El líder de Más Madrid confiesa que “tenía un auténtico rechazo físico a ir a la sede” de Podemos

Errejón admite que tenía “arcadas” los días que se reunía con Iglesias y le culpa del polémico hashtag #ÍñigoAsíNo

Íñigo Errejón confiesa el nivel de ‘asco’ que llegó a tenerle a los encuentros presenciales con Pablo Iglesias en la sede de Podemos

Errejón admite que tenía “arcadas” los días que se reunía con Iglesias y le culpa del polémico hashtag #ÍñigoAsíNo
Íñigo Errejón y Pablo Iglesias PD

El líder de Más Madrid admite que se levantaba «con arcadas» los días que tenía reunión, según lo publicado el ‘Con todo’ (Editorial Planeta), un retrato íntimo de los bastidores del partido de extrema izquierda de los círculos donde comenta sus problemas de estómago en determinados momentos.

“Llegó un día en el que el camino es una espiral descendente de mierda. Las ejecutivas eran los lunes. Del tiempo que pasé en América Latina se me jorobó el estómago. Pues me levantaba cada lunes con arcadas. Tenía un auténtico rechazo físico a ir a la sede”, escribe Íñigo Errejón.

#ÍñigoAsíNo

Errejón también acusa directamente a Pablo Iglesias de promocionar el polémico hashtag en Twitter, #ÍñigoAsíNo.

“En Nochebuena me encuentro un hashtag en Twitter, #ÍñigoAsíNo. Miles de tuits. Participa toda la dirección afín a Pablo. Él no, pero, como mínimo, consiente. Hablo con él y no me lo niega. Las cosas duelen más cuando les duelen a los tuyos, que están menos acostumbrados y lo viven con más debilidad”, relata.

Errejón se pregunta: “¿Qué vocación tenía aquello?, ¿con ese timming?”. Y se responde: “En mi opinión, ir desgastando emocionalmente, sin ningún pudor o problema”. Según explica, el equipo de Iglesias llamó, uno a uno, a todos los cargos de Podemos para decirles que tenían que mover el hashtag. “Además de atacarme, asustan a otros compañeros, que tienen que plegarse. Sabes quiénes son los míos y quiénes no”, denuncia.

“Yo la verdad es que en lo político acepto prácticamente cualquier cosa, pero en lo afectivo transijo poquísimo. El día del hashtag #ÍñigoAsíNo en plena Nochebuena se cruzó esa línea emocional que no se recupera. Ya estaba claro que en Vistalegre II iba a ser una guerra, pero yo no lo veo claro hasta esas navidades”, expone en el libro.

Errejón asegura que hubo muchas «zancadillas» durante esos meses previos y posteriores. Permanecía como portavoz en el Congreso de los Diputados pero no estaba en la sala de máquinas del partido donde se tomaban las decisiones clave. Tuvo que subirse al célebre Tramabús que ideó Juanma del Olmo donde se señalaba a periodistas y empresarios a pesar de que él no compartía el fin de la iniciativa. No obstante, si no comulgaba con la orden de «unidad» daba que hablar dentro y fuera del partido.

No obstante, reconoce que desde la primera campaña de Podemos se conformaron dos caravanas electorales que rompieron en dos al partido. Admite que los mensajes de los mítines del equipo de Iglesias y del suyo no coincidían.

A partir de ahí empezó la escalada de discrepancias que acabaron con el pacto de las empanadillas. Según dice, la propuesta de crear Más Madrid con Manuela Carmena no fue esa noche porque la alcaldesa se rompió el tobillo, fue días después. En todo caso, rompieron con Iglesias y lanzaron una nueva entidad política.

MARCAS

TODAS LAS OFERTAS DE TU MARCA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas online de tu marca favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído