José María Triper

Las verdades de Cristobal Montoro en un país de silencios vergonzantes

Las verdades de Cristobal Montoro en un país de silencios vergonzantes
José María Triper. PD

Titula su columna este 19 de octubre de 2015 José María Triper en ‘El Economista’ como «Las verdades de Cristobal Montoro en un país de silencios vergonzantes» y es una rotura de lanzas, inusual, en defensa del Ministro de Hacienda:

  • Me preguntaba en los días previos a las autonómicas de mayo, en estas mismas páginas, porqué un Gobierno que ha hecho muchas cosas bien tenía tanta desafección en la ciudadanía.
  • Esgrimía entonces razones, entre otras, como la falta de comunicación y explicaciones sobre los males nacionales y las cirugías necesarias, la falta de empatía del presidente, la arrogancia de algunos altos cargos, y el oscurantismo y carencia de firmeza ante la corrupución interna.
  • Pero con ser todo ello cierto, probablemente la mejor explicación a este dilema la dio Cristóbal Montoro esta semana, en sus polémicas declaraciones, cuando hablaba de los compañeros que se avergüenzan de ser del PP.
  • Porque aunque se le pueda criticar el momento elegido, lo que ha hecho el ministro de Hacienda es decir las verdades del barquero. Una exteriorización de cabreo contenido para defenderse y defender del fuego amigo su trabajo y el de un Ejecutivo que sólo se ha sentido respaldado por los suyos en los foros oficiales y por «imperativo legal».
  • Yo mismo, como todos los que trabajamos en este oficio de contar las cosas de la política y sus gentes hemos oído, no una y a uno, sino muchas veces y a muchos de los dirigentes locales, provinciales y autonómicos de su partido excusarse en las políticas y ajustes del Gobierno de Madrid, para justificar su propio fracaso ante las urnas.
  • Son barones o simples cabecillas de segunda, que jamás han bajado al teatro de la calle para dar la cara y defender una acción de gobierno que, pese a sus errores, sus excesos legislativos , su prepotencia parlamentaria y ciertos servilismos al austericidio merkeliano, ha permitido sacar a España de la recesión, -no todavía de la crisis- y sin rescate. Al menos sin el rescate formal y las renuncias al que debíeron entregarse en Grecia o Portugal.
  • Por eso ha estallado Montoro y su denuncia es compartida por muchos de sus compañeros de Gobierno -es verdad que no por todos-, hastiados ya de tanto silencio vergonzante, de tanta hipocresía y tanta intriga. Las mismas que están llevando al partido al holocausto electoral.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído