Manuel Mariscal, el hombre que hizo cabalgar al éxito electoral a Santiago Abascal

El PP se tira de los pelos: la patada en el culo con la que echó de Génova 13 al exitoso propagandista de Vox

"No me hicieron caso en el PP con el plan que les presentaba para que Podemos y Ciudadanos no le robasen votos"

El PP se tira de los pelos: la patada en el culo con la que echó de Génova 13 al exitoso propagandista de Vox
Manuel Mariscal, el propagandista de Abascal (Vox). EM

Lo cuenta magistralmente Javier Negre en ‘Crónica’ (El Mundo) este 9 de diciembre de 2018. El periodista hace un perfil extraordinario de Manuel Mariscal, el propagandista de Vox que con el vídeo de Santi Abascal a lomos de un caballo revolucionó la campaña electoral de Andalucía.

Lo curioso es que Mariscal podía haber estado a día de hoy en el Partido Popular. Pero los mediotínticos de Génova 13, como es norma de la casa, estaban ciegos y dejaron escapar a un joven talentoso.

Cuenta Negre sobre Mariscal que hoy tiene 26 años pero era sólo un estudiante de segundo de Periodismo en la Complutense cuando un profesor le ofreció prácticas en el PP. Acababa el año 2011 y el joven empezó a trabajar en Génova. Gratis. «Hacía noticias sobre Esperanza Aguirre y campañas para incrementar el número de likes de Ignacio González, que era lo que me pedían. A los pocos meses se ve que no les gusté mucho porque dejaron de contar conmigo», recuerda Mariscal.

Recuerda el periodista de El Mundo que en 2013 una profesora le planteó unas prácticas en la Secretaría de Estado de Comunicación del Gobierno, liderada entonces por la mano derecha de Mariano Rajoy, Carmen Martínez de Castro. «Estuve tres meses y me pusieron a digitalizar vídeos de Zapatero para una videoteca», explica Mariscal, que exhibe una carta de recomendación firmada por un alto cargo de la Secretaría de Estado que ahora trabaja para el Gobierno del PSOE. Nos pide que ocultemos su nombre, «no vaya a ser que le despidan por recomendar a alguien de Vox».

Tras acabar la carrera, Mariscal llamó a las puertas de Génova con la carta de Moncloa y un ambicioso proyecto bajo el brazo. «Quería desarrollar un plan para que Ciudadanos y Podemos no le robasen votos al PP. No me hicieron caso», explica Mariscal.

En el PP ahora lamentan que no se le tuviese en cuenta y lo comparan con el caso del gurú del PSOE Iván Redondo, porque Mariscal, desengañado con ese PP que no apostaba por el talento, también dejó a su partido de toda la vida y vio en Vox una alternativa. «Había coincidido en algunos actos de víctimas del terrorismo con Santiago Abascal y era una persona con un discurso que me atraía. Hice un artículo analizando el tipo de votante de Vox que le llegó a él y Abascal me escribió por Twitter», cuenta.

Le ofreció trabajar llevando la comunicación del partido por 1.100 euros al mes, sueldo que se mantiene intacto. «No estoy aquí por el dinero, sino por las ideas. Ahora no me iría a otro partido ni por todo el oro del mundo», dice Mariscal.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído