LOS NARCOGOBIERNOS DE IZQUIERDAS FINANCIARON A PODEMOS PARA HACER DE ESPAÑA UN PUENTE DE ENTRADA DE COCAÍNA EN EUROPA

El “gobierno progresista” de España, aliado con cárteles de la droga, ladrones, corruptos y sicarios

El “gobierno progresista” de España, aliado con cárteles de la droga, ladrones, corruptos y sicarios

Sánchez e Iglesias tenían que ir a toda marcha en la Investidura, porque la bomba está reventando por todas partes. Ellos ya tienen la metralla en la cara, pero estamos demasiado ocupados comprando el mazapán, admirando el alumbrado navideño y gastando la paga extra en comidas, regalos y rebajas. ¡¡¡Con el trabajo que les costó a los Chavez, Morales y Diosdados de turno meter dinero del narcotráfico para hacer de España un país narco-comunista, no se iba a estropear ahora que está a puntito!!! Después de haber llevado al desprestigio a todo lo que teníamos como “sagrado”, dentro de lo laico, y haber conseguido que los españoles hayan perdido la confianza en todo, no iban a permitir que el chantaje de unos deslenguados que amenazan con hablar, les aguase la fiesta. Así se entienden unas cuantas cosas, entre ellas, las prisas y el viajecito de los geos.

No sé qué va a ser de nosotros, pero este panorama tiene muy mala pinta. Malísima. Todo se está cociendo a fuego rápido, sin que apenas nos enteremos porque el secretismo político y mediático es total. Estábamos acostumbrados a que los políticos dieran explicaciones de vez en cuando, pero no nos ha quedado más remedio que amoldarnos a la nueva dictadura impuesta en cuestión de meses. Aquí ya nadie da una explicación ni responde a una pregunta, a no ser que sea pactada de antemano, y se miente descaradamente tomando a los periodistas y a los ciudadanos por idiotas. Incluso gente como la ponderada jurista y ministra Margarita Robles –yo nunca olvidaré su etapa en tiempo de Roldán—, se ve obligada a hacer unos papelones que causan vergüenza y rubor, como las explicaciones del altercado de los geos españoles en la embajada de México en Bolivia para liberar a los exministros de Evo Morales, testigos clave, dispuestos a cantar la Traviata sobre los secretos de Podemos y demás argucias para perpetuarse en el poder, a base de fraudes electorales “legales”. No hay que perder de vista a Zapatero que es el auténtico enlace entre todos, íntimo de los malos de allá y de los de acá. Además, con mucho respaldo detrás.

Los que van a formar gobierno tendrían que ponerse en cola para explicar sus asuntos turbios. Todos tienen botines escondidos en la cueva de Alí Babá, y entre todos suman más de cuarenta. Está claro que para formar parte de la pandilla de impresentables es condición indispensable estar embarrado hasta las cejas. Parece que siguen el modus operandi de la camorra, que es cometer el asesinato de un ser querido y presentarle al jefe la cabeza siguiendo el mismo patrón que Herodías con la cabeza del Bautista. No han cambiado mucho los tiempos desde entonces, y más en concreto las pasiones humanas y la inclinación y capacidad de hacer el mal.

Ya no importan las corrupciones, chanchullos e irregularidades de Podemos y tampoco los de Sánchez. Son tal para cual. Igual de amorales y dispuestos a todo. Pero no importa, porque los medios de comunicación que deberían velar por la verdad y cumplir con el código deontológico del periodismo son tan corruptos como los políticos que los mantienen y callan como bellacos. Es vergonzoso que para conocer información de auténtico calado el ciudadano tenga que recurrir a blogs o webs que sí ejercen el periodismo independiente. El Parlamento ha dejado de ser un lugar donde los políticos deben rendir cuenta ante los ciudadanos. ¡Con la que está cayendo! Por eso, le están pidiendo a Sánchez, vía tuit, que dé explicaciones sobre las amenazas que penden sobre Podemos. Es un secreto a voces ya viejo que los podemitas están hasta el cuello, sin que nada se haya hecho en su contra. Incluso el propio Montoro fue su aliado en su viaje de rositas hacia la impunidad, en el caso Monedero. Ramón Quintana chantajea al “a punto” nuevo gobierno Frankenstein diciendo “si no me sacáis de la embajada de México en Bolivia, contaré toda la historia de la financiación ilegal de los líderes de Podemos desde los narco-gobiernos de izquierdas (Morales, Maduro, Díaz Canel…) en Iberoamérica”. Es la realidad, pero nunca será noticia de telediario, porque el ciudadano de a pie cuanto menos sepa, mejor. Sánchez nunca responderá a esto. Ni habrá explicaciones sobre la falsificación de Interior de los pasaportes de los geos españoles que “asaltaron” la embajada encapuchados para acallar a los chantajistas que amenazan con hablar. ¿Los querían liberar para llevarlos a un lugar seguro o para darles el portante? No hay que olvidar que el sicariato de Estado es algo que funciona y no solo en las repúblicas bananeras, y las muertes “por suicidio” en las cárceles, en los domicilios y en hoteles es cosa corriente. No es momento de poner ejemplos, pero sí de recordarlo.

Estos días vamos de sobresalto en sobresalto, pero la sobredosis de anestesia en vena hace su efecto y ya ni sentimos el dolor de la vergüenza. No sé hasta dónde seremos capaces de aguantar. Tampoco sé cuántos somos, en cientos, en miles o en millones, los que nos damos cuenta de que este año 2020 marcará un antes y un después en nuestras vidas, en nuestra historia, que ya nunca nada volverá a ser como antes. Porque estamos en manos de gente malévola y corrupta que solo busca su bien y la venganza de convertirnos en gusanos. Igual que han hecho todos los comunistas de la historia, que han regado los campos con sudor y sangre humana y han aprisionado las almas en la cárcel del laicismo más abyecto.

Creo que no habríamos llegado a esta situación sin la colaboración de la “topa” Soraya Sáenz de Santamaría –un recuerdo de Navidad para ella—, que llegó al Partido Popular como empleada y acabó siendo la dueña y estropeándolo todo. Si la conocida como “la enana” –aunque gigante en maldad—no hubiera inyectado millones de dinero público a la quebrada Prisa y propiciado el duopolio de las cadenas televisivas, burlando la sentencia judicial, Sánchez e Iglesias estarían ya en sus casas a la espera de ser juzgados por varios delitos. Ya sé que de nada vale recordarlo, que esto ya no tiene solución, porque hasta el Rey, como buen Borbón, nos dejó en la estacada, quien sabe si por chantaje, si por mantener  su coronita light, o porque forma parte de todo un entramado-iceberg del que solo asoma el piquito.

Estos días ha vuelto a ser noticia el informe ultrasecreto, firmado por Germán Rómulo Cardona Álvarez, desde el cuartel militar de Santa Cruz de Bolivia, conocido en 2015, que hablaba de la formación y financiación de un gobierno comunista en España, Podemos, con el fin de hacer de nuestro país una puerta directa de ingreso de cocaína en Europa, enviada desde Bolivia a través de Venezuela en aviones oficiales y militares a España para, desde aquí, “distribuir a toda Europa sin usar los puentes de Irán, Rusia, Libia y otros, como ahora lo es Grecia”. El periódico Okdiario publica estos días noticias que hacen temblar, sobre los sobres de “dinero robado recibidos de países como Bolivia o Venezuela.

Todo esto nos pilla con las manos atadas y amordazados, con una justicia entregada a los enemigos de España, un Ejército que solo desfila y hace piruetas en el aire el día de la Fuerzas Armadas, una Policía que no puede usar gases lacrimógenos para defendernos de los delincuentes, una Guardia Civil a la que solo le queda el tricornio y el recuerdo de lo que fue y unos geos con pasaporte falsificado por Interior, que se encapuchan para liberar a delincuentes, creando un conflicto internacional. ¡Ah, y un Rey que parece de cuento, pero sin hada buena ni princesa bondadosa! Un Rey paralítico, del que se esperaba otra cosa. ¿No se dice que tiene sangre azul y que desciende directamente de los dioses? Pues menudo fiasco. Todo esto es tan surrealista que parece un argumento de carnaval, pero es la realidad pura y dura. La sociedad ya se está acostumbrando a ver a Junqueras y a Puigdemont como a dos tipejos a los que la justicia corrupta ampara, como antes lo había hecho con Otegi y demás filoetarras. Es la nueva ola del mundo.

Toda esta sinrazón está ocurriendo en Navidad. Los enemigos de España han hecho lo indecible para tener sus regalos de Reyes en forma de poltronas desde donde mandar, disponer y desgobernar. Ya vemos lo que les importan los españoles, que si siquiera nos dejan celebrar la Navidad en paz. Al menos, podían disimular un poco.

Te puede interesar

Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído