El veto a VOX y el egoísmo de Casado y Rivera

El veto a VOX y el egoísmo de Casado y Rivera

La Junta Electoral Central (JEC) ha prohibido el debate a cinco organizado por Atresmedia que habría de celebrarse el martes 23 de abril en la sede de Antena 3. Esa ha sido la guinda legal a la avalancha de agresiones, mentiras, injurias y ninguneos que viene sufriendo VOX y Santiago Abascal a manos del imperio político-mediático progre y los diversos rufianes periféricos independentistas, terroristas y golpistas, con la aquiescencia expresa o el silencio cómplice del PP y C’s.

La causa formal del veto a VOX ha sido la estimación de la JEC del recurso que plantearon ERC, JxCat, PNV y Coalición Canaria contra su participación en el debate televisado organizado por Antena 3. En consecuencia, la Junta Electoral lo ha prohibido al no estar presentes en el debate las fuerzas políticas recurrentes, todas, dice, con mayor “representatividad” que VOX. Una excusa discutida y discutible -ajena al interés de los millones de electores que reflejan las encuestas- en contra la libertad de expresión y de prensa que proclama nuestra Constitución.

La coartada para la censura de la Junta -respaldada por el Supremo- ha sido la ley electoral (LOREG). El respeto “escrupuloso” a los principios de pluralismo político, proporcionalidad y neutralidad exigibles a los medios de comunicación en la campaña electoral, por los que presuntamente vela la Junta. Los mismos principios que vulnera sistemáticamente esta ley electoral inicua, aupada en la ley d’Hont y creada a la medida de los dos “grandes” partidos y de los nacionalistas periféricos. Una ley tan ecuánime y neutral que permite que con un puñado de votos, catalanes y vascos centrífugos tengan una representación absolutamente sobredimensionada en el Congreso de los Diputados. Una ley tan plural e igualitaria que beneficia manifiestamente a PP y PSOE. Por eso, a pesar de las promesas, ninguno de los dos ha cambiado la LOREG en cuarenta años. Como tantas otras cosas.

Por otro lado, es flagrante la acomodaticia interpretación de la ley electoral que hacen los magistrados de la JEC. Antes y ahora. Así, en las generales de 2015, permitió que Podemos y C’s -partidos entonces “emergentes” sin representación parlamentaria- participaran en el debate televisado junto a PP y PSOE. Pero que al mismo tiempo impidió, denegando los recursos interpuestos, la participación de Gaspar Llamazares y Rosa Díez, líderes de Izquierda Unida y UPYD, con once y cinco diputados en el Congreso respectivamente.

Un criterio jurídico tan chocante que hoy nos sigue indignando. Porque es muy retorcido que la JEC catalogue a VOX como “grupo político no significativo” -pese haber obtenido doce escaños en las recientes elecciones a la Junta de Andalucía y el 10,96% de los votos emitidos- para vetar su participación en el debate y que a la vez autorice a Oriol Junqueras y Jordi Sánchez, los golpistas encarcelados y candidatos de ERC y JxCat (coalición con el 2,01% de los votos y ocho diputados) para que participen desde la cárcel de Soto del Real en diversos debates electorales organizados por TV3. Una televisión pública para más inri.

En todo caso, también es llamativa, triste y lamentable la torpeza y el egoísmo de Pablo Casado y Albert Rivera. Si el tacticismo electoral y el afán de poder no les nublaran el entendimiento; si pensaran más en los intereses de España y los españoles; si de verdad actuaran como predican; si creyeran sus propias arengas de que el enemigo común no es Abascal sino Sánchez y sus compañeros de viaje, podemitas y nacionalistas supremacistas y excluyentes, ambos habrían reaccionado de forma diferente frente a las injurias, la censura y el veto a VOX. Ambos renunciarían a participar en ningún debate en que no estuviera Abascal.

Es lo menos que podría esperar un aliado con cuyos votos se cuenta tras la encuesta de las urnas. Los ciudadanos valorarían el gesto, se lo agradecerían como corresponde y las presuntas “tres derechas” saldrían ganando. Incluso podrían ganar las elecciones. ¿Serán capaces? Me temo que no.

Autor

Antonio Cabrera

Colaborador y columista en diversos medios de prensa, es autor de numerosos estudios cuantitativos para la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) y la Secretaría de Estado de la Defensa (SEDEF) en el marco del Comercio Exterior de Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso y de las Relaciones Bilaterales con EE.UU., así como con diferentes paises iberoamericanos y europeos elaborando informes de índole estratégica, científico-técnica, económica, demográfica y social.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Antonio Cabrera

Colaborador y columista en diversos medios de prensa, es autor de numerosos estudios cuantitativos para la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) y la Secretaría de Estado de la Defensa (SEDEF) en el marco del Comercio Exterior de Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso y de las Relaciones Bilaterales con EE.UU., así como con diferentes paises iberoamericanos y europeos elaborando informes de índole estratégica, científico-técnica, económica, demográfica y social.

Lo más leído