Victor Entrialgo De Castro: «Hablo de tí»

Victor Entrialgo De Castro: "Hablo de tí"

Lo ha dicho Federico, the boss. En España, “o hay una reacción constitucional o hay una revolución”. Con los comunistas de papá en el Gobierno y los tontolabas del PSOE colaboracionista el panorama es dramático no, lo siguiente.

La gente está de una tranquilidad pánfila porque todavía no ha sucedido nada. Pero sucederá. No se da cuenta de que en este velatorio en el que unos y otros se dan un abrazo o se dan el pésame mientras leen las esquelas que escribe sobre ellos la prensa nacional, el que está en la caja es el Pais, la Nación, somos todos. Estoy hablando de ti.

El anterior gobierno “progresista”, que sonaría a risa si no fueran campanadas a muerto, el chulapo y los saltimbanquis, el gobierno de trapo que amenaza con volver hizo un enorme montón de nada, o sea más estancamiento o más retraso de Españo y más progresismo hacia detrás, adonde suele progresar “el progresismo”.

De acuerdo con la jurisprudencia del Tribunal Constitucional el papel de los partidos políticos en nuestro sistema constitucional tiene un límite clarísimo y es que contribuyan a la formación de la voluntad popular. En este momento ese límite se lo están saltando todos. Ninguno está cumpliendo ese mandato constitucional. Ninguno está contribuyendo a la formación de la voluntad del pueblo, por más que el pueblo haya demostrado tener muy poca voluntad.

Por mucho que 90.000 votantes socialistas hayan votado en dos meses una cosa y la contraria, votar contra el pacto con Podemos primero y luego justamente lo contrario, ni la Nación ni los ciudadanos quieren lo que está pasando. Ni siquiera la falta de cultura política de los españoles puede explicarlo.

Si hemos llegado hasta ese velatorio con independencia de la patética clase política ha sido porque los médicos del poder judicial no han hecho lo que debieran. Qué motivos espurios aparte de cargos y ascensos puede haber llevado a la vergonzosa sentencia que puso fin a la farsa de éste juicio mediático que simuló estar haciendo una cosa para acabar haciendo otra.

¡Còmo se puede recoger en la Sentencia que aquello que vivos y sufrimos todos era solo una ensoñación y que en realidad no querían declarar la independencia cuando de hecho la declararon!. Al golpe separatista contra el Estado de derecho ha seguido la pérdida negligente de de una oportunidad histórica de fijar un precedente algo que se parece mucho, mucho, a una prevaricación judicial.

Enciendo la tele y ante la pura estrategia y la omertá de los partidos en este crítico momento, comisarios políticos hacen las mismas cábalas que hace tres meses, superestructura sobre la desestructura que padecemos. Sim hombres o mujeres de Estado que se adelanten como Arrimadas o Cayetana a decir lo que hay que hacer, vamos al abismo, Sin infraestructuras ya sólo nos quedan las infimoestructuras que es como una nación con fimosis.

En España, “o hay una reacción constitucional de todos los demócratas, o hay otro dos de Mayo frente a los felones, o hay una revolución”.

Puigdemont el prófugo demagogo sigue conspirando y hablándo en la RT rusa, o donde le dejan, con el ex presidente De Ecuador Correa, culto y seguramente bienintencionado pero ignorante de la realidad matizada de ESPAÑA.

Allí el cobarde huido, el que dejó a sus huestes calzonazas solas, habla muy ufano de los derechos de los pueblos y de que si Cambados, que es un pueblo, quiere independizarse, habría que consultarle aunque a los Estados nación le saliesen más granos y agujeros que a un queso gruyere. Habla de conciencias de pueblo y cosas así y justifica con que ellos reconocen la determinación El Valle de Arán, como si fuera comparable. De risa y de indignación que éste Jaimito ande suelto.

También habla muy moderno de que serían mejor los Estados pequeños con datos y tal y tal, confundiendo los Estados con las comunidades políticas a la que se “otorga” por los Estados la autonomía, si se están quietas.

Estadosnecesariamente unidos en Europa para competir frente a EEUU y China y hacer cosas más grandes. Parece ser que Cocomocho va a reformar él Europa entera y el mundo entero. Se lo diré a Trump. Realmente escuchar a Puigdemont produce arcadas. Y allí le dejé en la tele rusa dividiendo para vencer y metiendo cizaña y en la Republica independiente de su casa a la que no puede volver.

Parece que no está pasando nada pero asistimos sin darnos cuenta a un drama social. La cosa está complicada. O hay una reacción constitucional de todos, o hay una revolución.

Estoy hablando de ti.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído