heridos.

“Barcelona era un lugar de paso. No detectamos que tuvieran arsenal ni armas para perpetrar un atentado inminente, pero si teníamos la información suficiente de que eran un peligro porque podían cometer un ataque terrorista como el de Viena hace unos meses”.

La Policía asegura que una semana después de recibir la alerta -en torno al 31 de diciembre- ya tenían localizados a los terroristas y estaban vigilados las 24 horas del día.

Hasta que el pasado viernes, de manera coordinada con la Audiencia Nacional, se procedió a la detención porque había “indicios de que tenían intención de marcharse a otro país”.

Además de que el temporal meteorológico que azotaba al país podría dificultar su localización de forma permanente.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído