Los CDR y grupos anarquistas infiltrados quieren sangre, un Maidán con autoatentado

Sánchez, Torra y Soros están en el mismo equipo, buscan el caos

Sánchez, Torra y Soros están en el mismo equipo, buscan el caos

Y aún haríamos la lista más extensa y glamurosa, pero no es momento de escandalizar. Esta mala gente trabaja en conjunto para acabar con España, además, de manera radical. Se acabó ya el poco a poco y de manera sutil, sin que se note. Parece que les pintan bien los astros y quieren aprovechar la coyuntura, pues posiblemente no vuelvan a encontrar mejores peones para llevarnos a la catástrofe. Estos días revivimos el escenario de 1931 en la Cataluña ingobernable que, a base de adoctrinamiento, ha reavivado el odio a la nación a la que pertenece, y a sus hermanos los españoles; una especie de remake, en la que no arden iglesias, curas y monjas porque no son representación de la España de hoy. Se quema la calle, contenedores, coches y establecimientos, símbolo de la economía y el estado del bienestar del siglo XXI. Esto pasa porque ha sido auspiciado, protegido y financiado por los diferentes gobiernos de Madrid, que se han limitado a esconder la cabeza bajo el ala, unos, y a ayudarles a saltarse la Constitución, otros. Es justo decir que entre el tontísimo coqueteo de “hablar catalán en la intimidad” de Aznar, y el Estatut de Zapatero hay alguna diferencia. De Rajoy mejor ni hablar. Él es el responsable de que tengamos aquí a Sánchez, a Torra en Cataluña, a Puigdemont dirigiendo todo el cotarro desde Waterloo al son que le toca la masonería internacional, y a los CDR y anarquistas de varias partes del mundo, muy bien pagados, quemando Barcelona y organizando lo que antes llevaron a cabo en otros lugares, como Ucrania, el famoso Maidán. Según escribe el misterioso Eladio García, los ZAD, anarquistas franceses capitaneados por Pierre Omidiart y Antoine Agasse están infiltrados en Barcelona con los CDR, portando cócteles molotov y barras de hierro para destruir comercios y lo que encuentren a su paso. Son gente financiada por el multimillonario y agente del Mal, Soros, cuyo hijo Jonathan presta ayuda a Puigdemont para continuar con la ofensiva. ¡Por eso están tan seguros!

Se espera que de un momento a otro, si no se pone freno a esto, empiece la lucha armada, con armas de segunda mano y bombas creadas para la ocasión. Saben fabricarlas. Sin ánimo de ser alarmistas, la cosa puede complicarse. En vista de que España no tiene gobierno, que su presidente en funciones se limita en mentir en los medios, que el ministro del Interior,

Marlaska, emula a Nerón y contempla las llamas de Barcelona mientras degusta una hamburguesa en Chueca, que a la Policía y a la Guardia Civil no se les permite intervenir, que el CNI no se entera de nada, y que el Ejército está prisionero en sus cuarteles, los CDR están de acampada indefinida en el centro de Barcelona, con el lema: desobediencia, poder popular, república. Varios medios informan de cómo van pertrechados con cascos para no ser identificados. Aunque asistirá mucho tonto útil y estudiante ocioso, los cabecillas quieren otro Maidán, que la sangre corra.

Los CDR, con todos estos grupúsculos dispuestos a todo, están preparando movida. Lo peligroso de esto es que –según informa Rafapal—estarían intentando perpetrar un autoatentado, es decir, atentar contra su propia gente. Según su agenda, buscaban muertos al estilo Eslovenia, pero en vista de que las fuerzas del orden están desarmadas, habrían cambiado de estrategia y optan por la vía ucraniana. En Ucrania, consiguieron derrocar al presidente electo, Victor Yanukovich. En este caso, como son todos de la misma cuerda, pretenderían forzar la independencia a través de la rendición del Estado. ¿Es esto así? ¿No será que, de ocurrir esto, Sánchez cortaría por lo sano y se erigiría en el gran estadista que quiere vendernos? Sánchez quiere el poder y, si es posible, a perpetuidad, y es capaz de todo para conseguirlo.

«TERRORISMO DEMOSCÓPICO»

En plena campaña del 28-A alertamos sobre las diferentes estrategias que estaba adoptando Sánchez y su equipo de servidores para llegar a la Moncloa. Decíamos entonces que no había que descartar un atentado de falsa bandera, habida cuenta de que los socialistas acostumbran a llegar al poder con una sociedad en shock. Los del puño y la rosa son expertos en rentabilizar la sangre humana derramada. Baste recordar los casi doscientos muertos del 11-M y el asesinato de Isaías Carrasco en los días previos a las elecciones del 2008. Se trata de hacer uso de lo que se ha dado en llamar “terrorismo demoscópico”. Una algarada en Cataluña con muertos puede venirle bien, a Sánchez y a los independentistas. A estos porque si Sánchez gana las elecciones, adiós España. Seguirá la ruta de la reunión de Pedralbes. Pero también puede ocurrir todo lo contrario, que los ciudadanos, por fin, descubran que es un tipo inepto que no sirve para nada.

Para entender en engranaje de las piezas hay que revisar el tablero desde muy atrás. Conviene traer a la memoria algunos asuntos, como Sogecable y repasar cómo se amañó la gestión de los medios de comunicación para que estuvieran todos en poder de la izquierda, es decir, de la masonería enemiga de España, de su historia y sus raíces. Sin los medios corruptos no sería posible lo que está ocurriendo. Hay que recordar a Gómez de Liaño, a quien el Tribunal Supremo expulsó de la carrera judicial porque los del mandil no entienden de justicia, y a quien defendió Anguita organizando una colecta papa pagar la multa. Ahora, Villarejo acaba de confesar que Prisa le había pagado 200.000 dólares a Bacigalupo por su condena. Aquel fue un día negro para nuestra historia, porque se vio claramente la fisura moral que habría de agrandarse con el tiempo. Curiosa y desgraciadamente, hablamos del mismo Supremo de la sentencia del 11-M y el procés, sentencia contra España, a la medida de Sánchez y de Soros, a la medida del Mal. No se entiende si no se añaden otros ingredientes. Me decía mi hermana Mani el día que se hizo pública si no habría una relación entre el fallo tan inesperado y las grabaciones de Villarejo, ya saben, los jueces y fiscales a los que la ministra Delgado y su amiga pillaron con menores una noche en Cartagena de Indias. Todo puede ser. Entre los magistrados de las grabaciones se encuentra Marlaska. Lo de “maricón” no fue un simple comentario, sino que parecía indicar que había tela, o sea, material sensible. Solo así se explica que haya pasado de ser un buen juez, justo y ejemplar, el de la Operación Urogallo, a un pelele faisán impresentable, servidor de un gobierno ídem. Siempre he pensado que a Rajoy lo tenían “pillado” por algún hecho escabroso y que estaba siendo chantajeado. No porque los políticos, los jueces o los empresarios sean unos pervertidos, sino porque el modus operandi de estas mafias de las cloacas consiste en “enredarlos” en asuntos que ni desean ni se imaginan, sobre todo en viajes y cumbres internacionales, donde estas mafias y los servicios secretos trabajan en tándem. Es muy triste todo.

Te puede interesar

Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído