La presentadora de ‘Espejo Público’ lleva una mala racha al tratar a la ligera la crisis del Covid-19

Susanna Griso se descojona de los 47 millones de españoles confinados por el coronavirus

El coronavirus está pasándole factura a Susanna Griso.

La presentadora del programa de televisión ‘Espejo Público’ ha vuelto a meter la pata al bromear sobre el Covid-19 y todo el impacto que está teniendo en la sociedad española. Justamente este lunes 16 de marzo de 2020 se descojonó de los millones de españoles que están confinados en sus hogares, mientras que ella puede ir a trabajar sin tráfico y con todas las comodidades hasta el plató de televisión.

“Como se agradece hoy no teletrabajar. Como se agradece. Y lo siento, porque el sacrificio de verdad es el que hacen ustedes en sus casas”, afirmó entre risas.

El gesto no ha gustado para nada a los usuarios, quien aún recuerdan que fue Griso una de las personas que animó a las mujeres a ir al 8-M de forma irresponsable: «Que el coronavirus no sea una excusa para no asistir al 8-M».

«Este año el 8 de marzo cae en domingo, pero que ni el festivo ni el coronavirus sean una excusa para que dejamos de reivindicar nuestros derechos. Estamos muy lejos de conseguir la igualdad y tenemos mucho aún por lo que batallar», dijo en su clip.

Este llamamiento fue realizado el 3 de marzo de 2020, cuando el Gobierno de Sánchez restaba importancia a la amenaza del coronavirus pese a las advertencias de organismos internacionales.

Las ‘disculpas’ de la presentadora de Espejo Público tampoco terminan de convencer a la audiencia. Es importante recordar que el pasado viernes 13 de marzo, Susanna Griso reconoció que “tal vez” se equivocaron con el tratamiento que han hecho del coronavirus.

“Pero los primeros días, sobre todo, ustedes recordarán aquello de ‘esto es como una gripe’. Se nos repetía hasta la saciedad. Hemos querido tranquilizar y tal vez nos hemos equivocado y hemos tranquilizado demasiado”, ha dicho la presentadora de Antena 3.

Griso ha subrayado que en tan solo una semana “el estado de ánimo de los españoles ha cambiado” y ha afirmado que ahora “somos mucho más precavidos”. Justamente una precaución que le genera mucha gracia, más aún cuando millones de familias deben de permanecer en sus hogares con situaciones muy difíciles, luchando contra la falta de espacio y con el riesgo de que el impacto económico del Covid-19 les deje sin empleo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído