El Gobierno Rajoy 'despierta' y acepta un cambio normativo

Los hogares españoles con autoconsumo de luz no pagarán el ‘impuesto al sol’

Los hogares tendrán más fácil instalarse unos paneles fotovoltaicos en el tejado y producirse su propia energía, porque Industria ha suavizado la regulación

Los hogares españoles con autoconsumo de luz no pagarán el 'impuesto al sol'
Energia solar, con panales en una vivienda. PD

La versión del borrador de real decreto de autoconsumo exime a las instalaciones menores de 10 kW de potencia, propias del mercado residencial, del famoso impuesto al sol

Los hogares tendrán más fácil instalarse unos paneles fotovoltaicos en el tejado y producirse su propia energía, porque Industria ha suavizado la regulación.

La versión del borrador de real decreto de autoconsumo que ha entrado en el Consejo de Estado exime a las instalaciones menores de 10 kW de potencia, propias del mercado residencial, del famoso impuesto al sol, esto es, de pagar por cada kWh que el autoconsumidor se produzca para sí mismo, como contribución al mantenimiento del sistema eléctrico (Llega el tiempo de la energía solar).

La nueva versión de la futura norma también reduce los costes de tramitación de estas instalaciones, al permitirles que no paguen los estudios de acceso y conexión a la red que indican si son viables, siempre que el proyecto incluya un dispositivo que impida el vertido de energía excedentaria a la red.

Explica Tomás Día en ‘El Economista’ este 7 de agosto de 2015 que estos estudios habitualmente cuestan unos 1.000 euros -una instalación solar de 10 kW llave en mano son alrededor de 13.000- y el sector fotovoltaico lleva años sosteniendo que son innecesarios para las instalaciones pequeñas, sobre todo en los núcleos urbanos.

De acuerdo con el nuevo borrador, además de la potencia que tengan contratada, los autoconsumidores pagarán una cantidad fija, en función de la potencia del sistema de autoconsumo, y otra cantidad variable, cargada sobre cada kWh que se generen para sí mismos. Esta última es la que no abonarán las instalaciones menores de 10 kW.

Ventajas en Canarias

Tampoco las instalaciones de autoconsumo que se conecten en las islas Canarias, en el sistema Ibiza-Formentera, y en Ceuta y Melilla, con independencia de su tamaño, pagarán la parte correspondiente a la energía autogenerada; en el caso del sistema Mallorca-Menorca, pagarán menos que en la Península durante toda su vida útil.

Así, el recibo de un autoconsumidor incluirá más conceptos fijos que el de un consumidor normal, puesto que al término de potencia habitual se le añade el pago por la potencia de la instalación de autoconsumo -algo ya incluido en el anterior borrador, pero de lo que estaban exentas las pequeñas fotovoltaicas y eólicas- y, si la instalación de autoconsumo es mayor de 10 kW, el pago por cada kWh que se produzca para sí mismo.

Para los defensores del autoconsumo no hay cambios relevantes, porque el segmento de 10 kW es minoritario dentro de las posibilidades del mercado -lo realmente interesante son las grandes cubiertas- y porque entienden que sigue perjudicándose el autoconsumo.

Otro de los cambios introducidos por la nueva redacción permite a los autoconsumidores contratar el suministro de energía desde la red a la tarifa regulada por el Gobierno y, en caso de necesidad, acogerse al bono social. La prohibición anterior había sido muy criticada, porque se entendía que dificultaba la posibilidad de luchar contra la pobreza energética.

Mucho más detallado

El nuevo borrador es más claro y está mucho más detallado que el anterior; de hecho, ha pasado de ocupar 32 páginas a ocupar 53. Ahora, por ejemplo, se especifican las condiciones del autoconsumo que hacen las cogeneraciones en función de la configuración de las plantas industriales y se tiene en cuenta el vehículo eléctrico.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído