Julia Navarro

Cuesta comprender la alianza entre la burguesía catalana y la extrema izquierda antisistema

Cuesta comprender la alianza entre la burguesía catalana y la extrema izquierda antisistema
Julia Navarro. PD

Me cuesta comprender la alianza entre la burguesía catalana y la extrema izquierda antisistema. Sí, me cuesta comprender que unos y otros estén dispuestos a grandes acuerdos sin hacerse ascos porque coinciden en un último objetivo que es la independencia de Cataluña.

Pongamos que Convergencia y Ezquerra junto a la CUP deciden seguir adelante con su golpe contra la democracia y declaran la independencia de Cataluña, y la pregunta es ¿y entonces qué?.

Al parecer en Convergencia creen que serán ellos los que gobiernen Cataluña y las gentes de la CUP tendrán que aceptarlo sí o sí. Porque la burguesía catalana no está por marcharse del euro ni de la Unión Europea, aspiran a que todo siga como hasta hora solo que bajo otra bandera. Pero la CUP tiene un modelo de sociedad radicalmente distinto: salir de la Unión Europea, del euro, poner en su sitio a los banqueros, cambiar el modelo productivo, etc, etc, etc.

O sea que ambos proyectos no pueden ser más antagónicos peor a lo que parece Convergencia cree que se va a hacer con el poder y la CUP piensa otro tanto de lo mismo. De manera que ene se hipotético día después el conflicto, el enfrentamiento, estaría garantizado.

Me sorprende pues que en nombre de la independencia tanto Convergencia cono la CUP practiquen sin rubor eso de que tan cínico y tan peligroso de que el fin justifica los medios. En realidad eso de que el fin justifica los medios es una gran inmoralidad de manera que resulta sorprendente que quienes prometen el paraíso no tengan ningún pudor en hacer cuantas trampas sean necesarias en el camino.

En realidad los actuales dirigentes de Convergencia se creen muy listos y piensan que los de la CUP son inevitables como compañeros de viaje pero que una vez que Cataluña sea independiente ya les pondrán en su sitio. E imagino que los dirigentes de la CUP pensaran que van listos los de la burguesía catalana si creen que una vez conseguida la independencia les van a dejar que continúen mangoneando como hasta ahora. Para la CUP un tiempo nuevo supone un cambio radical de paradigmas.

O sea que unos y otros juegan al engaño mientras creen caminar en la misma dirección.

Lo que me sorprende es que siendo tan evidente que ambos grupos intentan engañarse los votantes de ambos proyectos no tengan reparo alguno en participar en el juego y que hagan suyo lo de que el fin justifica los medios.

Los dioses ciegan a los hombres que quieren perder y desgraciadamente en Cataluña la ceguera alcanza a demasiadas personas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído