Análisis

Salvador Monzó Romero: «De Novios a Pareja de Hecho»

Salvador Monzó Romero: "De Novios a Pareja de Hecho"
Pedro Sánchez.

I

No he oído a nadie que mienta
Más que el Pedro Sánchez, quien con tanto esmero
A la verdad niega imprenta,
Antena e imagen, que ostenta,
Uno más, para siempre y sin ningún pero,
El Título de Pedro el Embustero…

Con el tiempo, si en la escuela
O en la Universidad hay alguien que explique
La verdad sin una vela
Al diablo, ni la vela
De la mentira izar ni darle repique,
Se sabrá porque España se irá a pique

Una vez más con el PSOE,
Ya que le precedió, arrojándola al foso
De la ruina quien, roe que roe,
Sigue con el falso aloe
De la hipocresía: el tan insidioso
Zapatero como el Sánchez mentiroso…

Salvando un mirlo blanco,
El Felipe, que el PSOE, él de Presidente
Del Gobierno, en su banco
Dos sapos más de barranco
Ha sentado, además de este indecente,
De sobra se sabe que han sido mala gente…

De lo que pudieron ser
Y no han sido, sus títulos no obstante
Éste reúne en su ser,
Y si no, vamos a ver:
Desde okupa, necio y petulante,
Ridículo, cruel, narciso, pedante
Y hermoso como un amanecer,
Hasta muchos más que «a nuestro parecer»,
Alcanzan su cenit… ¡en ser un farsante!.

II

La Naturaleza se expande y manifiesta
Y nosotros la percibimos en su conjunto,
Unas veces con duelo y otras tal que una fiesta,

Según nos vaya de almíbar cada asunto,
O se vaya convirtiendo en algo que apesta:
-Ahondaremos en esto si es real, no presunto-;

Sus elementos: tierra, mar y cielo, de esta
Manera constante nos dan fruto, pesca y caza,
Para nuestro sostén en lo que nos resta
De vida… Tan solo, para que esta barcaza
Del bienestar no llegue a puerto, otro elemento,
¡Coño!, el hombre, representa una amenaza…

Es por lo que la gente con mucho entendimiento,
Si de alguien dice «¡vaya elemento!», está pensando,
-También a mi cuerpo le está dando este viento-,

En el Mendigo de la Política, el nefando,
Con el nombre y al menos un apellido, Pablo
Iglesias, que sigue en ella de contrabando;

A él lo de convertir España en un establo,
Sabemos por su casta que le viene de antiguo,
-Por nonagenario sé muy bien de lo que hablo-,

Y a fe que él también en esto no se muestra ambiguo,
Pues en pedir, cuando no exigir, herraduras
Para sí y sus mulos y yeguas no es nada exiguo…

Conocida por la gente a estas alturas,
-Y quien no, mejor se meta entre monjas o curas-,
La teoría y práctica de este elemento,
Con su Doctor Honoris Causa del Excremento,
Son… ¡el remover del Treinta y Seis las basuras!.

III

No hay quien peor que un caradura:
De la ética es hez,
Estiércol de la moral,
De la justicia basura…
La Política a la vez
De las tres es el corral…
Abunda en esta ciencia,
Arte, oficio o lo que sea,
La gente que sin conciencia,
Si no la caga la mea…

Son como las cucarachas,
Que por mucho que las mates,
Siempre aparecen de nuevo…
Aunque solo sea a rachas,
El mayor de sus embates
Irnos a freír un huevo…
Además de su establo,
Hacen de ella su casa,
Cuando no es Pedro es Pablo,
Sin regla, peso ni tasa…

Poniéndose uno las botas
Para andar por la Moncloa
Con el candil de su fraude;
Y el otro con las pelotas
Del sapo que también croa
Ser caradura cum laude,
Con su casoplón en la sierra
Éste, y aquel con permiso
De su Poder, que se emperra
En seguir siendo un Narciso…

Y fin: con tanto joder
La marrana, sin barrer
La casa, ya no hay más que hacer…
Ya sólo esperar cualquier
Día… ¡otro amanecer!.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído