LAS COSAS DEL GOBIERNO SOCIALISTA Y SUS AMIGOS

Lo del ministro Pedro Duque es fraude fiscal aquí y en la Luna

El montaje societario ha permitido al ministro de Ciencia, Innovación y Universidades de Pedro Sánchez sumar 151.000 € en desgravaciones fiscales en 6 años

Lo del ministro Pedro Duque es fraude fiscal aquí y en la Luna
Pedro Duque e Isabel Celaá. EP

Pedro Duque sobre la sociedad interpuesta: “Lo hicimos así porque nos convenía mejor hacerlo”

El Gobierno Sánchez se derrite. En 112 días, aquel gabinete bonito, televisivo y diferente, presentado a bombo y platillo a principios de junio de 2018 se ha metamorfoseado en un engendro que huele a podrido.

Y todo empeora aceleradamente, sobre todo desde el inicio de este ‘septiembre negro’ del okupa Pedro Sánchez.

La enésima crisis estalló este 27 de septiembre de 2018 a primera hora de la mañana. Y volvió a hacer saltar las alarmas en el Palacio de la Moncloa. Todo, mientras el socialista Sánchez sigue de viaje oficial en Nueva York.

El rutilante ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, el mejor valorado según el CIS, se convirtió en el siguiente miembro del Ejecutivo seriamente cuestionado.

Pedro Duque tuvo su primera misión espacial hace 20 años en el transbordador Discovery. Después, en 2003, viajó a bordo de la nave Soyuz TMA a la Estación Espacial Internacional.

A partir de ahí, su vida ha estado siempre relacionada con el espacio exterior a tiempo completo, ya sea como docente o investigador. Tras tanto tiempo en las alturas, quizá haya olvidado que, aunque en la Luna o en cualquier otro punto de la Vía Láctea no se pagan impuestos, aquí sí (Pedro Sánchez monta un circo y le crecen los enanos: Pedro Duque la lía eludiendo cuatro impuestos).

Es conveniente recordárselo por si, entre viaje y viaje por la estratosfera, de repente se ha olvidado de que los gravámenes sirven para pagar aspectos esenciales de la sociedad como Educación -él es ministro de Ciencia, Innovación y Universidades- Sanidad, Infraestructuras, Dependencia o Pensiones (Cachondeo en Twitter ante la pillada como una casa a Pedro Duque: «Ha cometido un delito de gravedad»).

Las explicaciones de Pedro Duque sobre lo revelado inicialmente por OKdiario han sido marcianas. Se ha comportado como una persona sin un sólo argumento verdadero durante toda la rueda de prensa (Un titubeante Pedro Duque se hace un ‘Infanta Cristina’ y se hunde en un agujero negro por su trampa fiscal).

Carente de razones y con argumentos surrealistas. Sin una réplica convincente a los hechos incontrovertibles que ha destapado este periódico: su chalé de lujo en Jávea y su chalé de 335 metros cuadrados en una de las zonas más elitistas de Madrid están a nombre de una sociedad instrumental para eludir el pago de cuatro impuestos.

Una sociedad en la que su mujer, la embajadora en Malta María Consuelo Femenía, es la copropietaria y a través de la cual obtienen notables ventajas fiscales como, por ejemplo, eludir el pago de lo que se denomina como renta presunta en el IRPF así como soslayar el Impuesto de Patrimonio.

Tras este caso, lo saben en la Luna y hasta en Marte: este Gobierno es insostenible.

El exministro Màxim Huerta tuvo que dimitir por el mismo motivo: comprar una casa en la playa con una treta defraudadora.

Recurso que está totalmente prohibido por ley y que, incluso, ha llevado al principal aliado gubernamental, el podemita Pablo Iglesias, a condenar el comportamiento del ministro socialista recordándole a Pedro Sánchez que «prometió expulsar a quien eludiera impuestos».

De hecho, el propio presidente del Gobierno exigió en su momento la dimisión del exfiscal Manuel Moix por ser dueño de una empresa con un chalé en España.

No recurriremos, si quiera, al manido -aunque insoslayable- argumento de la escandalosa falta de ética generalizada de un Gobierno que se presentó como «transparente» y «ejemplar».

Sólo recordaremos la cita de un extraterrestre universal de la filosofía como fue Séneca:

«La mentira es mezquina, si la miras a trasluz se transparenta».

Duque debe echarse a un lado y dimitir. No será un gran paso para la humanidad -parafraseando a Neil Armstrong– pero sí una muestra de lo único a lo que aún puede agarrarse: decencia política.

Te puede interesar

ENCUENTRA LOS PRODUCTOS QUE TE INTERESAN

¡¡¡ BÚSQUEDA DE LAS MEJORES OFERTAS ONLINE !!!

Obtener los mejores resultados de tu búsqueda de productos

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído