Quieren tomar el ADN de Galileo para saber cómo observaba

(PD).- Un grupo de científicos pretende abrir la tumba del astrónomo italiano Galileo Galilei para extraer su ADN y saber hasta qué punto era ciego, en un intento de reproducir las sensaciones que tuvo al observar el universo con su telescopio hace ahora cuatro siglos.

Esta idea, que en un primer momento pudiera parecer un tanto desproporcionada, es defendida a capa y espada por los expertos del Observatorio de Arcetri y del Museo de la Historia de la Ciencia de Florencia (centro de Italia), promotores de un proyecto que pretende averiguar qué vio entonces Galileo en el universo.

«Ésta es la parte más incierta, por el momento, de nuestro proyecto. Habría que abrir la tumba, tomar una parte del tejido que queda de Galileo y después pasar la información a un fisiólogo de los ojos para saber si es posible averiguar el tipo de problema que padecía», explicó Francesco Palla, director del Observatorio de Arcetri.

Año de la astronomía

El proyecto de estos científicos se enmarca dentro de las numerosas iniciativas previstas para el «Año Internacional de la Astronomía», que se celebra coincidiendo con el cuarto centenario de la primera observación del astrónomo italiano (1564-1642) con un telescopio.

Los investigadores florentinos han conseguido recrear las condiciones de la lente de ese primer telescopio para saber con mayor exactitud qué universo fue el que vio Galileo, dada además una minusvalía visual con la que el científico llegó a la tumba, que está ahora en la Basílica de la Santa Croce de Florencia.

Habrá que llevar esos datos del ADN a su época y así «saber hasta qué punto la observación que él hizo estuvo afectada por problemas de visión. Esta parte (del proyecto) es algo más incierta porque requiere aprobaciones e informes que deben venir de los responsables de la Basílica de Santa Croce», dice Palla.

El director del Observatorio de Arcetri reconoce que, por el momento, han recibido una respuesta negativa a la apertura de la tumba del científico, pero no cesa en su empeño de luchar por algo que cree crucial para el desarrollo de esta iniciativa.

«Hay una componente psicológica que es la de capturar las imágenes en las mismas condiciones objetivas de las observaciones de Galileo. Lógicamente el cielo que observamos hoy es distinto por la contaminación lumínica. Él las hizo con un cielo profundo y distinto al actual», comenta Palla.

«A pesar de esto -añade-, podríamos entender cuáles eran las observaciones directas que Galileo hacía y cuáles eran sus interpretaciones. Esto es importante en el caso de Saturno, en el que él no distingue los anillos, sino que ve prolongaciones del planeta que interpreta como satélites», como en el caso de Júpiter.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído