LAS COSAS DEL GOBIERNO SÁNCHEZ

El socialista Sánchez ha dado marcha atrás en dos semanas a todas sus promesas clave

Ha cambiado ya el discurso sobre reforma laboral, fecha electoral y financiación regional

El socialista Sánchez ha dado marcha atrás en dos semanas a todas sus promesas clave
El presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, en el Senado EF

A Pedro Sánchez le da igual, porque la coherencia no figura entre sus normas vitales, pero el asunto es de circo.

El Consejo de Ministros del Gobierno socialista se reúne este 22 de junio de 2018 por tercera vez. Y en las dos semanas que han pasado desde que el nuevo Gobierno empezó a dirigir el país a Sánchez ya le ha dado tiempo a incumplir bastantes de sus  compromisos más serios.

La renovación mediante un decreto de la cúpula de RTVE se vende como una decisión transitoria, pero la realidad es que es un mecanismo inédito y que es opuesto a lo que el propio PSOE ha impulsado en la oposición.

Este es el último caso, pero el que tiene probablemente más trascendencia política y el que más puede complicar el mandato a Sánchez es su decisión de no abordar esta legislatura la renovación completa del modelo de financiación autonómica. Algo que ha contrariado a los presidentes autonómicos, especialmente a los de su partido, que ahora se ven en una difícil situación, pero que han optado por mantener sus reivindicaciones.

Con la frágil aritmética parlamentaria que sostiene a Sánchez, no es menos importante que partidos como Izquierda Unida o Compromís hayan puesto el grito en el cielo. El líder socialista se ha cerrado una puerta sin necesidad. Porque además cabalga otra contradicción.

El presidente del Gobierno aduce a la «falta de tiempo» para no abordar el cambio global de la financiación autonómica, pero lo hace a la vez que manifiesta -lo hizo el lunes en su primera entrevista como presidente en RTVE- que su vocación es «agotar la legislatura» y convocar elecciones en 2020. Con ello no solo anula su propio argumento respecto a la falta de tiempo, sino que incumple el compromiso que adquirió cundo anunció que presentaba la moción de censura.

También ha corregido Sánchez su postura estos días respecto a la derogación de la última reforma laboral. Ahora reconoce que «no hay mayoría en el parlamento» para demolerla por completo. Aunque asegura que sí que quiere cambiar el artículo 42 del estatuto de los trabajadores y todo lo que tiene que ver con la ultractividad de los convenios.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído