El material también podrá ser utilizado en otro tipo de aeronaves, así como en vehículos terrestres

El diminuto aislante que transforma el estruendo de un avión en el sonido de un secador de pelo

La Universidad de Bath ha desarrollado un nuevo material increíblemente ligero que puede reducir el ruido de los motores de los aviones

El diminuto aislante que transforma el estruendo de un avión en el sonido de un secador de pelo
El profesor Michele Meo PD

Los aviones podrán ser casi totalmente silenciosos gracias al descubrimiento de un nuevo aislante.

La Universidad de Bath ha desarrollado un nuevo material increíblemente ligero que puede reducir el ruido de los motores de los aviones y mejorar la comodidad de los pasajeros.

El aerogel de óxido de grafeno y alcohol polivinílico pesa solo 2,1 kg por metro cúbico, lo que lo convierte en el aislamiento acústico más ligero jamás fabricado.

Podría usarse como aislamiento dentro de los motores de los aviones para reducir el ruido hasta en 16 decibelios, reduciendo el rugido de 105 decibelios de un motor a reacción que despega a un sonido más cercano al de un secador de pelo.

La estructura similar a un merengue del aerogel lo hace extremadamente liviano, lo que significa que podría actuar como un aislante dentro de las góndolas de los motores de los aviones, casi sin aumentar el peso total.

Actualmente, el equipo de investigación está optimizando aún más el material para ofrecer una mejor disipación del calor, ofreciendo beneficios para la eficiencia del combustible y la seguridad.

Los investigadores del Centro de Materiales y Estructuras de Bath (MAST) han publicado un método para fabricar los materiales en la revista Nature Scientific Reports.

El profesor Michele Meo, quien dirigió la investigación, afirma que «este es claramente un material muy interesante que podría aplicarse de varias maneras, inicialmente en la industria aeroespacial, pero potencialmente en muchos otros campos, como el transporte automotor y marítimo, así como en la construcción.

«Logramos producir una densidad tan extremadamente baja mediante el uso de una combinación líquida de óxido de grafeno y un polímero, que se forman con burbujas de aire batidas y congeladas. En un nivel muy básico, la técnica se puede comparar con batir claras de huevo para crea merengues: es sólido pero contiene mucho aire, por lo que no hay una penalización de peso o eficiencia para lograr grandes mejoras en la comodidad y el ruido».

Aunque el enfoque inicial del equipo es trabajar con socios en la industria aeroespacial para probar el material como aislante acústico en motores de aviones, dicen que también podría usarse para crear paneles en helicópteros o motores de automóviles.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído