Francisco Iglesias Carreño: «Todos somos europeos»

Francisco Iglesias Carreño: "Todos somos europeos"

Una vez pasadas, en un casi diríamos, las varias consultas electorales a las que (desde Madrid y/o Valladolid dicen, por estos lares, que nos convocaron), parece que surge algún que otro esbozo de opinión y/o consideración, que no corriente de pensamiento, sobre lo que constituye el meollo actual, en valoración de unos muy pocos observantes, del trasunto electoral.

Sí, está resultando, así por lo menos parece transcender, que algunos convecinos se han enterado ahora, ¡con lo que ha llovido ya!, de que los electores de su pueblo no eligen al alcalde y que, además y a mayores, eso mismo sucede en los otros pueblos próximos e incluso, está señalado, en la cosmopolita capital de la Provincia.

O sea, y traducido a la lengua coloquial regional leonés (del todo SaZale), que tenemos:

UNA DISPOSICIÓN OFICIAL, acordada en Madrid (Cortes Españolas), QUE «NO PERMITE» LA ELECCIÓN DIRECTA, POR LOS CIUDADANOS ELECTORES, DE SUS RESPECTIVOS ALCALDES.

O sea, y dicho sea otra vez, que los Alcaldes son elegidos por un «SISTEMA ELECTORAL ORGÁNICO».

Ahora viene el que cada cual manifieste su opción electoralista que, aquí en nuestra Región Reino Leonés al igual que en el resto de la España Nación, merecería ser contemplada, a saber:

1°)SISTEMA ORGÁNICO (e INDIRECTO)

2°)SISTEMA INORGÁNICO (y DIRECTO)

Estos dos puntos no son baladís, ya que estamos, con más o menos gusto (entiéndase por aquello de la faena a la Región Reino Leonés, con la desaplicación madrileña del Art. 2 sobre SaZaLe), en un «régimen constitucional» y por ello, ¡y ende!, el texto de la CE’1978 debe, en su vigencia -.- incluidos territorios periféricos- .-, prevalecer en su cumplimiento.

Estamos ahora habitando en una de las cuarenta y una Comarcas Naturales de SaZaLe y vemos lo que está aconteciendo en la conformación de los actuales
ayuntamientos (en orden y seguimiento de componer mayorías de gobierno) y ojeamos, aunque sea de soslayo, el texto de la CE’1978, tal que donde dice:

«Establecer una sociedad democrática avanzada»

Esto lo dice el texto de la CE’1978 desde la fecha del 6-12-1978. Nos lo dice a todos y en todas las Regiones Históricas del Mapa Regional Constitucional de España -.- de tal y tan concreta fecha-.-, haciéndolo sin excepciones.

Cada cual, en su libre albedrio regional leonés (por ende español y europeo), ¡y por sí mismo!, tendrá que sopesar cívica y políticamente (dentro de su esfera social convivencial de proximidad), como se puede conjugar lo de:

1°) una sociedad democrática avanzada y

2°) no permitir la elección directa de los alcaldes.

Nos parece que dado que no puede existir un mandato imperativo foráneo sobre los concejales electos, menos aún debiera mantenerse, por mucha apetencia/ interés/plusvalías que pudieran anidarse, una elección orgánica que se presenta descontextualizada con su tiempo histórico.

Formando parte de un muy escaso grupo de pioneros en pro de la obra del zamorano Alfonso IX -.- de la Corona Leonesa -.-, y tal y tan específico cometido hemos postulado que la «Carta Magna Leonesa»(de año1188) no solo, ¡y únicamente!, debe ser un hecho festivo recordatorio, con serlo (de aquí que aplaudamos su anual conmemoración todos los 18 de abril), también debe ser y/o convertirse en un hurmiento catalizador dinámico de propuestas prodemocráticas, tanto para el mundo de ahora en que vivimos, como de ese otro futuro proyectivo que se vislumbra en el horizonte y detrás de él.

Sentarse en el zaguán de la casa, al quicio de la puerta, para esperar, en el ir de ese «pa-si-mi-sí» a aquel «pa-si-mi-sá, de los viandantes que en el trajín cotidiano deambulan, la llegada ex-novo de «la directriz de Bruselas» que, por medio vehicular de un propio maratoniano, nos comunique la obligada imposición de un nuevo formato electoral, puede ser hoy día, y desde el amplio elenco de posibilidades, una opción a seguir, pero que, en nuestro criterio cívico, con nuestra opción política y desde nuestro compromiso social, no tendría que ser la única, antes al contrario debiéramos estar ya, manejando verosimilitudes con Bayes, llamando a las puertas de los comisarios de Bruselas, espetándoles aquello de: ¿a qué estáis esperando?.

Si ya «hacienda somos todos», casi seguro que, a través del mismo camino impositivo, así se lo digo a mis amigos y conocidos al otro lado de La Raya-.- con los cuales comparto expresiones, decires y consejas en el Mirandés de la Lengua Leonesa-.- , también en el ahora presente actual ya «Europa somos todos».
Ahora falta, ¡que sí que falta!, el que ese «todos europeos», y desde el amplio respeto humano y antropológico hacia todo y hacia todos, dé el cualitativo y cuantitativo paso (léase marque una directiva) hacia la igualdad política electoral con una visible y practicada democracia avanzada.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído