Los cadáveres de Laura y Marina, de 24 y 26 años, quemados y rociados con cal viva

La Policía cree que Sergio Morate, presunto asesino de las dos chicas, huyó a Europa en coche

El facineroso escapó en un utilitario y se investiga la relación de un preso colombiano con el doble crimen

Los cadáveres de Laura del Hoyo y Marina Okarynska, de 24 y 26 años, habían sido encontrados en unas pozas próximas al nacimiento del río Huécar, en la localidad de Palomera, donde los padres del tercer implicado en el caso y principal sospechoso, Sergio Morate, del que no hay noticias, tienen una finca familiar que ha sido registrada por la Policía (Hallan quemados los cadáveres de las dos jóvenes desaparecidas en Cuenca).

A la búsqueda del asesino o asesinos, porque no se descarta la participación de otros, La Policía ha realizado en las últimas horas tres registros relacionados con el caso ( Los móviles de las dos jóvenes misteriosamente desaparecidas en Cuenca no registran actividad).

Una, en el piso de la capital en el que residía Sergio Morate, propiedad de sus padres y situado en la calle Río Gritos, al que acudieron el jueves de la semana pasada Laura del Hoyo y Marina Okarynska.

Otra en la finca familiar de la localidad conquense de Palomera.

La tercera, en una nave propiedad del padre, en Chillarón. El progenitor se dedica a la venta de antigüedades, en especial muebles, que también repara.

La Policía da por seguro que Morate ha huido de Cuenca en un coche utilitario de color verde y no descarta que haya cruzado la frontera y este ya en otro país de Europa.

Sobre este vehículo hay informaciones, sin confirmar, que indican que podría no ser de su propiedad.

La sospecha es que pertenece a alguien de su entorno social relacionado con la prisión en la que estuvo, posiblemente un recluso colombiano que ha estado de permiso pero que ahora está de nuevo encarcelado.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído