José Cavero – Chaves y Montilla, paso adelante.


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Se pudo temer cualquier cosa del encuentro del nuevo vicepresidente territorial y el presidente de la Generalitat, los dos andaluces, encargados de resolver las tensiones entre el Gobierno central y el Gobierno catalán. Pudo pensarse, y no pocos pensaron, que sería imposible el menor entendimiento. Pero prosperó la buena relación de correligionarios y paisanos y las crónicas de la jornada resultan todas ellas esperanzadoras: en mayo se producirá uno de los dos grandes acontecimientos que se vienen esperando en la política catalana: la nueva fórmula de la financiación. El otro acontecimiento, la decisión del Constitucional sobre el Estatut, no se sabe cuándo llegará, tras una tan larga espera…

Pero, cuando menos, sobre la cuestión de la financiación parece que existe la firme voluntad de sacarla adelante cuanto antes, por más que el vicepresidente Chaves sea el primero en poner de relieve que le parecen insuficientes los ocho mil millones que había propuesto Pedro Solbes cuando le correspondió resolver ese «sudoku» del reparto, que finalmente dejó en herencia a sus sucesores, no se sabe aún bien si Elena Salgado o Manuel Chaves…

Acerca de ese encuentro en el Palau de Sant Jaume de Barcelona no falta quien considera que Chaves cedió en el fondo y en la forma, en este primer contacto con Montilla, sobre todo, a la hora de aceptar la «bilateralidad» que Cataluña pretende tener en sus relaciones «con España», al margen del «conglomerado» de las 15 comunidades autónomas que, como ella, aspiran a repartirse esa cifra total de la financiación. Cataluña, y así se establece en ese Estatut que no termina de llegar…, pretende que el Estado negocie «por separado», y no agrupadamente, aunque luego, la Comisión de Política Fiscal y Económica deberá ser la institución que dé el último visto bueno a lo acordado para todas y cada una de las comunidades autónomas.

Posiblemente esa condición previa, la bilateralidad de la negociación, haya complacido más que el mismo dinero del que Cataluña piensa beneficiarse, sobre el que hay coincidencia es que ha quedado muy mermado por causa de la crisis financiera del momento. Pero, en todo caso, es evidente que Cataluña tendrá tratamiento diferenciado también a la hora de ese reparto, por la razón que el propio Chaves apuntaba: no es lógico que la financiación per cápita de los catalanes estén por debajo de la media española. Chaves, en efecto, se ha comprometido a que la financiación para Cataluña no quedará por debajo de la media. Es decir, que se descontará una cantidad menor a la rebaja que Cataluña tenía por el concepto de aportación a la solidaridad estatal…, y percibirá los mismos fondos «per cápita» que los restantes españoles.

Por lo demás, en ese encuentro de Chaves y Montilla se abordaron otra serie de cuestiones de las que, también, han venido dificultando las relaciones entre Madrid -entendida como Gobierno central- y Barcelona, sede del Gobierno de la Generalitat. Los trenes de cercanías, por ejemplo, han sido otra cuestión que han suscitado numerosos problemas en esas relaciones de las dos ciudades, y es seguro que el simple relevo de Magdalena Alvarez por José Blanco en el ministerio de Fomento, ha podido empezar a remediar el problema.

También se cree que en mayo habrá empezado a llegar la paz en esta materia. Cabe recordar las reacciones que recientemente suscitó la entrevista de José Blanco con Esperanza Aguirre, en la que también se abordó esa misma cuestión de los trenes de Cercanías. Se destacó entonces que aquel compromiso del nuevo ministro con Madrid vendría a suponer entre 5.000 y 5.500 millones de euros. Una cifra cuya generosidad se valoró en Cataluña, y que será una referencia clara cuando se discutan los planes de actuación, en la inminente visita que Blanco efectuará a los responsables del Gobierno catalán…

En todo caso, Chaves dejó un doble compromiso a su paso por Barcelona: tanto la cuestión de la financiación como la de los trenes de Cercanías deberían quedar resueltas en mayo. Mucho menos avance se produjo a la hora de abordar otra cuestión también pendiente: la participación del Gobierno catalán en la dirección del aeropuerto de El Prat de Barcelona. En esa materia no parece que se produjera avance alguno. Algo tendría que quedar para una siguiente conversación…

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído